Dune, la saga completa

Atención: Este artículo contiene referencias y detalles del argumento de los libros que componen la saga de Dune.

Cualquier ñoño -término muy de moda y revalorizado en los últimos años- que se precie de tal, tiene que haber leído Dune. Como obra de con el estatus de clásica, está al mismo nivel que Star Trek, Star Wars o The Lord of The Rings. Su autor pasó seis años investigando y dando forma a un planeta donde apenas existe agua y que produce la melange, una especia que alarga la vida y que es uno de los recursos más preciados del universo.

Después del éxito de Dune Frank Herbert escribió otros cinco libros donde continuaba la historia, pasando desde temas ecológicos y políticos a mesiánicos y filosóficos. Herbert falleció, y su hijo Brian, junto al novelista de ciencia ficción Kevin J. Anderson, decidieron explotar los derechos creando la precuela y la secuela de los libros originales, buscando dar respuesta a las situaciones que existen como status quo. En total la saga de Dune está compuesta por 14 tomos:

  1. La Yihad Butleriana
  2. La Cruzada de las Máquinas
  3. La Batalla de Corrin
  4. La Casa Atreides
  5. La Casa Harkonnen
  6. La Casa Corrino
  7. Dune
  8. Mesías de Dune
  9. Hijos de Dune
  10. Dios Emperador de Dune
  11. Herejes de Dune
  12. Casa Capitular
  13. Cazadores de Dune
  14. Gusanos de Arena de Dune
Saga completa Duna

Diez mil páginas en total

Mientras escribo este post, leo que están trabajando en al menos dos nuevos tomos: Paul de Dune (que cuenta la historia de Paul Atreides en dos momentos distintos: durante la Guerra de Asesinos y justo después de convertirse en Emperador, entre Dune y Mesías de Dune) y Escuelas de Dune (Donde se detalla la formación de las Escuelas Suk, Mentat y Benne Gesserit). Para qué negarlo, no es más que una forma de exprimir a los fanáticos. Por suerte las historias son en general bastante buenas. Si bien los tres primeros tomos son totalmente “inventados” y pueden considerarse como fanfics, son entretenidos y correctos, están dentro del espíritu de los Dunes escritos por Herbert.

El Universo de Dune

Cuando hablo de Dune, no me refiero al libro original, sino a la saga completa.

Dune tiene algunos elementos que las diferencias de otras obras de ciencia ficción. Quien me conozca sabrá que mi fuerte no son las novelas de ciencia ficción, pero he leído unas pocas y me he formado una opinión sobre el género.

Guerras de Naves: Dune no se trata de guerras de naves, torpedos de fotones o escudos protónicos. Hay dos excepciones que corresponden a momentos específicos  de los tomos 3 y 14, pero la historia no se basa en describir tácticas de guerra espacial, tecnología de combate o estrategia interestelar.

Razas: En Dune no existen razas distintas a la humana. Las pocas variaciones son deformaciones genéticas (Futars y Danzarines Rostro), pero no hay multiplicidad de razas, como en otras obras de ciencia ficción. A pesar de su repugnancia, incluso los Tleilaxus son humanos.

Tecnología avanzada: Dune rompió el esquema supertecnológico de maquinarias pensantes desde el inicio. Si bien hay tecnología, esta adopta formas y funciones bastante particulares, alejándose por completo de la tecnología predecible de Star Wars o Star Trek. Los tomos 12, 13 y 14 son particularmente ricos en descripciones de elementos técnicos fantásticos pero al mismo tiempo verosímiles. Una de las reglas básicas de la ciencia ficción madura es el respeto a las leyes físicas reales, incluyendo la conservación de la masa y la energía, y en Dune todos los artefactos cumplen esta norma (lo que no ocurre en la mayoría de los libros y cómics estadounidenses).

