Cerca de Moscú

No tengo idea de teatro. Lo digo con total humildad. Fui -obligado-a un par de obras estando en el colegio: La Pérgola de las Flores y alguna otra de la que no recuerdo el nombre. En este blog hay secciones de Cine, Libros, Música, Fotografía… pero no de teatro. Quiero dejar en claro esto desde el principio, remarcar que carezco de las más elementales nociones de dramaturgia y que todo lo que escribo no tiene mucho sustento teórico o  intelectual (como si algo de lo que escribo lo tuviese de todos modos).

“Tengo un vacío en el estómago. Tengo más hambre que toda África en un mal año”.

Fui ayer a ver “Cerca de Moscú”, una obra parte del Festival Santiago a Mil. Dos horas y cuarenta y cinco minutos de una obra de Chéjov (si no me equivoco el de la frase “si una pistola aparece en el primer acto, se debe disparar en el tercero”), reescrita Pablo Paredes y dirigida por Paulina García, que al principio me cayó un poco mal por su manera poco sutil de pedir que apagáramos los teléfonos y fuéramos al baño antes de empezar o nos retorcería el pescuezo con sus propias manos. Las citas de los diálogos no son textuales, pero son lo más exactas que mi memoria me permite.

Dicho eso, puedo resumir mi experiencia con esta obra con dos palabras: la amé.

Elenco Cerca de Moscú
Elenco Completo de Cerca de Moscú

Amé la obra. Salí flipando, en serio. Amé la música, las actuaciones, los efectos, el montaje, el vestuario ecléctico, las canciones. Las más de dos horas se me pasaron bastante rápido. Me reí, me sentí identificado en algunas partes (“Yo no la engañé, ella siempre supo como soy. En el fondo se engañó a sí misma“), me asusté (con el primer disparo, creo que como todos los espectadores), me entristecí con la muerte del cuatrero (“Muero avergonzado por vivir así, no robando, sino amándote“). La obra me llevó por una serie de emociones y pensamientos que no esperaba experimentar. Me cuesta encontrar la forma apropiada de transmitir lo feliz que estoy de haber tenido la oportunidad de verla. Poder ver “Cerca de Moscú” me pareció un estupendo regalo de cumpleaños.

Siempre me quejo de la gente que va a conciertos y se preocupa más de sacar fotos que de disfrutar el espectáculo pero saqué montones porque tenía que capturar al menos una parte de la esencia de la obra  y ponerlo acá. Lamentablemente las fotos de mi celular no son lo buenas que me gustaría, y no alcanzan a captar la riqueza de los colores. En la ficha oficial hay algunas imágenes, pero no son “de la obra”, sino tomadas para la presentación. Cerca de Moscú tiene  mucho más color, energía y vida de lo que un par de fotos podrían mostrar. Los mismos actores se encargaban de mover los elementos del escenario, e incluso a veces se “salían” del papel. Por cierto no conozco la obra original, pero me pareció reconocer algunos guiños de la adaptación (“¡No estoy de humor para conjugar gramática rusa!“).

Baile cerca de Moscu
Bailar, bailar, bailar, bailar… moverse tan rápido que nadie note que no hay nada más que hacer.

La presencia sempiterna del vodka, el antisemitismo velado pero evidente, el existencialismo y nihilismo feroces y mucho, mucho humor negro son los elementos centrales de la obra. Problemas de dinero, problemas de amor, todo cubierto por una alegría y festividad forzada, por la apariencia de que todo está bien mientras en realidad la vida se cae a pedazos. Muchos chistes, muchos. No puedes ver esta obra serio porque te saca sonrisas aunque no quieras. Pero entre risa y risa va soltando preguntas, una aquí y una allá, que quedan dando vueltas en la cabeza. ¿Para qué sirvo? ¿Para que estoy aquí? ¿Por qué a los 35 años soy un anciano, derrotado por la vida? Todos los personajes desean algo que otro tiene, pero nadie obtiene lo que quiere -o parece querer-, salvo más y más y más vodka. Decadencia, desesperación, todo cubierto por una pátina de tranquilidad, amistades falsas e intereses escondidos.

Santiago a Mil Cerca de Moscu
Chica de rojo: HOLI.

No puedo decir que haya entendido toda la obra. La parte de las máscaras, por ejemplo, me quedó dando vueltas: ¿Eran una metáfora de la personalidad de cada uno de los personajes? ¿Una forma de decir que “somos todos animales”? No estoy seguro, pero la verdad no me importa. Había banda sonora (seguro que en teatro tiene otro nombre, pero se entiende), partes cantadas (siempre he detestado todos los musicales, con la notable excepción de Jesucristo Superestrella, pero estos me gustaron). Hubo algunos problemas con los micrófonos, aunque nada terrible. La última escena, con Plátonov muerto e Ivanov tratando de suicidarse con una pistola sin balas es notable, potenciada por las luces bajando de intensidad poco a poco.

-Eres un cerdo. Peor que un cerdo.
-¿Que es peor que un cerdo?
-Un jabalí.

Cerca de Moscu Chejov
Niña de rojo: HOLI DE NUEVO.

