El periodismo no muere

¿Escucharon alguna vez algún comentario del tipo “los juglares del medioevo fueron los primeros periodistas“?

Se suponía -vaya Wikipedia a saber- que fueron los primeros en pasar por diferentes lugares contando historias. En una época donde diez kilómetros era muy lejos y para llegar a otra aldea había que marchar dos días, sus relatos eran la única manera de enterarse de hechos acaecidos en otros lugares. Que es lo mismo que hacemos ahora, sólo que además sacamos fotos y videos. Así que aunque pueda ser inexacta, la idea es verosímil.

Los juglares decayeron en su momento, pero el periodismo no murió con ellos, claro está. Tampoco presenciamos la muerte de la Justicia porque dejaron de existir verdugos (verdugos old school, los que usaban un hacha para decapitar y no una inyección letal). Y aunque a muchos les gustará hablar de que el periodismo está pasando por la última fase de su agonía -previa a la deshonrosa sepultura junto a la Frenología, Mesmerismo y otras pseudociencias- mi parecer es que están equivocados.

Sí, ya conocemos ese cuento del periodismo ciudadano, los blogs, la web 3.0 (hablar de web 2.0 es tan last week), redes sociales, periódicos comunitarios y todas esas mierdas con que algunos tratan de lavarle el cerebro a los incautos, y nos aseguran que tienen mucha atención y crecen en alcance. Pero hagamos lo que todo periodista debe hacer: dejar de creer los supuestos y tratar de examinar los hechos conocidos.

Muchos criticaron a los periodistas por llegar tarde a la ola tecnológica y cultural de Internet como fenómeno social. Y es verdad que se subieron con bastante retraso, probablemente porque seguían con sus grabadoras persiguiendo subsecretarios. Fueron otros los que crearon los medios digitales y otros los que le sacaron el primer provecho. Pero a medida que los periodistas empiezan (empezamos) a tomar nuestro lugar dentro de la comunicación y transmisión de ideas dentro de “esa-enorme-cosa-llamada-Internet”, vamos quitando terreno al resto. Simplemente porque aprendemos a escribir de determinada manera, porque estamos obligados a redactar de otro modo, y a usar el lenguaje con algo más de acierto. Mientras más periodistas salen de los medios convencionales para sumergirse en los medios digitales, más terreno abarcan. Escribimos mejor, relacionamos mejor, entregamos mejor información. Punto. (los periodistas de privada no se incluyen en esta categoría, porque son pésimos en su enorme mayoría).

Es cierto que para escribir bien no se requiere ser periodista, ni tampoco es requisito para tener un blog exitoso. Pero mi impresión es que la tendencia es que aunque todo el mundo pueda tener un blog (como todos pueden tener un diario de vida), aquellos que necesitan información siempre tienden a buscarla donde haya periodistas creándola.

Esto me lleva al segundo punto. Miremos Alexa. Los cien sitios más visitados en Chile. Denle una mirada y vuelvan.

Alguien puede argumentar que aparecen WordPress y Blogger como sitios muy visitados. Pero hay millones de blogs en cada uno, (salten acá los idiotas que dirán algo como “es que eso es el Long Tail”), y la mayoría no tiene más visitas que el mío. De hecho, probablemente menos. Es posible que haya algunos muy buenos, ya sean personales o sobre algún tema, pero lo que yo veo es que cuando la gente quiere información que considera fidedigna, va a un medio tradicional. No al diario comunal electrónico, no al blog popular, sino al sitio web de lo que considera un medio de comunicación “serio”. No a los pequeñitos, no a los “superblogs”, sino a El Mercurio (que miente), La Tercera, Chilevision, Canal 13. La única excepción es Terra, que es parte de un conglomerado internacional, donde trabajan periodistas y que difícilmente puede ser llamado “blog”.

En esos medios, la mayoría de los que crean información son periodistas. Pensemos en un medio tradicional pequeño, como el Diario Financiero. No hay ninguna red de blogs en Chile, o en Latinoamérica (y muy pocas en el mundo), que pueda alojar una estructura de 40 periodistas estables, 15 diseñadores, más el personal comercial, en un edificio propio (chico y feo, pero son 7 pisos). Y eso no es porque sea un medio enorme. El periodismo ciudadano puede irse un ratito a la cresta, porque no todo el mundo está interesado en andar con el teléfono móvil o la cámara de fotos siempre lista por si pasa algo digno de aparecer en el noticiero de las 21:00. Muy por el contrario. A la mayoría le importa un soberano huevo, y el mejor caso son las radios comunitarias, que salvo raras excepciones, no pasan de ser un interesante experimento. ¿Han visto algún blog comunal exitoso? Yo tampoco. Y aunque hay canales de TV y diarios que piden que los televidentes/lectores les envíen fotos o noticias, lo que se emite no llega ni siquiera a “una nota por semana”. Las explicaciones pueden ser que:

  1. El material enviado es malo, por tanto no sirve y el periodismo ciudadano es una mierda.
  2. Los periodistas ciudadanos envian pocos videos/fotos/noticias y por tanto no hay suficiente material.
  3. Sin importar la cantidad o calidad de lo que se envía, no supera los criterios editoriales.