Argumento Central Variable: Dune es una obra donde no existe un único hilo conductor. Es decir, las máquinas pensantes, el control del   desierto y de la especia, las intrigas políticas, los duelos a muerte o las reflexiones ecológicas no son el hilo central durante toda la saga. No son 14 tomos de un solo tema con un único protagonista, de un único tema, sino que hay una agradable variación entre los ejes centrales de cada libro. Paul Atreides tiene protagonismo en dos libros y parte de un tercero, pero nada más. En muchos casos, y ese es uno de los elementos más interesantes, los personajes van pasando por diferentes etapas: los “buenos” pasan a ser “malos”. Se corrompen, se vuelven locos, son azotados por las circunstancias. Esto se nota especialmente al leer los sucesos que desencadenaron la milenaria rivalidad Atreides-Harkonnen: en realidad, fueron estos últimos mucho más sensatos, leales y humanitarios que los los primeros.

Otras reflexiones

Después de leer todos los tomos, hay algunas ideas sueltas que quiero compartir.

Titanes: En los tres primeros libros aparece la figura de los Titanes, cerebros humanos insertos en tanques de nutrientes y montados sobre gigantescos cuerpos robóticos de combate al servicio de Omnius, la supermente robótica. Salvo el hecho de destacar que el linaje Atreides proviene de uno de estos Titanes (dejando claro que es una línea sanguínea poco honorable), hay muchas páginas innecesarias.

Tanques Axoltl: Los secretos tanques Axolotl de los Tleilaxu son… (redoble de tambores…) Mujeres! Sí, mujeres. Por eso no existen las mujeres tleilaxu: desde muy pequeñas se les remueve parte del cerebro y el resto de su cuerpo (sobre todo el útero)  es usado como una fábrica de químicos, gholas y toda la serie de maravillas genéticas. Esto no es un elemento tan importante en la trama, pero hey, es un spoiler odioso!

¡No queremos cabos sueltos!: Lo mismo ocurre con la historia de Selim Montagusanos (el primer imbécil visionario que aprendió a usar garfios para subirse a un gusano de arena sin morir en el intento, tradición que perpetuarían los fremen), o el soporífero relato de como se establece la escuela de mercenarios de Ginaz. Esta última es bastante decepcionante, porque son unas cien páginas describiendo como un tipo cualquiera se transforma en el mejor destructor a mano limpia de robots, pero que nunca entra en combate porque un meteorito cae en su planeta. Es como ver una película de Rocky, donde el tipo sufre, llora, se entrena y justo antes de subir al ring, hay un terremoto y muere. En estos relatos breves, insertos en medio de una historia mayor, se nota una ligera obsesión por explicar todo, sin dejar nada fuera y sin cabos sueltos (hay una excepción, ver más abajo), lo que de algún modo alarga los libros y no ayuda del todo a mejorar el entendimiento del universo en que se desarrolla la historia.

El verdadero protagonista no es Paul Atreides: Al avanzar en la historia, queda claro que el protagonista no es Paul Atreides, sino Duncan Idaho. Esto se nota mucho antes del final.

Duncan, maestro de armas de la casa Atreides muere al final del Dune original.  La Bene Tleilax recupera su cuerpo y utiliza sus células para crear un ghola, un clon que contiene las memorias genéticas del original. Duncan, a través del proceso de crear y recrear clones, es un personaje relevante en todos los libros posteriores, y más aún a medida que se acerca al final de la saga, siendo incluso el Kwisatz Haderach definitivo.

Final Feliz: Y ya que hablamos del final… Aquí recuerdo a alguien que se quejaba de lo infantil del final. En Casa Capitular se insinúa una especie de desastre más allá de cualquier Yihad: Kralizec, “El tifón del Final de Universo”. Este desastre es el cierre de un cabo suelto de La Batalla de Corrin: al final de los bombardeos masivos con armas atómicas a los planetas Sincronizados, Erasmo y una copia de Omnius alcanzan a escapar. Viajan miles de años, alejándose del Universo Conocido y vuelven a comenzar a crear un imperio de máquinas. Kralizec es la guerra definitiva entre hombres y máquinas, quince mil años después del final de la primera. Pero a pesar de todo, no existe tal desenlace, ya que Erasmo, el típico robot con alguna falla de programación que lo hace interesarse en la esencia de la humanidad, fusiona su mente con la de Idaho, convirtiéndolo en el nexo entre humanos y máquinas pensantes.

