Debe haber un límite a la libertad religiosa

Un viejo e inconcluso debate entre antropólogos y sociólogos tiene lugar cuando tratamos de establecer si se puede hablar de respeto frente a las diferencias culturales. Por ejemplo, los españoles que conquistaron América no mostraron ningún respeto por las creencias o modo de vida de los pueblos indígenas que arrasaban a su paso. Sin embargo, si defendemos la idea de “cada cultura es única y debemos respetarla”, estamos obligados a admitir que del imperio español del 1500 aceptaba como algo normal asesinar cuanto nativo le apareciera por delante, quemar sus aldeas y esclavizar a los sobrevivientes en los lavaderos de oro. Era la cultura de los conquistadores. Además, había que bautizarlos a todos y darles nombres cristianos.

El relativismo cultural es una de las ideas más dañinas que pueden surgir en una sociedad. Por ejemplo, mutilar los genitales femeninos es algo terrible, pero bueno, si las tribus africanas lo hacen es porque es su cultura y debemos respetarlo. Obligar a niñas de 12 años a casarse con hombres de 40 nos parece feo pero en India es normal así que debemos aceptarlo. Ejemplos como estos podemos encontrar muchos.

Cada sociedad debe por fuerza marcar un límite a lo que está dispuesta a aceptar dentro de sí misma y en otras. Nadie en Chile aceptaría que un ladrón fuese apedreado hasta morir en la calle, tal como suele ser costumbre en algunos países musulmanes. Si, paseando por Santiago Centro, un grupo de musulmanes radicales golpeara al azar mujeres en la calle por tener la indecencia de mostrar las piernas o la cara, y argumentaran que de acuerdo a su cultura lo correcto es castigar a las mujeres que no respetan cierta interpretación del Corán donde las mujeres deben ir vestidas de tal o cual modo, creo que la mayoría de los chilenos pensarían que el respeto a la cultura ajena se puede ir a la cresta. Por mucho que uno respete ideas ajenas, hay un límite a esta aceptación de lo distinto para sostener niveles mínimos de convivencia.

El respeto a la libertad religiosa es una variante del respeto a la diversidad cultural. Personalmente considero que todas las iglesias son intrínsecamente dañinas, pero si quieres rezarle al Dios de tu preferencia, adelante. Siempre y cuando respetes las libertades ajenas.

Muchos grupos evangélicos ignoran que su libertad religiosa debe necesariamente ir de la mano con el respeto a las demás personas. Sus cánticos de domingo en la mañana están muy bien dentro de sus templos, pero no es correcto hincharle las pelotas a los vecinos cantando y predicando con megáfonos cerca de las casas de los vecinos. Tampoco es correcto argumentar que la libertad religiosa les permite hacer eso. Yo podría decir que mi cultura o mi religión me permiten usar un bidón de gasolina para quemar iglesias, pero no lo hago, ¿verdad?

Jazmin Elsayed Libertad Religiosa
¿Es discriminación que todos sigan las mismas reglas?

Una niña de nueve años va a colegio y le dicen que si no se saca la sábana el velo islámico que lleva en la cabeza no puede entrar. ¿Quien es esa niña? Una hija de musulmanes.  Cualquiera que haya leído el Corán (o el resumen en Wikipedia) sabe que en ningún lado dice que las mujeres deben llevar ese velo, pero pedirle a un musulmán que lea el Corán es lo mismo que pretender que el supuesto 75% de católicos que viven en Chile haya leído alguna vez la Biblia. Usar ese velo es una cuestión de cultura más que de obligación. Los padres de la niña se quejan en el Ministerio de Educación por discriminación religiosa. En Chile existe libertad de culto y por tanto es ilegal que el colegio le impida entrar a clases.

