Cómo prepararse para el fin del mundo

La relevancia de la televisión como factor fundamental en la estupidización colectiva no es algo novedoso. Los periodistas somo pródigos a la hora de explotar una idea hasta que no da para más. Después de los reportajes sobre el fin del mundo vinieron los análisis de “por qué no se va a acabar el mundo”. Han repetido una y otra vez que “no hay que asustarse”, que “nada va a pasar”, que “los mayas no anunciaron esto, sino aquello” y un montón de basura tan grande que es probable que cause más daño en la salud pública que el tabaco y el alcohol juntos.

Sin embargo, el mundo se acabará, tarde o temprano. En el largo plazo será el mismo sol quien devore a la Tierra cuando se expanda debido a los cambios de presión y temperatura normales en el ciclo de vida de una estrella. Para eso faltan algunos miles de millones de años, así que no veo razón para asustarnos.

No hay ningún otro suceso que pueda provocar el fin del mundo, entendiendo la expresión como el equivalente a la aniquilación total del planeta. Sin embargo, eventos de nivel de extinción hay, hablando en términos potenciales, muchos. Una enfermedad letal que se transmite por el aire (una especie de ébola con esteroides), el impacto de un asteroide, o una guerra nuclear total, por ejemplo. Sería el fin del mundo en el sentido que no quedaría nadie vivo para perpetuar la humanidad. Otros casos de desastre podrían ser una guerra no nuclear, el peack del petróleo (sin que no alcancemos a desarrollar sustitutos o tecnologías alternativas) o una nueva era glacial provocada por el calentamiento global.

Prepararse para el apocalipsis

Si te sientes paranoico y crees que cualquiera de los escenarios ya nombrados es no solo posible, sino que probable, debes considerar algunas cosas:

  • No podrás sobrevivir a un evento de nivel de extinción. No importa cuanto o como te prepares. (Guerra nuclear, impacto de meteorito). Morirás como el resto de la humanidad. Ces’t la vie.
  • Puedes sobrevivir a un evento catastrófico solo si tienes suerte y estás preparado. (Epidemias, invasión extraterrestre, apocalipsis zombie, guerra total no nuclear). Si estás en el epicentro del caos, no sobrevivirás. Si tienes suerte de estar lejos, tienes posibilidades.
  • Puedes sobrevivir al derrumbe de la civilización si estás preparado (Era glacial).
  • Puedes sobrevivir a un evento específico si estás preparado. (Terremoto, estar perdido en la cordillera, caer en la isla de Lost). Debes soportar condiciones adversas por días o semanas, hasta que llegue la ayuda.

Vi un listado de cosas útiles para tener en el fin del mundo. No quiero decir que esa lista es bastante estúpida, pero no me queda otra alternativa: ese listado es el que escribió un pelele cuya idea de “supervivencia” es hacer un campamento scout en el patio de la casa ¿Para qué te sirve un notebook si el mundo se cae a pedazos? ¿Una bicicleta eléctrica? ¿Una ballesta? El idiota promedio jura que cazar a un animal con una ballesta es muy fácil, porque lo vieron en una serie de televisión. No amigo, no es tan fácil como parece. Tienes que acechar al animal, sorprenderlo, matarlo, desollarlo y faenarlo. Solo después podrías comer, no antes. Algunas personas saben hacer esto, otras no. Hay muchas que se asquean solo de pensar en la posibilidad de enterrar un cuchillo en el corazón de un animal. ¿Una ballesta? Sí, amigo, llevate dos. Si tu manera de aprender es ver televisión, al menos mira programas que algo podrían aportar, como Man vs Wild o Survivorman (con todos sus defectos enseñan más de supervivencia que The Walking Dead).

Aprender lo necesario

Mi visión sobre todo esto es que si tienes interés, puedes estar preparado para enfrentar y sobrevivir a muchas potenciales catástrofes. Pero debes entender algo: olvídate de todo lo que conoces como tu “nivel de vida”. Olvidalo, no existirá. Si piensas que alguien va a rescatarte, que los militares vendrán a poner orden, que las cosas volverán a ser como antes, o que podrás “volver a casa”, estás en un error. No más comodidades, no más economía basada en el consumo. No más preocuparse de como se viste la compañera de trabajo. La mayoría de lo que comes ya no estará disponible. Nada de eso existirá y sobrevivir es en parte adaptarse a eso.

