Dos historias de pacos y carreteras

Desgaste de Neumáticos

Un policía detiene a Pedro Páramo en la carretera. Le pide los documentos y después de verificarlos le anuncia que quedará citado al tribunal (eufemismo para decir “parte” o “multa”) por exceso de velocidad.

Pedro Páramo se baja del auto y empieza a negociar con el policía. Le dice que está trabajando, que el vehículo es de la empresa y que por favor le pase el parte por un motivo distinto: falla de una luz, neumáticos desgastados, o cualquier cosa que pueda ser atribuida al vehículo en sí y no a la imprudencia del conductor, para evitar el reto del jefe.

El carabinero se niega varias veces, pero la suma de la solidaridad, la labia de Pedro Páramo y la posibilidad de pasar un parte de todos modos consiguen ablandarlo. Cursa una infracción y citación por desgaste de neumáticos en la camioneta.

Lo que el buen hombre no sabía es que Pedro Páramo es más astuto que él (considerando el promedio de las fuerzas policiales, no es muy difícil). Agradece profusamente la gentileza del uniformado y sigue su viaje en la carretera. Pero se devuelve a la ciudad en el siguiente retorno, revisa el papel de la infracción y encuentra la comisaría.

Pedro Páramo se baja de la camioneta y pide hablar con el oficial de más alto rango que esté presente. Un teniente, digamos.

– ¿Mi oficial, puedo pedirle un favor?

– Afirmativo, cambio.

– ¿Puede decirme si  hay algún problema con los neumáticos de la camioneta?

– Enterado, procedemos a la inspección visual del  medio de transporte señalado para tal efecto, cambio.

El teniente mira con atención y se da cuenta que las ruedas están en buen estado, y le dice a Pedro Páramo que los neumáticos están en orden y correspondencia a la normativa legal vigente. En castellano, que no hay atados.

Pedro Páramo saca del bolsillo la infracción que el carabinero le sacó en la carretera un rato antes. Le explica que fue multado por desgaste de neumáticos, algo que a todas luces es falso, y que por favor haga algo al respecto.

Ante semejante evidencia, el teniente pide por radio hablar con el paco en cuestión, lo llama a la comisaría, lo reta por multar a un honorable ciudadano por una falta que claramente no corresponde a la realidad, y anula la multa. El paco, aunque enojado y traicionado, no puede hacer nada: es ilegal multar por una cosa en lugar de otra, y lo que vale es lo que él mismo escribió en el papel.

Pedro Páramo se despide del teniente, del pobre paco solidario, se sube a la camioneta y se marcha. Epic Pwned.

Carabineros de Chile

Un amigo en tu camino. Siempre. Duerme tranquila, niña inocente.

 

La culpa siempre es de una mina

Una pareja viaja por la carretera. Ven a lo lejos que un policía les hace señas para que se detengan. El marido refunfuña:

-Puta la weá, se me quedaron los documentos en la casa. Nos van a poner el parte.

– Yo tampoco tengo los míos- responde la mujer.

El tipo piensa mientras se estaciona detrás de la patrulla.

-Sígueme la corriente, haz lo que yo te diga- y baja la ventanilla.

-Documentos, por favor.

-Un momento. Amor, los documentos están en tu cartera, pásamelos.

La mujer busca y rebusca en su cartera y lo mira diciendo “No los tengo”.

– ¿Qué?

– No los tengo, se me quedaron en la casa.

-¡¡¡Por la conchesumadre, es que no podís ser tan tonta, por la cresta, como chucha es posible???!!

-Caballero, cálmese por favor -dice el paco.

– ¡¡¡Pero cómo me voy a calmar, si ayer esta tonta weona me pidió los documentos pa’ ir al supermercado y ahora dice que no los tiene!!!

– Cálmese señor, no es necesario que…

– ¡TE VOY A SACAR LA CONCHETUMADRE CUANDO LLEGUEMOS A LA CASA POR WEONA, ESTÚPIDA CULIÁ!

El paco, dándose cuenta que es mejor evitar que una mujer sea golpeada por un simple parte, piensa en un momento en la aterrorizada esposa, y la tremenda sacada de cresta que le van a dar apenas lleguen a la casa. Sabe que si al día siguiente aparece una denuncia por maltrato o violencia intrafamiliar, va a ser su culpa por multar a ese energúmeno, y que como la mayoría de las mujeres esperan unos siete años seguidos de violencia doméstica antes de la primera denuncia, quizás nunca nadie se entere del sufrimiento y vejaciones que debe soportar. Toma aire y dice:

-Caballero, por favor, continúe su viaje.

El marido lo mira con el ceño fruncido, musita un “muchas gracias” y pone en marcha el automóvil. Veinte metros más adelante, la pareja se empieza a reír. Epic Win.

7 thoughts on “Dos historias de pacos y carreteras

  1. Hay ser bien ctm para ir por al vida cagandose de esa manera a los que de buena voluntad arriesgan su trabajo por hacer un favor. Hay que colgarlos de los huevos sin misericordia. :evil:

  2. Los pacos son pacos no mas, y me he pillado con mas de alguno bastante saco de huevas (no me refiero a lo tonto, sino a lo pata de vaca). COmo todo en la vida, “la astucia es permitida”.

    PD: Damn, La torre Oscura en peliculas? No estoy seguro de que resulte. Me emociona la idea de la adaptacion, pero creo que seria mejor una serie. :miedito: :roll:

    Bueno, a Lost todavia le queda un rato, asi que con suerte el 2012 veremos a Roland acribillando incautos, pero si el mundo se acaba ese mismo año…

  3. Más que serie, podrían hacer una miniserie cool… A cargo de HBO, claramente, el mejor canal de miniserie que hay actualmente. En fin, habrá que esperar no más…

  4. No hay topes… Pero 6 capítulos creo que es el promedio. Podrían dedicar un capítulo a cada libro, no es tan mala idea. Yo ya estoy armando mi casting… Aunque solo con el primer libro, porque el resto jamás los pillé :cry: :cry: :cry:

¡Comenta!