Domingo eclesiastico y la mayor herejía

“… Y rogamos por todos los que viven en tu gracia. Lo que excluye a tipo que está allá. Sí, ese, el que tiene unas calaveras en la polera “.

Eso no lo dijo el cura, pero pudo haberlo dicho y nadie se hubiese asombrado. Porque, ¿qué estaba haciendo yo el domingo en la iglesia? ¿De pie en medio de los fieles que escuchan el sermón? ¿Guardando respetuoso silencio cada vez que el público (perdón, los feligreses) hacían su parte del espectáculo (perdón, de la misa) murmurando “Y con tu espíritu”?

La verdad es que fui con mi polola porque ese día iba a presentarse un coro que queríamos escuchar. Iban a tocar antes, durante y después de la misa, así que nos sentamos más o menos adelante para verlos. Claro, nos quedamos en misa. Escuchamos, nos pusimos de pie cuando los demás lo hacían y le di la mano a un par de viejos cuando fue el momento de desear la paz. Hace tantos años que no estaba en una misa que ya había olvidado cómo eran.

Uno por ciento a la iglesia
Mis habilidades con Paint quedan en evidencia con esta imagen bien elaborada.

En algún momento pasó una niña con una canastita pidiendo dinero. Metí la mano al bolsillo y eché lo que tenía. Mientras mi polola me dice al oído “no sé como hay gente que deja billetes”, yo deposité una humilde luca y media. Mucho más caritativo que el católico promedio, me parece. “Estoy pagando la entrada al show“, le dije. Era cierto. Porque aunque fui a ver el coro, el sermón fue impagable por lo violento, represivo y lava-cerebros, cuando curiosamente el tema era el Amor Cristiano. De eso hablaré otro día, que sobre las contradicciones de la iglesia Católica hay para hacer un par de libros.

Además pasó otra niña con unas cintitas amarillas y un alfiler. Saqué el alfiler y la anudé en la muñeca. “Yo también aporto 1% a la iglesia”.

Llevo tres días con la cinta puesta en la muñeca. Parece que a la gente no le gusta. Ver a un tipo en el metro con el pelo (casi) largo, bototos y poleras negras no parece ser del agrado de los verdaderos fieles. Les daría lo mismo que usara piercings o tatuajes, que usara el pelo verde o cualquier otra clase de  ostentosa forma de demostrar mi desprecio por el mundo. Eso los dejaría tranquilos y podrían -como es habitual- anunciarme todos los males que sufriré en el juicio final. Pero demostrar públicamente que adhiero a una causa cruzada los llena de espanto. Me miran y miran la pulsera y me vuelven a mirar. No lo creen.

Escrito por Boolture

8 Comentarios en “Domingo eclesiastico y la mayor herejía

  1. Tuto Responder

    Mayo 20, 2009 at 5:25

    Yo creo q la miran porq es tan amarilla q claramente no pega con tu look oscuro de chico rudo…

    Voy a comentar una frase en particular
    “…Mientras mi polola me dice al oído “no sé como hay gente que deja billetes”…”
    asi como lo pones, pareciera q digo “ay, la gente aweonada q deja billetes” y nunca fue con esa intención… yo solo lo decia en la onda de “mucha gente deja billetes, y yo cuando era una escolar q iba a misa todos los domingos nunca deje mas de $100” y me senti un poco mal por eso…

    (K)

    p.s: se puede usar html en los comentarios?

  2. Boo! Responder

    Mayo 20, 2009 at 5:34

    Mmm, si, el html en los comentarios esta permitido.

    Y la gente es aweoná, cual es el problema de reconocerlo. :grin:

  3. Myriam Responder

    Mayo 20, 2009 at 6:51

    Jajajajajaja… lógico pues Boo si les estás rompiendo sus esquemas! =P

    Es obvio que alguien que se viste de negro no puede ser católico (a no ser que lleve falda :mrgreen: )

    Ahora que me acuerdo creo que casi nunca dejaba plata cuando era católica e iba a misa (y todavía me acuerdo de todos los pasos y hasta podría recitar lo que recita el cura). Bueno, era re chica también =)

  4. kozmica Responder

    Mayo 21, 2009 at 4:05

    Me parece que una fotografía de la situación sería genial, un chico rudo con la pulserita de la causa a un lado de un católico atónito.

    Yo recuerdo que nunca me aprendí el credo y cuando lo rezaban en la misa siempre me quedaba callada o movía los labios para que mi mamá no notara que no me lo sabía…

  5. E_bizar Responder

    Mayo 22, 2009 at 12:12

    la verdad es que dicha reacción no dice nada. La gente no mira la contraposicion entre tu y tu pulsera, solo siente que ironizas algo que los catolicos consideran importante, debido a tu contradicción como te vistes.

  6. Tity Responder

    Mayo 27, 2009 at 5:10

    Marcelito iba a un colegio católico y todos los meses se hacía en el colegio una misa que organizaba un curso determinado, se pasaba la bandejita y la plata se ocupaba para las actividades pastorales del colegio… La bandejita se llenaba siempre con monedas de cien, o de cincuenta… Una pareja siempre echaba una luca completa (entre los dos) porque ellos eran como los pudientes del colegio…

    Cuando a mi curso le tocó organizar la misa, el encargado de pastoral del curso era un extranjero, que echó en la bandejita (al principio de la colecta) un billete de cinco lucas… Ante tamaño desafío, todos desembolsaron billetes de distintas denominaciones, y la familia “pudiente” soltó diez lucas en lugar de la tradicional luca…
    Cuando la bandejita volvio al encargado de pastoral, este retiró de la bandeja tres o cuatro lucas (dandose vuelto) ante la mirada horrorizada de toda la comunidad que había “caído” como en el cuento del Tio…

    No se que habrá hecho el Depto de Pastoral del colegio con la plata, solo se que la encargada me llamó (porque yo era la apoderada pdta del curso) para darme las gracias por tamaña donacion…

    Me dio tanta risa eso… Pensar que si hubieras puesto tu luca completa al principio de la colecta, la gente habría donado mas en total…

  7. Boo! Responder

    Mayo 28, 2009 at 2:46

    Moraleja, sentarse adelante, sacar la billetera con escandalo y hechar varios billetes de la gran capital, de modo que todos vean que donaste un monton.

  8. Margui Responder

    Abril 12, 2012 at 8:03

    Lo primero es que no se realmente donde sucedio este hecho. En todo caso se nota cuanto nos falta conocer nuestra iglesia y el verdadero significado de una ofrenda.

    Referente a tu frase de la incongruencias catolicas te invito a que te leas el Cateciscmo de la Iglesia Catolica y luego te invito a escribir las dichas “incongruencias”.

    En cualquier caso orare por ti para que nuestro Senor te regale sabiduria y discernimiento para que tu entendimiento hacia las cosas de la iglesia y del mismo Dios se ensanchen.

    Bendiciones.

¡Comenta!