Cumpleaños infantiles

O mi memoria me traiciona al punto en que debiese poner en tela de juicio toda mi existencia, o cuando niño mis padres nunca fueron de aquellos que organizaban cumpleaños. Quizás una once con torta y un regalito discreto, pero poco más que eso. Quizás ese es el motivo por el que para mí los cumpleaños son fechas poco importantes, donde si alguien me saluda o da un regalo me parece bien, pero que no lo hagan no me causa ninguna extrañeza.

Pero hoy en día, para muchas familias los cumpleaños de los infantes son terriblemente importantes, que tienen un presupuesto asignado y deben planificarse con cierta antelación. En muchas ocasiones, prefieren pagar por arrendar un espacio por algunas horas que tener que pasar toda la tarde con la casa llena de cabros chicos gritando y rompiendo las plantas.

Estos cumpleaños infantiles son mecánicas repeticiones de lo mismo. Lo sé porque acompaño a mi polola a celebrar en las fiestas de los compañeros de curso de su sobrina. Voy con ella porque soy un buen pololo, porque la niña no tiene una madre muy responsable que digamos y porque creo lo paso bastante mejor que la mayoría de los niños.

¿Que yo lo paso mejor? Pues sí. Me gusta subirme al Barco Pirata, a los Autos Chocadores, al Tagadá y a la montaña rusa para niños. En serio, es muy divertido. En un buen día podemos pasar por diez juegos diferentes, y aunque no son como en Fantasilandia, por el precio* no me puedo quejar.

Pero no puedo estar por completo de acuerdo con ese tipo de cumpleaños. Son todos iguales: Uno llega y pasa una hora en los juegos. Luego atiborran a los niños con pizzas o hotdogs, algunos dulces, cantan el “Cumpleaños Feliz” a todos los niños al mismo tiempo (suelen ser entre ocho y diez festejados en un momento dado), un poco de baile y vamos a las máquinas de videojuegos. Dos horas y media después de llegar, buenas tardes que rico verte saludos cuídate mucho. El panorama tiene un poco de infernal, con una algarabía que cuesta soportar, música bailable para niños a todo volumen, cientos de pequeños purretes chocando entre sí como electrones excitados y padres con cara de rana aplastada que quieren usar su fin de semana en cualquier otra cosa.

Cumpleaños infantiles

Es obvio que para los padres resulta cómodo: saben que en el peor de los casos el tiempo usado en el cumpleaños será de cuatro horas desde el momento en que salen de la casa hasta que llegan de vuelta. Pero los niños mantienen muy poco contacto entre ellos (el único momento en que están juntos es cuando comen, lo que dura una media hora), todo es siempre igual, como una fábrica de cumpleaños en serie. Rara vez uno sabe quien es el festejado, y poco importa en realidad. La idea es que todos los niños lleguen a casa cansados y felices de ver por vigésima vez la misma película.

*Gratis, pagan los padres del niño cumpleañero.

11 thoughts on “Cumpleaños infantiles

  1. A mí siempre me celebraron mis cumpleaños, pero en mi casa. Invitabamos a la gran mayoría del curso con papás incluídos y lo pasábamos chancho… Eso de celebrar los cumpleaños en algún local de comida rápida lo encuentro una estupidez. Si estás celebrando a tu cabro chico por obligación, mejor cómprale un buen regalo y chabela no más.

  2. oh que puedo decir!!!!! esto da para una tesis doctoral . En contraparte a boo , me gusta que me recuerden para mi cumpleaños , quiza para compensar las No celebraciones de la niñez ,es la unica fecha que realmente me importa conmemorar .

    pero…… cuando llega la hora de celebarale el cumpleaños a un hijo, es todo un desafio de ingenio y casi de principios. No citare el cumple numero 2 de dido que es un recuerdo que prefiero olvidar . CIto a boo: ” pequeños purretes chocando entre sí como electrones excitados ” (hasta me hizo considerar los cumpleaños en serie) . Pero mas que el como o el donde , la cuestion social detras de un cumpleaños es lo enloquecedor .No celebrarle un cumpleaños a un niño significa ser un padre desconsiderado ,insencible , no-moderno, casi falto de valores (lo mismo con huevadas como el viejo pascuero ) Y si su hijo ve cientos de cumpleaños en su entorno social como le explicas que puede celebrar , conmemorar de otras maneras sin sentirse un bicho raro ? O conciliar cosas como :shock: : No quiero ir al cumpleaños de X , Ahi me dan dulces ,una bolsa de dulces y los dulces me hacen mal mama” . :shock:

  3. Pucha, yo estoy en el otro lado de la tortilla… En mi familia los cumplaños si eran eventos importantes, y se hacia de todo lo posible por celebrarlos… Pero a mi me importan poco las celebraciones, no considero que el día sea relevante.
    Sin embargo la sociedad te obliga ha celebrarles el cumple a los hijos, pero la verdad que el tener un monton de pendex saltando como pulgas en la casa es un infierno. Asi que voto por los espacios sub-arrendados y que mueran todos de cansancio para que se vayan a acostar.

