Cómo Ecochilectra se aprovecha de ti

Perdiendo el tiempo Dando vueltas por Internet me encontré con un programa de Chilectra para fomentar el reciclaje. Se llama Ecochilectra, y la idea central es que las familias junten materiales reciclables, los vayan a dejar a un centro de acopio y ahorren una cantidad de dinero de la cuenta de electricidad proporcional a la cantidad de basura que hayan entregado. Si lo prefieren, pueden elegir donar ese monto a alguna institución de caridad en lugar de obtener el descuento.

Esta iniciativa es el tipo de cosas que hace que nos gusten ciertas empresas: su compromiso social, sobre todo cuando se trata de monopolios, como Chilectra o Aguas Andinas, que tienen pocos incentivos a realizar campañas de este tipo porque tienen un mercado atrapado. Suena bien ¿verdad?

Por supuesto que no.

Ecochilectra
“Reciclemos hoy porque está de moda y así mejoramos nuestra imagen corporativa”.

Esta idea de Chilectra pasa, a mi juicio, al rincón de “buenas ideas que no funcionan”. La buena idea está clara: hay personas que se preocupan de reciclar de acuerdo a ciertas instrucciones, reúnen algunos cachureos o basura y de alguna forma se transfiere algo de dinero a alguien que lo necesita, sea la misma persona/familia o una institución, y ponemos nuestro grano de arena para salvar el planeta. Todos ganan.

La parte que no funciona es la que explicaré a continuación.

En términos básicos todo el problema es que hay un tope al dinero que se puede obtener reciclando de esta forma: $24.000 al año. Eso significa un ahorro de $2.000 al mes.

Soy un hombre soltero que vive solo, sin televisor, consola de videojuegos ni lavadora. Mi cuenta de electricidad es de entre 8-10 mil al mes. ¿Cuantas personas viven en su casa y de cuanto es la cuenta de electricidad? ¿Qué porcentaje de la cuenta promedio es el que puedes ahorrar con $2.000 de descuento? ¿10% en el mejor de los casos?

En el sitio web no indican cuanto pagan por cada tipo de material entregado, pero supongamos que usan los valores de mercado. Haciendo el cálculo, dos mil pesos equivalen a:

  • 100 latas de aluminio.
  • 10 kilos de tapitas de botellas.
  • 40 kilos de cartón.
  • 35 kilos de envases tetrapack.
  • 20 kilos de papel blanco.
  • 60 kilos de envases de vidrio.

Por supuesto, todos los envases deben venir limpios y secos, por lo que hay que lavar cada botella. Eso implica un costo escondido para los recicladores: el precio del agua y el tiempo de realizar tal tarea. (Nota: ¿se dan cuenta del desperdicio de agua que significa limpiar envases de esta forma? ¿Se les ocurre algo menos ecológico que desperdiciar agua potable de esa manera?)

Las familias que, a mi juicio, estarán interesadas en hacer un esfuerzo para ahorrarse dos lucas son las de ingresos más bajos. Digamos que pueden ahorrar lo suficiente para un almuerzo al mes. Sin embargo, ¿de donde van a sacar tanta basura reciclable? Hay una contradicción evidente: las familias que necesitan reciclar para ahorrar parte de su cuenta de electricidad, son las que tienen menos posibilidades de reunir suficiente material reciclando su propia basura. Esto significa que:

  1. Aún reuniendo todo el material reciclable que generen a través de su propio consumo, no alcanzarán a ahorrar el máximo permitido.
  2. Para alcanzar a reunir suficiente basura, tendrían que hacer un esfuerzo adicional para conseguirla.
  3. Como hay un límite al ahorro (ni se puede obtener dinero en efectivo si ahorras más de lo que gastas), no existe un incentivo a reciclar más basura.

La huella de carbono escondida

Beneficios Ecochilectra
Si esto no les huele mal, tienen un serio problema de falta de oxígeno en el cerebro. Sobre todo por la parte de “noble iniciativa”, un adjetivo poco coherente cuando se lo arroga uno mismo, ¿No les parece?

Cuando escribí sobre los ecoladrillos, señalé que hay un costo escondido y una huella de carbono asociada a tal procedimiento: el tiempo de reunir el material, de llevarlo al centro de acopio, y el costo de transporte de ir a dejar las cosas al centro de recolección. La misma situación aplica en este caso.

Hagamos la siguiente suposición: juntando basura para Chilectra usas tres horas al mes en todo el proceso: dos horas en total para separar el material reciclable de la basura (una tarea cotidiana, a menos que juntes toda la basura para separarla de una sola vez, algo impracticable por higiene, espacio y sentido común), y una hora en el viaje de ida y vuelta al centro de acopio.

El salario mínimo en Chile es de $210.000. Si consideramos una jornada laboral promedio de 45 horas a la semana, tenemos que el salario por hora mínimo es $1160. Si usas tres horas de tu tiempo para recibir $2.000, significa que el valor de tu hora/hombre es inferior al sueldo mínimo. No sólo eso, sino que además no recibes dinero en efectivo, sino un descuento. Dos mil pesos de descuento no valen lo mismo que dos mil pesos en efectivo ¿Verdad? Es como una giftcard que sólo puedes usar en una tienda y esa tienda solo vende un producto: electricidad. ¿No es mejor un Manuel Rodríguez en la billetera? ¿Verdad que sí? Dos mil pesos de descuento valen menos que dos mil pesos en efectivo.

