Amansadura

Fui a ver Amansadura en Sidarte (sigo pensando que deberían cambiarle el nombre al Sindicato de Actores) y fueron sin duda las cuatro lucas mejor gastadas de la semana. Es una obra rápida y llena de humor, pero que pone en tensión al espectador aludiendo a conceptos que usamos -manoseamos- con frecuencia pero que en realidad no estamos muy seguros de qué significan: discriminación, tolerancia o dignidad.

Cinco personas, todas muy distintas entre sí e incluso antagonistas, son parte del concejo vecinal y tienen un listado enorme de problemas que resolver. La obra parte con la primera escena más potente que he visto sostenida por un único actor (actriz, en este caso): una verdadera patada a la cara que condensa la vida de una niña sin amigos y su relación con un entorno hostil. Después de eso, comienza una serie de conversaciones donde es fácil sentirse identificado: chistes groseros, alusiones políticas, humor negro, gritos, e instancias de reflexión. Los chistes son tan buenos que incluso hay un par que robaré para mi  repertorio personal, y creo que nadie que la vea se aburrirá. De hecho, vayan a verla y si se aburren me cobran una cerveza.

Amansadura
A la derecha, una niña desadaptada que inventa una violación para sentirse bien tratada por el resto. Esa mentira provoca que haya que encontrar un culpable, aunque no exista.

La obra ocurre, al parecer, en el sur de Chile, en alguna provincia cercana al conflicto mapuche, en una comunidad “de emergencia” que está aislada, encerrada en sí misma y que intenta resolver sus problemas por cuenta propia. Las conversiones aluden a conflictos presentes y pasados de nuestra historia y de nuestra sociedad, que se organiza a través de la violencia, la  discriminación  y los prejuicios,  lo que genera un entramado donde cada individuo se relaciona con otros de forma superficial: a final de cuentas todos están -estamos-solos.

Amansadura Sidarte
Este personaje es una máquina de chistes y diálogos hilarantes. Le cargo la BIP.

Hubo una metáfora que no entendí (la parte del mutante), pero salvo ese detalle, considero que esta obra es muy recomendable. Le doy un jumbito porque la pasé muy bien y me divertí bastante. Pero ojo, eso no quita en ningún momento que algunos de los diálogos y reflexiones son sobre temas complejos y que sin duda llevan a una conversación posterior a la obra.

Escrito por Boolture

¡Comenta!