¿Qué significa preparase para alguno de estos casos? Si se trata de sobrevivir, hay cuatro necesidades fundamentales que debes suplir en todo momento:

  • Agua.
  • Alimento.
  • Fuego.
  • Refugio.

Si tienes esto, tienes cubierto gran parte de lo básico. Por cierto que tener alimento disponible no se trata de esconder cientos de miles de latas en un búnker, sino la capacidad de cultivar o cazar. Tener algunas botellas de agua es distinto a tener filtros de agua de cerámica, o al menos sentido común  para hervirla antes de beberla. Debes cambiar tu modo de pensar a uno donde la única persona responsable de encontrar todo lo que necesitas eres tú mismo. No puedes acaparar o acumular lo suficiente para vivir varios años, y si pudieras, no podrías defenderlo de otros.

Sin embargo, prepararse toda la vida para lo que podría-quizás-en-una-de-esas ocurrir es un sinsentido. Hay una serie de NatGeo de familias que viven por y para estar preparadas por si algo sucede, enseñan a sus hijos a ponerse máscaras antigases, cultivan su propio alimento, juntan armas y esperan. Eso no es vida, es un desperdicio enorme de recursos económicos y mentales.

Mi solución es: Prepárate lo mejor posible sin que esa preparación afecte tu estilo de vida. Es muy simple en realidad. Hay cosas que puedes hacer/aprender/tener que te serán de utilidad tanto si se va todo al cuerno como si no. Mira estos ejemplos para que te hagas una idea:

Primeros auxilios

En caso de un evento catastrófico, cualquier conocimiento médico será de mucha utilidad. El manejo básico del trauma puede salvar a una persona en medio del caos, incluso podrías salvar tu propia vida si eres capaz de detener una hemorragia o entablillar un hueso roto. La mayoría de los médicos (salvo los de urgencia) tienden a depender demasiado de otros profesionales de la salud y  suelen ser especialistas, por lo que no esperes demasiado de ellos cuando el mundo se venga abajo. Puede que no haya ninguno en tu grupo y tengas que arreglártelas lo mejor posible.

  • Por qué es bueno aprenderlos de todos modos: En la vida tienes muchas probabilidades de ser parte o testigo de un accidente de cierta gravedad. Saber primeros auxilios te permite ayudar a una persona recién atropellada mientras esperan que llegue la ambulancia, atender un corte o quemadura grave, ayudar con un parto, etc.

Defensa personal

Las bandas nómades y señores de la guerra son ahora el único rastro de estructura social que queda en el continente. Rastrean y cazan a los supervivientes para convertirlos en esclavos. Tres de ellos están muy cerca del precario refugio de tu familia. Solo tienes un cuchillo y tus manos. Ellos tienen machetes y uno lleva una pistola. Sospechan que hay alguien y caminan muy despacio, listos para atacar. Si tienes entrenamiento adecuado, reducirlos será pan comido.

  • Porqué es bueno aprenderlo de todos modos: Si eres mujer, saber defenderte ante un ataque físico es algo tan útil que me parece casi innecesario explicarlo. Las posibilidades que te asalten, violen o que tu marido te golpee son mucho menores si tienes entrenamiento en artes marciales. En el caso de los hombres, te permite defender a alguien (o a ti mismo) ante un intento de asalto o en una pelea de bar.

Deporte

Después de caminar doce horas diarias durante los últimos cinco días, tienes que cruzar un río nadando. Tienes hambre. En uno de los árboles hay un nido. Si puedes subir y coger los huevos, tendrás un nutritivo desayuno.

  • Porqué es bueno hacer deporte de todos modos: Hacer deporte te ayuda a aliviar el estrés, mantenerte dentro de un peso saludable, mejorar tu apariencia, y tiene muchos beneficios para tu salud en el largo plazo.

¿Se entiende la idea? Hay muchas cosas que puedes hacer o aprender y que te servirán muchísimo se acabe el mundo o no. Otros ejemplos son mantener una dentadura saludable, conocer el manejo básico de algunas herramientas, leer mapas o saber adiestrar un perro.

