Chanchito de greda

Hace dos años pasamos la navidad en la playa. Al regresar pasamos por el popular y siempre gredístico pueblito de Pomaire. Para quien no lo sepa, Pomaire es un pueblo perdido en el mundo, que sobrevive gracias a dos actividades económicas fundamentales: las empanadas de pino gigantes (las famosas empanadas de medio kilo), y los artículos de greda: vasijas, librillos, fuentes, chanchitos, vasos, etc.

Cualquier persona que pase por Pomaire, está obligada a comprar un chanchito de greda. No hacerlo es casi un pecado mortal, como ir a París y no visitar algún museo y la torre Eiffel, ir a Suiza y no comer chocolate o ir a Finlandia y no comerse alguna finlandesa después de tirarse a un lago congelado. Es un must do, un mandamiento, un dogma, un axioma de la vida, una ley universal. Uno arriesga las penas del infierno si no lo hace.

Pero, ¿qué haces con el famoso chanchito de greda de Pomaire después de comprarlo? Sabemos que ahorrar no es la mejor manera de hacerse millonario, pero no es malo tener unas monedas por si hay alguna emergencia. Por tanto, me puse a echarle monedas a mi porcino. Sólo monedas de $500, para que no se llenara tan rápido. Y pasó el tiempo. Hoy decidí saber cuanto había ahorrado de esta manera. Así que tomé al Sr. Porcino y me dispuse a sacrificarlo a los dioses del Capitalismo.

Porcino antes del sacrificio

Please don’t hurt me! I’m just a marrano!

Elegí el arma clásica para estas lides: El Martillo de Dios. Noten su expresión de VIOLENCIA y FURIA ancestrales. No hay espacio para la piedad o la misericordia en su helado corazón metálico.

Martillo de Dios

Let’s kill some marranos!

Decidí no ser violento. No había necesidad. Unos golpecitos fueron daño contundente suficiente para abrir un agujero desde donde sacar las monedas.

Chancho kaput

El chancho, con una herida irrecuparable. Daño agravado. No hay tirada de Resistencia que lo salve.

En total había 393 monedas de $500. Según la calculadora de Windows 7, equivale a la módica suma de $196.500. El mito urbano dice que si uno va al banco con un cerro de monedas, te las cambian por billetes sin problema. ¿Alguien lo ha hecho antes? No es tanta plata, pero al fin y al cabo alcanza para un par de buenas cervezas.

Dinero dinero dinero

Dirty Sexy Money

 

9 thoughts on “Chanchito de greda

  1. Ay, Finlandia. La meca de la gente alta y rubia.

    Es bacán romper chanchitos, aunque lo cambié por una vil cuenta corriente y ya no me siento como Thor empuñando su martillo & stuff. Cero magia. Sin embargo, es aún más bacán contar la plata que había dentro y gastarla después en algo bonito, obviously…

    … o guardarla bajo el colchón. Lo que sea.

  2. Desde cuando existen las monedas de $ 500.-? :sad: no las conosco
    Lo bueno es que el chanchito lo rompiste tu… y no cierto ente del lado osucro de la fuerza.
    Es un cerdito sobreviviente, aunque este mal herido

  3. Ah, pobre chanchito haha. Pero fue para una buena causa ;P
    Yo he cambiado monedas, pero oh dulce confusión yo vivo más cerca del polo norte hahaha, así que no sabría decirte… supongo que igual y si te lo cambian.
    Ah, Pomaire… adoro esos pueblitos en el medio de la nada. Aquí también hay uno que otro. Me dieron ganas de visitarlo, lástima que no creo ir a Chile en un bueeeen rato :|

    Yo tengo mi propio chanchito, pero plan con maña, ya viene con su corcho quita-pon integrado, ya sabes, para cuando uno se pone asesino anhelando lo que contiene el mentado chanchito ;)

  4. Wuooo, juntaste musho dinero, yo tengo un tarro de café con moneas de 10 pesos, con suerte llevo ocho lucas, y ya tiene peso específico para matar a alguien de un golpe en la cabeza O_O!

    BTW, esos martillos son como la callampa, una vez clavando salió la cabeza despedida hacia atrás y casi le pego a mi vieja, fue OSOM!

¡Comenta!