El segundo costo escondido es el transporte. En el caso de los ecoladrillos, podemos suponer que hay una cantidad de botellas que puedes llevar en un medio de transporte ecológico (a pie, o en bicicleta). pero ¿imaginan llevar diez kilos de tapitas en una mochila en la espalda? ¿veinte kilogramos de papel blanco? Suena posible pero estarán de acuerdo conmigo a que parece una gran molestia ¿Soluciones?

  • Hacen varios viajes a pie o en bicicleta (lo que hace que inviertan más tiempo para ganar el mismo descuento de $2.000, lo que reduce el valor de su tiempo (hora/hombre en una tarea productiva) al nivel de un chino encerrado en una fábrica de Iphones piratas) o…
  • ¡Van a dejar los materiales en automóvil! Lo que implica que deben descontar el costo de la bencina del ahorro de esa giftcard y además deben reducir su aporte ecológico por la huella de carbono extra que están generando al quemar combustible fósil!

Hay dos problemas serios en esta iniciativa: el primero es que hay un límite a lo que se puede ahorrar, lo que desincentiva a cualquier persona o familia que esté por encima del umbral del salario mínimo. ¿Tanto esfuerzo para ahorrarse dos lucas? No lo vale. De hecho no importa su ganas tan poco como el sueldo mínimo: es más eficiente trabajar dos horas extras al mes para ganar $2.600 que trabajar (en el mejor de los casos) tres horas para ahorrar (con suerte) $2.000.

El segundo problema es que el microrreciclaje es ineficiente por falta de economías de escala, lo que genera más contaminación de la que ahorra. Pero claro, deja a los ecologistas de cartón con la sensación de haber hecho mucho por el mundo.

¿Y si elegimos donar el dinero?

Digamos que todo lo anterior te importa poco porque en realidad lo que te interesa es donar el dinero a alguna institución de caridad. Entonces juntas todo el material reciclable que puedes, vas a dejarlo al centro de acopio y te dan un papelito que dice que el equivalente en dinero se entregará a la institución que elegiste. Todo bien.

¿O no?

Adivinaste. Chilectra no hace una donación a nombre tuyo. Lo hace en su propio nombre, tal como los supermercados que te piden parte del vuelto para alguna fundación. Eso significa que todo el dinero que entregue le permite descontar la misma cifra de los impuestos que debe pagar por sus utilidades. El dinero que Chilectra dona lo obtiene vendiendo materiales que tú le regalas, gastando tu propio tiempo y esfuerzo en la recolección y entrega.

Si quieres ayudar a una institución de caridad, tiene más sentido que dones tiempo de calidad haciendo voluntariado (no tiempo recolectando y clasificando basura), o que entregues el dinero en forma directa. De lo contrario estás trabajando por menos del sueldo mínimo regalando tu trabajo a Chilectra, que se ahorra impuestos al mismo tiempo que te hace creer que estás haciendo algo para salvar el planeta. ¿No es acaso una iniciativa hermosa?

Números concretos

Ecochilectra no es una iniciativa nueva, ojo, sino que lleva dos años operando. Estuve buscando información de sus resultados, y esto fue lo que encontré:

A la fecha (mayo de 2013), Ecochilectra, en sus formatos móvil y de ubicación fija, supera las 378  toneladas de material reciclado, equivalente a $5.420.000.

Esto significa que el kilo de basura promedio vale ¡14 pesos! Por lo que para ahorrar el máximo posible ($2.000), debes juntar y transportar… ¡142 kilos de basura! ¿Cuanto tiempo crees que podrías demorarte en esa tarea? ¿Tres horas? Sueña. Yo diría que por lo menos una hora por cada diez kilos de basura.

…el promedio de acumulación de material reciclable por cliente al mes llega a los 16 kgs.

$224 pesos por cliente. Imagina trabajar tres o cuatro horas manipulando basura para ahorrar $224. Qué buen negocio, ¿no?

Bueno, como dicen por ahí “algo es algo”, ¿no? Bueno, Chilectra ha ganado una gran cobertura en medios e imagen corporativa a un costo incomparablemente bajo, y ganado algo por descontarse impuestos (bien poco, en realidad, porque los montos son demasiado pequeños como para ser considerados relevantes en la contabilidad de una empresa de ese tamaño), cuando su “aporte” es en realidad despreciable (desde el punto de vista estadístico): Santiago genera dos millones 700 mil toneladas de residuos al año, y haber reciclado, calculo, 500 toneladas en dos años de Ecochilectra equivale a 0.018% del total.

Escrito por Boolture

3 Comentarios en “Cómo Ecochilectra se aprovecha de ti

  1. p_pandora Responder

    Febrero 12, 2014 at 10:54

    Te odio… mataste mi alma recicladora que queria ir a dejar cosas mas cerca que el puto punto limpio a la chucha del mundo porque aqui en Santiago centro no hay espacio :(

    Besos

    • Boolture Responder

      Junio 9, 2014 at 4:16

      Hubo una conversación en Twitter al respecto. En realidad, dado que no se está entregando dinero de la persona, esa donación no pasa a la contabilidad especial. Se trata de una transacción comercial como cualquier otra, en que la persona vende materiales y recibe una compensación a cambio. Esa compensacion puede ser un descuento o dinero para una institución.

¡Comenta!