¿Es posible que las mujeres tomen una decisión simple?

Escribí anteriormente sobre la tendencia de algunas personas de tomar decisiones importantes  de un sólo golpe y sin reflexionar mucho al respecto. Sin embargo, hay otra clase de decisiones donde las mujeres en particular se desempeñan bastante mal. Las decisiones cotidianas simples.

No me gusta mucho ir a comprar ropa. Cuando lo hago, decido en pocos segundos si es que “parece” haber algo en la tienda por lo que valga la pena pagar. De hecho muchas veces compro algo sin probármelo siquiera. Eso puede llevar a uno que otro error tonto, pero a estas alturas ya soy capaz de adivinar en la mayoría de los casos sin tener que ir al probador. En resumen, puedo entrar a la tienda, elegir, pedirle el teléfono a la cajera (si lo vale), pagar y largarme en menos de cinco minutos.

Las mujeres, en cambio, aman comprar, sobre todo cosas inútiles. He escuchado a muchas que declaran formalmente odiar ir de compras porque nunca encuentran algo de su talla/gusto/presupuesto, pero creo que son las menos. En general creo que aman pasar horas mirando porquerías que saben que no van a comprar, o pagando por algunas que no sirven absolutamente para nada. No tiene nada de malo, aclaro, es parte de su manera de ser.

El problema ocurre cuando una mujer es incapaz de decidir cuando está hablando con un hombre. Insisto, no me refiero a decisiones importantes, sino a las nimiedades de la vida diaria.

Este es un diálogo real (adaptado para proteger la identidad de los afectados). Usaremos la letra O de “ombre” (SIC) y letra N de “ninfa”.

O:¿A qué hora sales?
N: Como a las cuatro.
O: Ok, a qué hora te paso a buscar?
N: No sé.
O: Dime tú, yo me acomodo.
N: …
O: ¿A las cinco?
N: No sé.
O: ¿A las seis? (ya algo molesto)
N: No sé, dime tú lo que te queda mejor.
O: Te digo que me da igual, ¿a las siete? a esa hora hace menos calor.
N: Todavía hace calor a las siete.
O: ¿A las ocho entonces? ¿Nos juntamos a esa hora?
N: No sé.
O: (contando hasta diez). Te paso a buscar a las seis en punto. ¿Ok?
 N: Bueno.

Acá hay otro ejemplo:

O: ¿Podríamos ir al cine, no?
N: Mmmmm
O: ¿Mmmmmm? No quieres ir?
N: Es que no tengo plata.
O: ¿Y? Yo te invito.
N: Mmmmm
O: Qué quieres ir a ver?
N: No sé, lo que tú quieras.
O: El transportador 3!
N: ¿Esa es de balazos?
O: Ehh… sí, debe tener algunos.
N: Mmmmmm.
O: Ok, elige tú. No hay problema.
N: Es que como no soy yo quien paga, entonces no puedo elegir la película.
O: ¿Qué importa quien paga? Revisa la cartelera y me dices qué vemos y a qué hora.
N: Dan Casablanca a las 20:30, Soldado Universal a las 20:45, Apocalipsis Now a las  20:50 y Rocco Invade Polonia a las 21:00.
O: Gracias, yo también sé leer. ¿Qué vamos a ver, y a qué hora?
N: No sé po’. Dan Casablanca a las 20:30, Soldado Univer…
O: Ya, ya! Veamos Rocco Invade Polonia. Donde nos juntamos?
N: No sé…
O: (azotándose la cabeza contra el piso).

Tenía pensados otros 20 ó 30 ejemplos, pero creo que se entiende la idea. No comprendo porqué muchas mujeres son incapaces de ayudar a los hombres tomando algunas decisiones. Alguna mujer dirá que lo que hacen es “guiarnos” hacia la respuesta correcta (que es lo que ellas quieren que hagamos), mediante la negación de posibilidades:

O: ¿Comamos algo rico?
N: Bueno.
O: ¿Pizzas?
N: Engordan mucho.
O: ¡Comida China!
N: La preparan con ratones.
O: Pollo con papas!
N: Tiene mucha grasa.
O: ¿Sushi?
N: Mmmmm, bueno ya.

¿Por qué no se ahorran la saliva? A título personal debo decir que me gusta que cualquier mujer (pareja, amiga), sea capaz de decir algo en voz alta sin tener que acribillarla con preguntas. Esto no sería un problema si después no se quejaran por lo que decidimos. Que la comida no les gusta, que siempre vamos al mismo lugar, que hubiese preferido ver otra película. ¿Por qué carajo no lo dijeron antes? Si quieren que las traten de igual a igual y no como unas tontitas, entonces hablen. Si no quieren, no se quejen de que las tratamos como seres inferiores. Si nadie les pregunta, pero tienen ganas de hacer algo, díganlo. Pero no digan “tengo ganas de salir” y que seamos nosotros los que pensemos en 25 alternativas. Si dicen “quiero hacer esto y aquello”, sería una gran alivio.