Hasta ahora cualquier persona pensará que la dirección del colegio cometió un error y que la niña debe poder ir a clases como su religión (o cultura) se lo indican. En este caso específico con su velo en la cabeza. Pero si el damos una vuelta al asunto, veremos que no es tan sencillo:

  • El colegio no le impidió a la niña ir a clases por ser musulmana, sino que le pidió que no llevara una prenda de vestir que está fuera de la normativa que los padres aceptaron al matricularla.

Digamos que mi religión es ser de Colo Colo (no me vengan con tonteras como “esa religión no existe“, porque reúne todos los elementos de una religión: ideas absurdas, fanatismo, comportamiento ovejuno, líderes, templo, ritos, obligaciones, premios, etc.), y por tanto mi hijo debe ir a clases con una camiseta del equipo porque es lo que mi religión y mi cultura me indican. Si la dirección se niega, ¿puedo acusarlos de discriminación religiosa? El colegio, evitando una demanda por pasar a llevar mis derechos constitucionales, permite que mi hijo vaya a la escuela con la camiseta en cuestión. Los demás niños dicen a sus padres que un compañerito va a clases con una camiseta de fútbol, y -dependiendo del temperamento de los padres- al poco tiempo cada niño llevará la camiseta del equipo de su preferencia.

Esta situación parece absurda, pero ¿hay alguna diferencia real entre el velo y la camiseta? A efectos prácticos, son lo mismo: trozos de tela. El valor simbólico asociado a cada uno de ellos es el mismo. Si hay una norma con respecto a la vestimenta de un colegio, los padres la aceptan por el hecho de que su hija estudie en ese lugar. No respetar las normas a las que todos estamos sometidos es una forma de violencia, un favoritismo y una forma de discriminación que puede ser evitada. Insisto, a la niña no le impidieron ir al colegio por su religión, sino que no llevara una prenda de vestir que está fuera de la normativa. ¿Los musulmanes no pueden respetar una simple regla en el país donde viven? Estoy seguro que sí ¿Entonces?

  • El ministro de educación, Joaquín “Milhouse” Lavín señaló en una conferencia de prensa que no puede existir discriminación religiosa en ningún colegio.

Insisto, éste no es el caso, pero me parece que una frase como esa, salida de la boca de un Supernumerario del Opus Dei raya en lo abyecto: los colegios católicos que discriminan a sus alumnos por su religión o la de sus padres existen desde hace mucho y nadie les dice nada. Lo mismo hacen los judíos del Instituto Hebreo. Decir que en Chile no existe discriminación religiosa en los colegios me parece negar lo evidente.

  • En Francia está prohibido que los colegios muestren símbolos religiosos de la clase que sean.

En Francia no pueden haber cruces, medias lunas o cualquier clase de símbolos religiosos en los colegios, ni los estudiantes ni profesores pueden mostrarlos o vestirlos. Francia, cuna de la Revolución Francesa, de la Declaración de los Derechos del Hombre y del concepto de República tal como lo conocemos, no permitiría que esta niña de nueve años vaya a colegio con su velo simplemente porque la religión no puede ser parte de la educación, y todos los símbolos religiosos tienden a separar y no a unir a las personas, a crear minorías y a distraer el foco de la enseñanza. Para crear un país donde puedan coexistir religiones diversas, cada credo tiene que mantener su lugar y no hacer propaganda en público. En otras palabras, al colegio se va a estudiar y no a decir “soy católico” o “soy musulman”.

Recuerden: debe haber límites a lo que uno permite en la sociedad como muestra de tolerancia, un tope a lo que estamos dispuesto a tolerar bajo el concepto de “es que mi religión y mi cultura me lo permiten”. De lo contrario haré valer mi derecho a hacer lo que me venga en gana, total es mi religión y mi cultura y si les molesta están pasando a llevar mis derechos. ¿Quien quiere ganarse una demanda?