Claro que el periodismo ciudadano tiene una ventaja: hay 99% de certeza que no habrá un periodista listo para cubrir un hecho de naturaleza aleatoria cuando éste ocurra. Pero el periodismo no es sólo estar parado en el momento exacto a la hora correcta, y nadie se ha ganado el Pulitzer por sacar las primeras fotos de un accidente.

Leo en intertextual (Ciberperiodismo sin periodistas)

En su lugar, surgirán personas que buscan por sí mismas la noticia, que no esperan a que un comunicador haga el trabajo por ellos. Personas que ya en un tiempo fueron “prosumidores” y salieron del letargo económico para pasar a un estado de actividad constante.

El ciberperiodismo, entonces, estará repleto de personas, pero ninguna de ellas será el periodista clásico que todavía hoy conocemos. Las carreras de comunicación social poco a poco irán mermando su radio de acción y cada uno ya no necesitará de estudios para elegir entre una información verídica y otra totalmente errónea.

Estoy totalmente en desacuerdo. La tendencia del ser humano es al ocio y a consumir todo lo más predigerido posible. ¿Que alguien va a  buscar noticias por su cuenta? Uno en diez mil, tal vez. Del mismo modo que en las búsquedas en Internet el 99,6% de los usuarios nunca pasa de la primera página, la misma proporción debe ser la gente que sale de los medios convenciales para buscar la información. Sí, esperan que hagamos el trabajo por ellos, porque el ser humano quiere comodidad y pagará por ella. Incluso teniendo tiempo, interés y acceso a internet, preferirá ver fútbol por la tele.

Con respecto al segundo párrafo…  Gimmie a break.  Si el usuario promedio amante de las noticias sabe editar audio y video, producir un programa, hablar en público, escribir noticias y guiones, con conocimientos de comunicación interpersonal y de masas, producción de significantes y análisis del sentido, diseño, programación y SEO… Entonces sí, el periodista está a un paso de la extinción. Nótese que estoy hablando de cosas que hasta un tipo flojo como yo maneja con bastante soltura, y no donde otros periodistas se lucen (comunicación  organizacional o relaciones públicas, por ejemplo). Creo que el campo de acción de los periodistas es enorme, con la única limitación de los niveles  y áreas de especialización. Lo que pasa es que la gente asocia periodismo con reporteo, del mismo modo en que le parece que los videjuegos o la animación japonesa es necesariamente para infantes. Y esto aplica para el periodismo convencional, ciber periodismo, periodismo ciudadano o cualquier otra arista del tema.

Además...¿Hay algún blog que envíe a sus no-periodistas a las conferencias de prensa? Aquí estoy siendo injusto: muchos blogs hacen lo imposible por acreditarse para eventos, viajar y cubrir sucesos importantes. Pero rara vez veremos que un blog pequeño va a hacer un despliegue técnico y humano de gran envergadura. No pueden hacerlo. Dudo que lo hagan en el corto plazo, ni siquiera cuando la torta publicitaria se reparta mejor. Hacer un blog cuesta casi nada (el mío cuesta apenas US$ 20 al año), pero no por muchos pequeños sitios especializados que haya vamos a ver una mayor fragmentación en la credibilidad de algunas medios. Y una cosa es mandar, con esfuerzo, a un blogger a algún evento planificado con seis meses de antelación, y otro tener una infraestructura que permita cubrirla contingencia del día a día. Es un trabajo de mierda, pero alguien tiene que hacerlo y tiene sentido que lo haga un profesional medianamente entrenado.

Mientras la gente puede pasar su tiempo en muchos lugares de la red, cuando busque información tenderá a ir hacia los medios tradicionales, donde hay periodistas haciendo el mismo trabajo de mierda de siempre. Y el periodismo -llamar, preguntar, reportear, vender pomadas, hacer entrevistas, pensar, relacionar, contar la historia, vender el producto, autocensurarse, encontrar lo que no está a la vista- no va a desaparecer. Va a cambiar, claro. Es lo que siempre pasa. Pero no habrán seis mil millones de reporteros compartiendo información y creando sus propios canales, sin importar que haya mucha gente com cámaras sacando fotos de todo lo que le pase alrededor. El periodismo no va a desaparecer porque la necesidad de información es eterna, y aquellos que estén mejor preparados para encontrarla, procesarla y mostrarla serán quienes lo hagan. Esa es mi apuesta.