Este es el primer post que escribo para la categoría Teatro, y creo necesario empezar a ir a ver algunas obras (aunque sea para rellenar un poco la sección). Debo decir que el teatro me parece una apuesta más arriesgada que el cine (que presumo es el sustituto más cercano), y por eso las personas no van demasiado. Que Cerca de Moscú sea espectacular, no significa que esté dispuesto a pagar por ir a cualquier obra. Se requiere mucha más materia gris para entender y procesar el teatro, no es un entretenimiento ligero y vi varias personas abandonar la sala con cara de “no entiendo ni una cuestión”. Hay acción paralela (dos diálogos o acciones simultáneas) en varios momentos, y esto puede ser confuso si no estás de verdad muy concentrado. Tampoco es para tanto, no es una obra para intelectuales, pero sí hay que poner atención.

Bueno, este artículo sigue estando escrito desde el punto de vista de alguien que sabe tanto de teatro como del proceso de fabricación del caucho, así que quizás esta obra no sea TAN buena, TAN entretenida y TAN recomendable como creo. Solo puedo decir que si pueden ir a verla, vayan. Si no encuentran entradas gratis (agotadas deben estar), pueden ir de todos modos y si tienen suerte y no llega toda la gente, podrán entrar igual. Yo feliz pagaría por verla, créanme.

  • Fechas: 8, 9, 10, 11, 12, 13, 15, 16, 17, 18, 19 y 20 de enero
  • Horario: 20:30 horas
  • Sala / Lugar: MAC Quinta Normal. Av. Matucana 464
  • Precios: Espectáculo gratuito. Invitaciones agotadas.

Reseña

Al caer “la noche salvaje” todos nos comportamos como animales y no queda más que resistir pues “nada es personal cuando el mundo se cae a pedazos”. Estas son algunas de las conversaciones que un grupo de amigos mantiene mientras se reúnen a celebrar la llegada del verano en una casona de campo, cerca Moscú, ignorantes e inconscientes de la crisis social que sostiene su decadencia. “Comen, beben y destruyen sus vidas” dijo Chejov. Una puesta en escena en un espacio patrimonial, con 13 actores. Los personajes no reconocen si se trata de un suicidio, un incendio, una pena de amor, una revolución o todas las anteriores. Aquí hay una fiesta, pero no hay nada que celebrar. Pablo Paredes cruza y reescribe PLATÓNOV e IVANOV de Antón Chejov. Paly García junto a la diseñadora Estefanía Larraín la llevan espacios públicos, gratis para la gente, la pequeña tragicomedia que supone la vida en tiempos de crisis.

Montaje Cerca de Moscu
“Te seguiré hasta el fin del mundo, pero que sea pronto”.
  • Dirección: Paulina García.
  • Reescritura dramatúrgica: Pablo Paredes
  • Elenco: Regildo Castro, Tito Bustamante, Paula Bravo, Eduardo Herrera, Rafael Contreras, Sofía Zagal, Tania Rebolledo, Ana Cosmelli, Rodrigo Fonerón, Abel Zicavo, Robert Scott, Germán Moya y José Miguel Neira.
  • Diseño integral: Estefanía Larraín.
  • Producción general Ana Cosmelli.
  • Composición musical: Daniel Marabolí.
  • Jefe técnico: Rodrigo Leal.
  • Coreografías: Eduardo Herrera.
  • Asistente de dirección 1: Nicolás Espinoza.
  • Asistente de dirección 2: Sebastián Ramírez.
  • Asistente de producción: Fernando Oviedo.
  • Asistente escenografía: Cristóbal Ramos.
  • Asistente vestuario: Daniela Vargas.
  • Asistente dirección coral: Sofía Zagal.
  • Curatoría musical: Paulina García.
  • Diseño gráfico: Eduardo Cerón.
  • Investigación: Paulo Meyer.
Cerca de Moscu
Bla, bla bla. Nadie quiere estar con el resto, pero todos fingen lo contrario. Como en la vida misma.

Escrito por Boolture

3 Comentarios en “Cerca de Moscú

  1. zicoisbloggin Responder

    Enero 10, 2013 at 7:57

    Me parece bacán tu interés por el teatro, la verdad es que mi hermano estudia teatro, y en un principio, tampoco es que me haya visto forzado ni obligado, pero más bien me vi comprometido a ir a sus presentaciones, y la verdad es que es algo bastante… disfrutable. Diferente a como podrías imaginártelo si nunca has vivido la experiencia. Igual, últimamente, se ha dedicado a la comedia, y me gusta un tanto más que la tragedia….

    En volá, igual voy con él a ver esta obra.

    Buena entrada… por cierto, un único detalle, es que en una parte, que (por si acaso) no quiero volver a leer, mencionaste la muerte de un tal no sé cuánto, que pienso deberías omitir, si no quieres arruinarle la trama al posible, futuro público.

    Saludos.

  2. Colomba Responder

    Enero 10, 2013 at 10:47

    Creo que pocos podrán opinar o joder por tu spoiler. A menos que sigan -ojalá- las funciones fuera de Stgo a Mil.

    Podría sólo “criticar” que -a mi parecer- el personaje obsesionado con Paris estaba de sobra. O que algunos actos se viciaban con el cuento de Platono y Sofía.

    Notables son las escenas cómicas, NOTABLES porque te sacaban un par de segundos y volvías a meterte de lleno en la obra. Es envolvente, sin duda. Las casi tres horas se pasan volando.

    • Boolture Responder

      Enero 11, 2013 at 1:04

      Creo que el personaje obsesionado con París era solo para impulsar a su padre, pero en general estoy de acuerdo en que podría haberse eliminado sin que la obra se hundiera.

¡Comenta!