Escrito por Boolture

5 Comentarios en “Debe haber un límite a la libertad religiosa

  1. Gusano Responder

    Noviembre 8, 2010 at 10:32

    por fin un artículo weno en esta mierda de blog. Saludos

  2. Carroñera Responder

    Noviembre 12, 2010 at 2:02

    Discrepo. El colegio es una especie de “burbuja” que te prepara para enfrentar a la sociedad. Aunque nos pese, aunque nos choque, hay mujeres en Chile que llevan velos, que se forran en cruces o que no se avergüenzan de sus rulos semejantes a vellos púbicos.
    Creo que, mientras más pronto un niño aprenda a convivir, tolerar y respetar al otro, nuestra sociedad logrará avanzar.
    No me agrada que lleve el velo, pero… ¿quién soy para prohibírselo? Nadie. ¿Me hace algún daño? No.
    Por otro lado, se escandalizan por una niña con velo… y no lo hacen cuando las escolares andan con faldas o jumpers ultra corto y enseñando todo el culo. Eso también va contra las reglas de establecimientos educacionales.

  3. Esquina Tijuana Responder

    Noviembre 16, 2010 at 7:22

    Bravo! es que traduciendo la “absurdez” (palabra que voy a patentar) religiosa a otros terrenos es cuando a penas los devotos pueden (podrían, aunque ya sabemos que no) entender los sinsentidos de sus simbolismos y dogmas, que finalmente nos los quieren imponer al resto.

    Pasa igual cuando he querido explicar la homosexualidad, es tan absurdo lo que les exigen a los gays para ser “aceptados” (supuestos códigos sociales) mientras que los heterosexuales no le tienen que justificar a nadie su existencia… anywho

    saludos y salú

  4. sin nombre equis Dè Responder

    Abril 21, 2011 at 4:31

    yo voy a tercero medio a un colegio catolico ,mis padres son catolicos pero yo no , el colegio es de excelencia y es para niños de escasos recursos por lo que la opcion de irme ese colegio es bastante absurda , un colegio con tales caracteristicas en nuestro pais debe tener una mensualidad cercana o superior a $100.000 y mis papas no peuden pagarlo , sin embargo yo no puedo decir que soy atea ni menos no querer participar de la misa semanal que se realiza 1 VEZ A LA SEMANA EN HORARIO DE CLASES , por lo cual e tenido que fingir ddurante toda la media que soy una fervorosa catolica

  5. otro anónimo Responder

    Marzo 5, 2012 at 3:40

    También pienso que los argumentos de este articulo son ridículos, pienso que cada persona tiene el derecho de creer o no creer, yo personalmente si creo, pero también respeto a las personas que no, porque yo no soy quien para llegar y decirles que están equivocados o algo por el estilo, ellos deben tener sus razones para no creer y yo las respeto, y concuerdo con un comentario anterior que dice que eso nos ayudará a progresar como sociedad. Ahora, TODOS TENEMOS DERECHO A PRACTICAR NUESTRA RELIGIÓN YA SEA DE MANERA PUBLICA Y PRIVADA, está citado en el artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y mientras no dañemos ni pasemos a llevar a nadie eso es total y completamente razonable, cada persona puede seguir la religión con la que se sienta más identificada, en los colegios y en donde sea, el problema está en que en los colegios, y especialmente en Chile, pienso que se nos ha olvidado un poco el objetivo principal que es EDUCAR, y eso se ha distorsionado al punto en que los establecimientos educacionales de este país pueden intervenir incluso en el físico de las personas a las cuales está educando, pretendiendo tenernos a todos prácticamente como robots, con pelo corto y uniforme (en el caso de los hombres) y no permitiendo diferenciarte del resto, y crear una identidad propia ante la gente. Pienso que más allá de que si tu religión te prohibe cortarte el pelo, los establecimientos educacionales, no deberían intervenir en TU CUERPO, respetando la identidad de cada persona pero también tratando de inculcar la buena presentación ejemplo: Los hombres podrían asistir a clases con el cabellos largo siempre y cuando lo tuvieran limpio y amarrado. Solo es cosa de abrir un poco la mente y aprender a tolerar al resto como es y convivir en paz una civilización mas unida.

¡Comenta!