Escrito por Boolture

3 Comentarios en “El periodismo no muere

  1. alia Responder

    Julio 1, 2009 at 7:10

    Si el post es largo los comentarios tambien lo serán… yo tratare que el mio no pero tengo que digerir todo el contenido primero aunque me llama la atención lo siguiente:

    Hay una palabra que no aparece en tu post y creo que es en lo que se basa la profesión del periodista: credibilidad.

    Las personas medianamente cultas nos informamos en medios creíbles y con trayectoria que avalen la entrega, no con titulares ni menos con blog.

    A las pmc (personas medianamente cultas) no solo nos interesa “el ultimo minuto” sino el analisis noticioso y su proyección en la sociedad y esto requiere un profesional calificado, o varios segun sea el caso

    El periodista es un profesional que recibe retribución por sus estudios, su perfeccionamiento y su trabajo. Cual de esos ciudadanos va a trabajar por las gracias?? Cual estara dispuesto a pagar de su bolsillo viajes, hoteles, comida para desplazarse al lugar de la noticia?? Cual ira a paises en guerra arriesgando la vida por postear para un blog?
    Es decir estos reporteros tienen como maximo radio de accion lo que no les signifique gastos personales( a no ser que alguno sea millonario y haga esto como un hobby).

    Cuando una mujer va a parir no va directo al cuartel policial aunque alli halla personal que la pueda atender… hasta yo podría hacerlo si es necesario, ni le pide al taxista que circunstancialmente pasaba por el lugar que traiga al mundo a su bien mas preciado: su hijo. Esa mujer va a un hospital, consultorio, centro medico o en ultimo caso llama a la ambulancia, es decir pide ayuda a profesionales, solo en casos extemos y es por eso que salen en la tele mas como curiosidad que como noticia, cuando son atendidas por otra persona ajena al pesonal sanitario.
    Concuerdo con Boo… atrapar una noticia no nos convierte en periodista.
    Pongo un ejemplo muy actual: Irán esta cerrado a toda información periodistica e internet ha sido parcialmente bloqueado, lo poco que sale de alli es enviado por los ciudadanos reporteros que han usado sus telefonos móviles para captar la represión callejera. Todos estos videos han sido emitidos por importantes cadenas de televisión pero dejando muy en claro y ademas subtitulado que no se puede saber si que la información que han entregado sea cierta ya que no hay manera de ratificar los videos.
    cuando ocurrieron los hechos? Por que? corresponden todos al mismo dia y son diferentes versiones? Quién los envio? Para que?

    Tener dos o mas versiones de una misma noticia nos permite tener dos angulos de visión es decir ratificar en que medida que es cierta o no y cual es la importancia real para la sociedad, cosa un poco dificil para el reportero ciudadano que trabaja en solitario, con radio de accion limitado, con escasos recursos y preparación básica en la profesión.

    Resumen: pastelero a tus pasteles

  2. Myriam Responder

    Julio 1, 2009 at 6:32

    Primero: no concuerdo con la idea de que “los juglares del medioevo fueron los primeros periodistas”. Personalmente, adhiero más a la teoría de que el periodismo es un producto intrínseco de la sociedad moderna, burguesa y liberal.

    Segundo: decir que porque un tipo sacó una foto de un choque ocurrido frente a su casa con su celular está haciendo “periodismo ciudadano” me parece una idiotez. La gente siempre ha sido una fuente de información, lo que pasa es que ahora tiene los medios para hacerla llegar mucho más rápidamente. En conclusión, me parece un fenómeno más asociable a la instantaneidad de la información, la globalización y toda esa cosa, que al mentado “periodismo ciudadano”.

    Tercero: para hacer “periodismo ciudadano” tendrían que tener los medios, la credibilidad y algunos estudios (o al menos práctica, que soy de las que piensan que esto es más un oficio). Requisitos excluyentes para cualquier pelagatos X. Punto.

    Cuarto: tuve el ramo de “periodismo ciudadano” en la U y fue una mierda. Aprendí un par de cosas: a) no existe y b)aún si existiera ¿a quién le interesa conocer la realidad diaria? (ni cagando pagaría por leer lo que me pasa todos los días, la weá fome XD).

  3. Ric. Responder

    Agosto 7, 2009 at 10:30

    Sere breve. Pude leer todo tu post, me parecio tremendamente interesante y concuerdo cotigo en que la necesidad de informacion es inagotable. Sin embargo, aunque el periodismo me llama la atencion, jamas nunca seria periodista. No creo que sea rentable ese mundo a menos que seas hijo del amigo, del amigo del amigo, que es amigo, del otro amigo del dueño…
    Saludos.

    PD:COMO puedo hacer un blog similar?, pagando 20 dolares nuales?…
    Say to me, please.

¡Comenta!