Mi equipo de supervivencia

Tengo un equipo de supervivencia básico. Está pensado tener todo lo que necesito si es que tengo que salir corriendo de mi departamento en caso de una emergencia. El contenido está adaptado a mis necesidades, siempre pensando en los cuatro elementos fundamentales que mencioné antes: agua, comida, fuego y refugio.

Este equipo ocupa poco espacio y está a la mano, de modo que si hay un ataque alienígena, un terremoto, una guerra con un país vecino o cualquier otra clase de situación caótica, puedo tomarlo y mandarme a cambiar en menos de dos minutos. El contenido está en un banano y una mochila pequeña.

El costo total es del equipamiento es menos de $50.000.

Victorinox emergencia

Navajas Victorinox. Tengo tres, una en el llavero. Son versátiles, útiles y duraderas. Siempre es bueno tener una en tu equipamiento para emergencia.

  • Comida de emergencia: Tres latas de atún, tres barras de snickers. Proteínas y azúcar para los primeros tres días.
  • Una botella de agua de un litro: Tengo una botella plástica por el momento. Una cantimplora metálica es una mejor opción porque permite hervir el agua y dura mucho más.
  • Dos navajas Victorinox: Todo hombre que se precie de tal tiene una Victorinox. Son una herramienta versátil y de buena calidad que uso casi todos los días.
  • Una bolsita ziploc cerrada con: pedernal, fósforos, pasta y cepillo de dientes, sachet de shampoo y jabón, papel higénico.
  • Semillas orgánicas de tomates, zanahorias y papas: Incluye un manual de instrucciones. Las semillas son orgánicas porque las de Monsanto generan frutos con semillas estériles.
  • Un reloj. 
  • Dinero: una cantidad pequeña en billetes de diferentes denominaciones.
  • Un cuchillo de supervivencia con linterna y pedernal: Me falta un machete militar y una piedra de afilar.
  • Una brújula: No una viejújula con escubújula, sino una cuestioncita que gira e indica el norte.
  • Ropa: Un cortavientos impermeable, un gorro, una muda de ropa interior. Nada caro ni sofisticado. Me falta una capa impermeable, que además sirve para recolectar agua.
Equipo de Supervivencia

Cuchillo con linterna y pedernal – linterna con sujetador para la cabeza – Linterna con radio y cargador universal, activada con manivela (energía manual)

El botiquín es tema aparte. La mayoría compra uno en una farmacia un botiquín listo-para-usar, pero la evidencia indica que esos botiquines valen callampa. Debes comprar uno de buena calidad o armarlo tú mismo (mucho más barato). Lo que hice fue comprar uno decente, y reemplazar/añadir cosas. Recuerda incluir cualquier medicamento que debas tomar con frecuencia. Lo más útil son los antibióticos de amplio espectro.

Botiquin de emergencia

Botiquín de emergencia: contiene aspirinas, vendas, gasas, termómetro, pastillas para la diarrea, antihistamínicos, algodón, bisturí, cinta adhesiva, alcohol, pinzas, torniquete elástico, manual  de primeros auxilios y algunas otras cosas más. Pesa menos de 500 gramos.

Es el fin del mundo, y lo sabemos

Si miramos lo que “informan” los medios de comunicación, todos los días se acaba el mundo: guerras, pandemias, aceleradores de partículas que explotan, terroristas con arsenales nucleares, calentamiento global fuera de control, la segunda venida de Jesús, invasiones de seres de otros mundos, James Bond no detiene al malacatoso de turno, Nerv no elimina a un ángel y se produce el Tercer Impacto, un meteorito cae, el sol nos envía oleadas de rayos gamma… Todos los días alguien anuncia el caos final. Puede que no ocurra nunca. Puede que ocurra mañana. Pero siempre podemos sentarnos a mirar como el mundo se cae a pedazos y meditar sobre el sentido de la vida. Mientras tanto, un poco de música para ambientar la espera.

R.E.M. – It’s The End Of The World As We Know It (and I feel fine)

Marilyn Manson – Last Day On Earth

Molotov – El mundo

2 thoughts on “Cómo prepararse para el fin del mundo

¡Comenta!