Gary Clark Jr.: seis cuerdas y una voz que emocionan como antaño

Manuel Catrilef Cea ha hecho cosas irrelevantes en radio, prensa, documentales y en el gobierno. Lo único que sabe con certeza es que la música, aunque sea mal tocada, lo es todo.

Es bien sabido por todos que las vedettes de la nueva edición del Lollapalooza en Chile son Pearl Jam y The Black Keys. Los primeros ya han llenado los estadios San Carlos de Apoquindo y Monumental, mientras que los segundos son los regalones de la crítica estadounidense como local, que suele adorar lo que tenga sonidos alternativos o deslavados. Obviamente, ambos conjuntos han hecho méritos para cerrar las jornadas del 6 y 7 de abril, independiente de los gustos de cada persona, pergaminos tienen y no es necesario repetirlos aquí.

Pero hay un artista internacional que ha sido reconocido por gente como Jack White, Alicia Keys o Eric Clapton como el mejor intérprete en vivo que ha surgido en el último tiempo. Lo curioso es que por estos lados casi no le han prestado la atención que demanda alguien a quien sus pares admiran.

Gary Clark Jr. es el hombre, el futuro del blues de Texas, como lo describió el sitio Jambase.com. Al escuchar por primera vez a este sujeto de color es innegable que lo que se viene a la cabeza es su devoción por el sonido de Jimi Hendrix. La guitarra es su mejor manera de hablar y el tipo usa el lenguaje de la máxima leyenda de las seis cuerdas para dar rienda suelta a su creatividad. Y este último punto es lo que aleja a Clark Jr. de ser uno más de los imitadores de Hendrix, pues no es un purista, agregó elementos modernos, incluso del hip hop, en especial en la producción en estudio, para darle quizás la última vuelta de tuerca al blues-rock que Jimi le regaló al mundo en el corto tiempo que la humanidad conoció su genio.

Blak and Blu, su placa de 2012, hasta ahora es el punto máximo de búsqueda creativa, en que se mueve desde el sonido pop – Ain’tMessin ‘Round – hasta el rock n’ roll de sepa pura – Travis County. Si se busca ingresar al mundo de Gary Clark Jr. es un muy buen punto de inicio. El estadounidense ya cuenta con varios discos y otros tantos EPs (qué más de la vieja escuela que seguir sacando EPs) .

Trayendo devuelta lo desechado

Como ya se dijo, por estos lados ha pasado desapercibido, pero en la escena estadounidense se le podría enmarcar dentro del mainstream – no está ni cerca de ser un superventas, pero tiene algo de fama – y lo que muchos agradecen con su irrupción es que trajo de regreso al lado comercial algo que casi todos los grupos del garage rock surgidos desde el 2000 en adelante le quitaron al mundo y varios echaban de menos: los solos de guitarra.

Gary Clark Jr En Chile

Algunos piensan que el solo de guitarra es la máxima expresión del ego de quienes tocan este instrumento, pues varios abusan del virtuosismo y la cosa termina siendo más un ejercicio gimnástico que el punto de éxtasis máximo que tenía por finalidad ese segmento de un tema. Gary Clark Jr. no es de ni cerca un virtuoso como Yngwie Malmsteen o John Petrucci, al menos no es algo que demuestre en vivo o discos. Que no se entienda mal, el tipo de verdad sabe tocar, muchos matarían por tener ese talento, pero lo suyo va más por lo visceral, lo de hacer hablar a la guitarra, de llorar por las manos, lo de producir esa emoción que viene del estómago como cuando uno ve a la chica que le gusta entrar por la puerta. En eso sí que recuerda a Jimi Hendrix, lo que no es un defecto, en nuestros tiempos es algo que a todas luces escasea.

Gary Clark Jr en Lollapalooza

Mención aparte para su forma de cantar. No tiene la voz carraspeada de los históricos bluesman, se acerca más a la de los cantantes de R&B modernos, una tonalidad más suave, melódica, seductora, pero que en ningún caso le quita intensidad de su música, se complementa perfectamente.

Gary Clark Jr. se presentará el domingo 7 de abril a las 2 de la tarde en el Claro Stage de Lollapalooza. Si quiere ver a alguien que deja la vida en el escenario, aunque sea solo por una hora, debería darle una oportunidad.