El límite de la libertad de expresión

La definición de Libertad de Expresión es vaga y depende de cada país. Seguro que hay alguna organización internacional que a nadie le importa un carajo, como Amnistía Internacional o Human Rights Watch, que tiene alguna definición más concreta.

Leyendo por ahí encontré el caso de Ake Green,  un pastor sueco que fue procesado por sus prédicas en contra de la comunidad homosexual, en más o menos este estilo:

La homosexualidad es anormal, es un cáncer en el cuerpo de la sociedad

Algunas organizaciones homosexuales se enteraron, lo denunciaron y fue condenado en primera instancia a un mes de presidio. Sin embargo, fue absuelto tras la apelación, en concordancia con el respeto a su derecho a la libre expresión, aún cuando fuesen llamados al odio y discriminación.

Cito la pregunta de Ffuentes, donde encontré la noticia:

A la luz de los DD.HH. ¿es admisible que un religioso (sea cual sea su postura) amparado en la libertad de expresión y religión discrimine a una orientación u opción sexual y/o a quienes están involucrados en ella? ¿No se pasa a llevar más derechos humanos por proteger la libertad de expresión?

Cuando se empieza a callar la opinión por temor a que a alguien le moleste, estamos a un paso de la censura, de no hablar, de no ofender, de no preguntar. Mientras más libertad de expresión haya, más posibilidades de control de las autoridades, de los grupos de poder, de las sectas y grupos oscuros por parte de los ciudadanos.

Por tanto, que se vayan a la mierda los fletos, los nazis, los judíos, los comunistas, los gitanos, los peruanos, los bolivianos, los chilenos, los indios, los polacos, los ecologistas y todo el mundo en general.  Tengo derecho a insultar a quien sea, a mentir, a inventar noticias o degradar opiniones, gustos o tendencias. La libertad de expresión es la forma concreta de la libertad de pensamiento, y en última instancia negar ciertos discursos es negar la posibilidad de pensar.

7 thoughts on “El límite de la libertad de expresión

  1. Ese derecho solo lo puedes aplicar en Suecia legalmente hablando. En nuestros países tercer mundista no los jueces les importa un comino los derechos humanos de las minorías por lo que ninguno se calentaría la cabeza con alguna denuncia de este tipo, porque en sus éticas y principios no existe los derechos humanos.

  2. A mi parecer la diferencia se encuentra en la influencia y poder que tiene la persona que genera el discurso…. No es lo mismo que un pastor o un presidente digan que la homosexualidad es un virus, a que lo diga el panadero…… Al panadero lo apalearía la orda de travestis.
    No estoy de acuerdo que la libre expresión forma parte del mentir, inventar o degradar, puedes hacerlo, pero no existe ese derecho. Por algo te pueden demandar por calumnias.

  3. (Excelente columna)
    Suecos poh weón… y encima evangélicos!!
    Está claro que los límites de la libertad de expresión son difusos; y llamar “cáncer” a un wn o grupo de wns los ofende, pero para eso debe existir un mecanismo que faculte a los ofendidos a perseguir al ofensor, y sea un tribunal quien decida; establecer a priori cortapisas a la libertad de expresión es una pésima decisión, que atenta contra el más básico de los valores, y el único que le da sentido a la vida: la libertad

¡Comenta!