¿Qué? ¿Ese es el final?

Gusanos de Arena de Dune

Gusanos de Arena de Dune, el tomo de la discordia

Sin entrar en detalles, el final feliz es aún más feliz. En los últimos dos tomos se indica que hay un maestro Tleiulaxu que tiene una cápsula de entropía nula con células de ciertos personajes históricos. Poco a poco van creando clones, que tendrán algún aporte que hacer en medio del caos. Se supone que existe una memoria “celular”, que puede despertarse con el procedimiento adecuado, consiguiendo que las personas recuperen los recuerdos anteriores a la muerte.

Al final Paul y Chani vuelven juntos a Arrakis. Leto  II se vuelve a fusionar con un gusano. Jessica se queda con Leto I. La humanidad es feliz y se abre un nuevo horizonte de desarrollo, crecimiento y esperanza para la humanidad, de la mano con las máquinas pensantes. El Barón Vladimir Harkonnen muere, al igual que Paolo, un clon malvado de Paul. Es decir, “vivieron felices para siempre”.

No me gustaría decir que el final de la saga es tan “happy” que uno se siente decepcionado, pero creo que las últimas páginas del último libro caen en el clásico problema de los finales. Sobre todo porque después de un par de tomos temiendo al Enemigo de las Honoradas Matres, uno espera una batalla épica en niveles extraordinarios y no pasa nada. De todos modos, son miles de páginas que de verdad valen la pena. Si pueden, lean Dune de principio a fin.

10 thoughts on “Dune, la saga completa

  1. disculpen mi ignorancia pero….esta Saga Dune es la que iba a hacer pelicula Jodoroswki???? y que nunca se hizo y ahora es como un mito urbano que hubiese sido la hiper mega producción de sci-fi???

    • la iba a hacer pero fue un elefante blanco. Esa como meterte a llevar al cine Evangelion… si tu eres lo suficientemente loco, la productora no jajajaj

  2. puedo decir que conozco algo de la historia por haber conocido parte de la trama del juego que salio (aunque nunca lo jugué).

    Seria bueno que asi como se juntó el productor de el señor de los anillos junto a otro grande (del que no me viene a la memoria su nombre ahora) realicen la trilogia de “las aventuras de tin tin” que tanto me gustó durante toda mi infancia, pudieran hacer películas de esta saga.

    Lo que hace diferente a dune es justamente la forma en que se relata todo, nada es como uno puede encontrar en otras historias, y eso en definitiva es lo que hace a la esencia de esto que mencionás vos.

  3. La verdad es que con la saga de dune, Frank Herbert puso la guinda a su carrera de escritor.

    Nos pueden gustar más o menos estos libros de ciencia ficción, pero debemos de reconocer que crean una atmósfera tal que te metes de lleno en la historia.

    Vamos, que es el tipo de libros que me encantan y me enganchan: aquellos que no te dejan indiferentes.

    Además, en este caso concreto se crea un universo entero de razas, costumbres, tecnologías, etc.

    Todo esto unido hace que este trabajo en concreto de Frank Herbert sea una obra maestra, a la altura de muy pocos escritores.

  4. me entusiasmé, aunque no leí los comentarios del final ( al parecer no deja contento, como en la mayoría de los casos) se ve entretenida la saga. Gracias por el dato,la pondré en lista de espera.

  5. Muy buen resumen, excelente. Sin entrar en detalles (o si) es una visión bastante clara delo que ocurre en lso libros y despierta curiosidad.

  6. No todos los libros de la saga los escribió Frank Herbert, de hecho creo que solo escribió los 4 primeros (y realmente el mejor es el primero, en mi opinión) Todos los demás son muy posteriores y son de otros autores.

¡Comenta!