Hay otro tipo de mujer, que es la que asume el papel masculino en la relación, y que decide todo por él, desde lo que come, como se viste, con quien habla y donde trabaja. Aprovecho de enviar un saludo para mi ex-amigo Maximiliano Larrecheda Iturra, que pertenece a esta poco valorada categoría de hombres: los sometidos agarrados de las pelotas.

Si alguien me responde esta genuina pregunta con “A las mujeres hay que quererlas y no entenderlas”, se gana una patada en los huevos.  Ya que algunas mujeres suelen pasar por acá, me gustaría me dieran su opinión. Nótese que no es un problema solo mío, sino más bien generalizado, así que no se escuden en que soy un tipo demasiado mañoso. Que lo soy, pero no viene al caso.

Escrito por Boolture

18 Comentarios en “¿Es posible que las mujeres tomen una decisión simple?

  1. KARCHEDON Responder

    Diciembre 29, 2009 at 2:29

    Definitivamente eres un misógino en toda regla.

    ¿Cual es tu trauma con las mujeres?

    • Boo! Responder

      Diciembre 29, 2009 at 2:31

      Definitivamente eres un troll en toda la regla.

      ¿Cual es tu trauma conmigo?

  2. KARCHEDON Responder

    Diciembre 29, 2009 at 4:14

    “Definitivamente eres un troll en toda la regla”
    ¿Esa es tu respuesta…?

  3. KARCHEDON Responder

    Diciembre 29, 2009 at 4:15

    Así , con respuestas tan simples no resulta divertido.

  4. Amermelá Responder

    Diciembre 29, 2009 at 4:51

    Ya, ya, “successful troll is successful”. Ahora, que se vaya.

    En mi calidad de mujer (igual es una lata definirse a sí mismo mediante el género) no puedo sino afirmar lo que planteas en el post. Ni ahí con la solidaridad femenina y esas vainas; mis congéneres son hueonas o yo soy así, medio camiona, ya que una de las cosas que más me molesta es la facilidad que las minas -ellas, no yo- tienen para complicarse con tonteras. Estudié en un colegio conocido por su alta tasa de lesbianismo*, por lo tanto ahí el problema no era tan evidente; sin embargo, al salir al mundo mixto de la universidad varias veces terminé arrancando de la fila del kiosko porque ellas no sabían si elegir un Capri o un Leblon, por ejemplo (con vistazo a las calorías de cada uno y todo el show).

    En fin. Valor para aguantar.
    Saludors :)

    *con esto no quiero decir que todas las fletas sean machorras ni que no exista gente hétero que tenga complejo de camión.

  5. elpulemto Responder

    Diciembre 29, 2009 at 11:02

    Lo he dicho una y mil veces: si una mina me sale con un diálogo de ese tipo, con suerte aguanto responderle una vez y después lanzo una puteada. Soy intolerable a la estupidez humana, y por eso mismo estoy solo XD!

  6. Alejandra* Responder

    Diciembre 30, 2009 at 2:57

    Entiendo tu sufrimiento. Pero creo que a pesar de estar cerca, no das en punto exacto del origen de esto. Igual me impresiona la paciencia que tienes con tu Ninfa, Ombre. Pero, entiendo completamente sus razones para no decidir, y no es que no tenga opinión, es que no quiere hacer algo que te desagrade y lo termines haciendo solo porque ella quiso.

    Yo también evito al máximo hacer infeliz al otro, pero trato de no hinchar pelotas. Se me ocurren cuatro maneras en que resuelvo estas situaciones:
    – Dejo que me dé la lista de opciones que él quiere y elijo entre ellas.
    – Si realmente me da lo mismo, acepto la primera opción propuesta.
    – Pongo mis condiciones (“sin monstruos”, “sin aceitunas”, etc.), lo que achica el espectro de alternativas.
    – Doy mi opinión en la primera instancia y luego no dejo de repetir: “No tenemos que hacer eso si no quieres, no tenemos que hacer eso si no quieres, no tenemos que hacer eso si no quieres, de verdad quieres?”

    Es cierto que es una lata para ti, pero puedes verlo como que ella solo te quiere satisfecho y feliz. :mrgreen:

    (Llegué a casa a las 22:15 y sin pololo :| )

  7. Ric. Responder

    Diciembre 30, 2009 at 9:42

    que fome.

  8. No tan mina Responder

    Diciembre 30, 2009 at 11:13

    Sí, las minas son (y a veces ‘somos’) jodidas, pero no creo que mucho más que los hombres. Y aquellas que lo son más que el promedio es por ser pelotudas, no por ser minas no más.

    Me llamó la atención algo que dice Alejandra: “no es que no tenga opinión, es que no quiere hacer algo que te desagrade y lo termines haciendo solo porque ella quiso”. Si realmente lo hace por eso lo encuentro un poco tonto. Se supone que con alguien tan cercano como tu pareja, existe (o por lo menos debería existir) la confianza para que, si yo propongo A y al otro no le convence 100%, me proponga B o un A 2.0. O sea, se negocia. Y negociar no es decirle ‘ay, no sé, mi amor, decide tú’, es tratar de encontrar el panorama que ambos puedan disfrutar ¿es tan difícil? No lo creo, al menos a mi me resulta (ponga acá el sello de calidad garantizada :mrgreen: )

  9. Boo! Responder

    Diciembre 30, 2009 at 2:49

    @Amermelá: el caso del leblon/capri es indicativo. Se entiende que no es la GRAN decisión de sus vidas, no es el vestido de novia. Lo peor que es si alguien les dice “compra ambos”, tampoco lo harían.