  4. El cumpleaños debe ser recordado y celebrado por quienes nos quieren.
    El par de cumpleaños que recuerdo de mis adorados piojosos fueron igual un desastre. Invitas a un niño y llega toda la familia hasta el perro incluido ( el mas simpatico de todos), yo corrriendo de un lado a otro intentando agradadar y atender a todo el mundo despues de haber pasado horas preparando canapes, sandwiches varios, bolsitas de caramelos y claro pa los convidados de piedra tambien…buscar la torta mas grande, bonita y sabrosa pa k los pendex la dejen a medio comer pork ya estan hinchados del puto “chocolate caliente” infaltable en estos casos ( hay k agarrar a palos al que se le ocurrio la idea) y despues limpiar el desastre.

    Por salud fisica y mental los cumpleaños quedaron reducidos a la celebracion familiar el dia exacto, no el sabado antes ni el sabado despues. La idea era: “si alguien se acuerda es que le importas” , siempre hubo un trozo de torta y un cafe para el que llegara a saludar.

    Tal como otras celebraciones el cumpleaños para mi tiene un significado muy diferente. Recuerdamos el dia que abrimos los ojos en este mundo, el choque emocional de salir despedidos a la vida sin posibilidad de devolvernos, y sin que nadie nos haya preguntado si queriamos venir.
    Tal vez lo seres humanos deberiamos poder recordar ese momento para darnos cuenta de lo somos: un milagro.

    A proposito mañana es mi cumpleaños ;-)

  5. Yo no sé cual es tu afán de querer tener hijos que sean rechazados por la sociedad infantil (y que de paso nos convierte a nosotros en padres rechazados por el resto de los padres).

    Lo más probable es que sea yo quien termine yendo a las reuniones de apoderados, y no quiero que todos me vean con cara de “ella es la mamá del niñito que le dice a mi hijo que el viejo pascuero no existe” (y ni siquiera van a saber como me llamo porque como el niñito no tiene celebración de cumpleaños, no nos conoce nadie)

    Asume que hay cosas que son parte de un “paquete social”. El pendejo no está solo sino que está rodeado de más pendejos que creen en el viejo pascuero, que celebran sus cumpleaños, que buscan los huevos de chocolate que deja el conejo de pascua y que esperan que el ratón de los dientes les deje un par de monedas cuando corresponde. Si le dices que nada de eso existe y que los cumpleaños son una estupidez del porte de un buque, sólo vas a conseguir niños desadaptados.

    Y sobre los cumpleaños, claramente es más fácil hacerlos en un local que en tu casa, donde tienes que estar atendiendo a los pendejos, los padres que no son capaces de dejar a sus hijos “solos” por 2 horas, y además después tienes que limpiar el desastre….. No mewe

  6. @Tuto: a mi no me celebraron NUNCA un cumpleaños en un Mampato/McDonalds/local de turno. No sufrí por eso. No estoy traumado por eso.

    Y la relación con los demás padres no fluye mucho que digamos en los cumpleaños. Hemos ido a lo menos seis y todavía no sé el nombre de ningún padre ni podría reconocer a ninguno de sus hijos. El tema de la socialización no pasa por juntar gente en un mismo lugar (si fuese por eso, conoceríamos gente nueva todo el tiempo en todos lados). :|

    Sobre el viejo pascuero, prepararé un post para la época navideña. :smile:

  7. No porque a ti no te gusten los cumpleaños vas a “obligar” a tus hijos a no tenerlos… Los pobres no tienen la culpa

    Y que nosotros no interactuemos con los demás padres por estar en los juegos con los cabros chicos no significa que el resto tampoco lo haga… Y obviamente se conocen, si se ven en todos los cumpleaños, reuniones de curso, paseos, etc.

  8. @tuto: No he dicho que no me gusten, sólo que no los encuentro tan importantes.

    Y todo se resume siempre a más o menos lo mismo. Como dicen los negros maderfacas del Bronx: “The green speak”.

  9. Todos tienen sus experiencias y su cuota de razon, en mi caso yo y mi marido jamas tuvimos un cumpleaños , pero siempre en familia hacemos algo para los niños. Los años an pasado y vemos tantos ninitos y familion que celebran, que suponemos que nuestros hijos tambien lo ven, hoy en dia falta muy poco para el cumpleños de mi hijo que va para los once ….y pienso romper con la tradicion e ignorancia un poco de no saber que es ni como se hace un cumpleaños, solo pienso que mi hijo es un muy buen alumno y muy pero quizas demasiado buen hijo, incapaz aunque desee pedirme un cumple…es por eso que si Dios quiere le haramos su cumpleaños y con nuestras ideas , con simplesa y con mucho amor se lo celebraremos, aunque sea para que tenga un recuerdo….ese recuerdo que ni yo ni el papa tenemos. Con respecto a no hacerlo en casa y arrendar un lugar y todo listo y atendido,,,,la verdad fuimos y se nota que es comercio ,,,ahi las lukas valen , mientras mas lukas mejor el cumpleaños y si es menor el precio, hacen lo minimo y te echan rapidito.

  10. Opino porque note algo de nostalgia en la entrada. Y es normal, pues este tipo de cumples responden al gusto por lo desechable, cumpleaños desechables, gorros, globos, invitados y regalos… todo desechable.
    Una florcita mas del ramillete de la neo-sociedad.
    Finalmente, para los niños es un carrete mas. Similar a lo que es para uno una noche de sabado bebido. Impersonal, independiente y socialmente inconsciente, los unicos recuerdos que quedan son las mil fotos de ese dia y las caras alegres de niños que rien sin cachar mucho el porque…

¡Comenta!