Favores obligados

Estoy escribiendo un trabajo gigantesco. Debo enviarlo por correo antes de las doce de la noche y, a las 15, aun no llevo ni siquiera la mitad. Justo ayer me llamaron de Falabella recordándome que no pagué mi cuenta el mes pasado y que mi fecha de vencimiento del segundo mes estaba a punto de cumplirse. Por algún motivo que no comprendo, no puedo pagar la cuenta desde la cuenta corriente (a menos que elija Pago Automático de Cuentas, algo que no voy a hacer bajo ningún punto de vista), así que estoy obligado a ir en persona. Estoy pensando en perder las dos horas entre ir y volver, (justo cuando no tengo nada de tiempo), pero le mando un correo a mi polola. Le pregunto si tiene plata (bueno, sé que si porque ella es lo más ahorrativa que hay, al menos con su propio dinero), y si puede ir a pagar por mí. Ella, después de un par de preguntas, accede.

Esos favores son muy incómodos. No le hubiese pedido que fuera a pagar, con el maldito calor de estos días y ni siquiera con plata mía, si hubiese podido hacerlo yo. Pero no podía ir. Muchas veces uno tiene que hacer esos favores aunque no quiera, porque tiene que ponerse en el lugar del otro. Sobre todo cuando te lo pide tu pareja.  Todavía me acuerdo de haber salido de mi casa a las 12 de la noche, cruzar la ciudad porque alguien quería verme. Haber hecho trabajos que no eran míos, hablado con gente que no me interesaba o pagado cuentas que en realidad no me correspondían.

Son favores que uno no quiere hacer, pero que al mismo tiempo hace con cierto gusto. Porque son cosas que uno no haría por cualquiera, no por lo difícil de la petición, sino porque son cosas incómodas que llegan en los peores momentos. o simplemente cuando uno querría estar durmiendo o haciendo nada.

Pero ¿puede uno negarse? Quizás lo haga sólo para que la otra persona sepa que se puede contar con uno no sólo para las cosas buenas, sino para las no tan buenas también. De un modo u otro, es un modo de decir “estoy dispuesto a hacer cosas por ti y ayudarte con tus problemas porque me importa que estés bien”.

Pudo negarse. Pero no lo hizo. Eso le da más valor todavía. Gracias.

5 thoughts on “Favores obligados

  1. Qué lindo el post =) Voy a ver las cosas de manera distinta de ahora en adelante. Aunque sea por el “hoy por mí, mañana por tí” y nada más.

    S!

  2. Varias cosas importantes:
    1.- Terminaste el trabajo a tiempo??
    2.-Ocupate de tus cuentas o los intereses te comeran
    3.-Si se hubiese negado seria muy vaca… pero yo que ella no te mal acostumbraria.
    4.- besitos muchos y gordos

  3. 1)Si, termine el trabajo.
    2)Si, solo que se me olvida :S
    3)Es que ese es el punto, podria negarse con alguna mentirita como “es que tengo que llevar el auto al taller” o algo asi.
    4) besos para ti tb :wink:

¡Comenta!