Debate presidencial: Fiasco total

Acaba de finalizar el esperado debate televisivo entre los cuatro candidatos a la presidencia.

Mal Piñera. Mala pinta, sus ojos operados le dan un inconfundible aspecto de zombie disfrazado de PinPon. Tiene demasiados trapos sucios que pueden echarle en cara, y su idea de “tratar bien a los empleados” tuvo sonoras carcajadas como natural reacción. Poco preparado, a veces se nota que después de una pregunta está buscando en su memoria algo que responder. Y por lo general, no lo encuentra, y se limita a hablar generalidades sin medidas reales. Le iría mejor si se sacara el pepino que debe tener metido en el asterisco.

Regular Frei. Habla como si estuviese muy seguro de ganar, pero es quien más tiene que perder frente a los otros candidatos: ya fue presidente y su gestión estuvo muy lejos de ser brillante. Sin embargo es un orador competente, y eso se agradece. Lo que sin duda no se agradece es que se cuelgue de lo que ha conseguido el gobierno de Bachelet, como el patético que es. Su mejor momento fue el intento de humillar a Piñera por el uso de información privilegiada, pero le faltaron cojones para hacerlo bien, porque Piraña se la pudo devolver.

Regular MEO: Es demasiado joven, le sobra ímpetu -expresada en una casi incontenible verborrea- pero le falta experiencia en una pelea de perros grandes. Quizás en dos o tres períodos más. Como candidato espeshial ashí carece de ciertos conocimientos sobre la composición del Estado y el funcionamiento de la economía. Su mayor fortaleza es comprender que esto es un debate y que hay que proponer ideas y echarle mierda a los planteamientos de los otros. Creo que es quien más se preparó para presentarse en ese formato.

Bien Arrate: El candidato de la izquierda es lejos el que tiene ideas más claras. Se trata de alguien que tiene un discurso e ideología fundamentada. Podemos criticar ese discurso, pero es quien ha leído más libros de los cuatro, y se nota, además de que sabe que sus partidarios son fieles y que no tiene que dejar a todos contentos para evitar perder votos. Sin embargo, sabe que no va a tener muchas oportunidades para hablar frente a una vitrina tan amplia y pareciera que tiene que decir mucho más de lo que el tiempo le permite. El resentimiento típico de los comunistas ensucia mucho sus palabras.

En Conclusión: Si hay un ganador, es Marco Enríquez-Ominami. Es quien tiene más espacio para subir en las encuestas. Arrate lo hizo mejor, pero en el mejor de los casos su votación rondará 6%, por lo que incluso duplicando su votación (cosa casi imposible) lo deja fuera de competencia. Mantengo mi pronóstico: Piñera gana en segunda vuelta a MEO.

Frei perdió una gran oportunidad de acortar distancia, y Piñera debe haber bajado ligeramente su votación (apostaría que a favor de MEO), debido a lo temeroso que se mostró en el debate.

Apuesto a que todos los postulantes, al igual que en las elecciones, van a decir que están satisfechos y que ganaron.

  • Nota al margen: Cada candidato tenía derecho a llevar 50 partidarios al debate. Podrían haber evitado llenar sus cupos con pastabaseros y barristas, porque los conchesumadres irrespetuosos que estaban ahí se limitaron a pifiar y alentar como si estuvieran en un estadio.
  • Nota al margen 2:Malas las preguntas del público. Como las huevas Alejandro Guillier. Malo como moderador, débil al preguntar, con la misma autoridad que un abuelo que le dice a sus nietos que no corran en el pasillo porque pueden quebrar un macetero. Además, con 90 segundos como tiempo para responder es poco lo que se puede debatir.

Escrito por Boolture

4 Comentarios en “Debate presidencial: Fiasco total

  1. Ric. Responder

    Septiembre 24, 2009 at 12:24

    sABES, me gusto tu análisis. Ese es el tipo de lectura que encontré hace un tiempo pasado, y vuelvo a reencontrar. Buena nota. Pienso casi igual a ti. Discrepo, si, en los abucheos y porras que hubieron de parte del publico, eso dio bastante jocosidad al deficiente espectáculo.

    Saludos

    PD: Buena nota, me gusto.

  2. DoctorPc Responder

    Septiembre 24, 2009 at 1:30

    Arreglenle la corbata al wn del piñera, la comparacion con pin-pon es notable

  3. Mónica Responder

    Septiembre 24, 2009 at 1:48

    Triste el debate.

    Y da lo mismo quien gane (bueno, a mí no, por alguna vez en mi vida me gustaría salir a celebrar que salió mi candidato :mrgreen: ) al final son todos la misma banda de ladrones no más.

    Cada pueblo tiene al gobierno que se merece…

  4. Manuel Responder

    Septiembre 25, 2009 at 6:55

    No vi el debate pk en realidad da lo mismo, es una estrategia de campaña para validar a los candidatos ante la “opinión pública”, dar esa sensación que no se andan escondiendo. No soy muy amigo de las encuestas, pero no dudo lo que dicen desde hace años: los debates no cambian en nada el panorama electoral, NADA.

    Por cierto Omar, no sé cómo puedes pensar siquiera que MEO pasará a segunda vuelta si la mayor parte del electorado es viejo y está archicomprobado que los viejos votan por el centro o la derecha, básicamente por un asunto de conservadurismo y eso es lo que menos quiere transmitir ese weas. Entre más viejos nos hacemos menos nos gusta que nos cambien las cosas (mañas le llaman algunos). Por eso me da risa el patético de Arrate que ahora se cree revolucionario de izquierda, cuando fue de los que más ayudó a cimentar lo que es la concerta hoy día.

¡Comenta!