    @elpulemto: hay que tener paciencia. Mucha. Si no, para eso está la mano y las señoritas de la vida)

    @alejandra*: por tratar de conseguir algo obtienen lo opuesto. Si la idea es no molestar, a la larga molestan mas por no decidir, o por ser tan odiosamente inseguras.

    @no tan mina: negociar es parte de las relaciones humanas, incluyendo las de pareja. Mucha gente no lo entiende así, lamentablemente. Por ejemplo yo acepto ver un programa como “Decora tu casa”, mientras no me jodan para ver “Padre de Familia”. Ceder un poco a cambio de algo.

  10. Melissa Responder

    Enero 7, 2010 at 12:50

    Ay, no sé qué poner xD

    Todos hemos pasado por eso. Al principio, cuando lo hacía era por poco interés, temor a ver una mala cara por mi elección… Era para evitar quejas, en realidad, y no hacerme cargo de mis decisiones. Ahora me da igual pero, como llevo unos cuantos meses sin pareja (LOL), no puedo decir que haya erradicado esas inseguridades.

    Bueno, eso. Salú.

  11. ulaula Responder

    Febrero 14, 2010 at 1:14

    sale, una vez me preguntaron

    -que quieres hacer?, elige lo que quieras
    -esto
    -Bueno

    (cuando termina)

    -puta la wea mala que elegiste ( y asi hasta la CSM and beyond)

    ¬¬ debió agregar al final ” si no me gusta te lo reprochare por siempre”

  12. Isabel Responder

    Mayo 17, 2011 at 6:54

    TODO LO QUE DICES ES FALACIA POR GENERALIZACION

  13. Outsider Responder

    Mayo 19, 2011 at 3:56

    Lo mejor es elegir por uno mismo y preguntar si le apetece.
    O esperar a que pidan lo que quieren, al final, si no pide nada y se aburre porque no la invitaste, es porque eres fome.
    Por otro lado, a la mujer que realmente es de uno, le gusta lo mismo que a uno po, obvio, asi que a pedir terremoto con prietas nomas.

  14. yess Responder

    Mayo 9, 2012 at 11:07

    yo creo que te rodeas de minas wnas….deberias salir de tu circulito de minas idiotas e incursionar por ahi….en el munda gay jaja, naaaa si sabemos que no nos gustan las mismas cosas que a ustedes los dejaremos decidir para quedar bien con uds al pricipio, despues, cuando esten asegurados no podrán opinar en nada, asi que aproveche

  15. Veris Responder

    Mayo 10, 2012 at 9:53

    Todas las mujeres en alguna etapa de nuestras vidas somos difíciles de manejar. Indecisas, bipolares, lloramos porque sí, lloramos porque no y tanto hombres y mujeres hacemos un festín de bromas por ello. No por eso seremos misóginos, feministas, machistas, burlescas, malos del alma o lo que se les ocurra a quienes se sienten ofendidas. Podemos culpar a las hormonas, claro está, juegan un papel fundamental y está CIENTÍFICAMENTE comprobado, pero lo primero que hay que tener en cuenta, es que nos cuesta decidir básicamente porque ponemos a alguien más (en este caso el hombre) por encima de nosotras. Quieres ver una pelicula con balazos y cabezas degolladas? No? esntonces diga NO. Los hombres no son adivinos y las mujeres no podemos tener una autoestima tan baja como para andar por la vida dando preferencias a gustos ajenos.

  16. :) Responder

    Mayo 10, 2012 at 10:57

    claro, al parecer como eres un imbécil, eliges salir con las mujeres más imbéciles… fácil (ese es un razonamiento simple y cotidiano hecho por una mujer)

  17. Carola Responder

    Mayo 11, 2012 at 11:02

    Puras boludeces, ser mujer es una complicación partiendo del ciclo biológico, con las estúpidas hormonas provocando cambios durante toda la vida, el problema es que la gran mayoría descansa en puras justificaciones por flojera… es verdad que tenemos diferencias emocionales con los hombres, no así intelectuales. Pero, la mente es algo manejable, las conductas se aprenden , si tenemos la tendencia a ser indecisas, lloronas y volubles, entonces hay que trabajar en ello y tratar de revertirlo y no vivir justificándose que somos mujeres y que por lo tanto es intrínseco. Cuando vamos a aprender que la mayoría de los hombres son prácticos y básicos, mientras menos vueltas le demos al asunto mejor, y no tiene que ver con superficialidades, simplemente tienen esa ventaja. Por favor mujeres! evolucionemos y dejemos de andar lloriqueando.

¡Comenta!