Hay magia en el mundo aunque tu alma esté muerta

¿Son los hijos fiel reflejo de sus padres? No hay una respuesta obvia, ni probablemente una más correcta que otra. Por ejemplo, algunas personas me han dicho que soy idéntico a mi padre: la misma fisonomía, los mismos movimientos, el mismo tono de voz. ¿Tendré también su neurosis insoportable, su nula empatía y total incapacidad de demostrar afecto?

Otro “dato”: en algún estudio (que no recuerdo), leí que de cada 10 presos en Chile, 8 son a su vez hijos de presos. Es decir, que el modelo de crianza de los delincuentes perpetúa un modo de vida basado en el robo, el narcotráfico o el asesinato. Lo mismo he escuchado sobre la violencia intrafamiliar: si un niño ve que su madre es golpeada -o peor aún, si él mismo es la víctima- en el futuro repetirá dicho comportamiento, y se transformará en un agresor.

En esto hay muchas teorías sobre cómo se desarrolla el conocimiento humano, cómo aprendemos y cómo somos capaces de percibir ese aprendizaje (un meta aprendizaje)*.

¿Es correcto darle a los hijos enseñanzas religiosas? Acá hay espacio para un amplio debate. Es casi imposible que una familia no inyecte en la mente de sus hijos las ideas de sus padres, ya sea en religión, política o equipos de fútbol**. Podemos pensar en si es correcto o no, porque a los cinco o seis años un niño estará indefenso ante cualquier idea, actitud o comentario que pueda percibir, no es capaz de determinar si lo que le dicen tiene algún fundamento o si está de acuerdo a sus propias cnovicciones. Una vez metido en el subconsciente, cada prejuicio que escuchamos de nuestros padres pasa a ser nuestro. Pero, aunque no podamos evitarlo ¿Es correcto hacerlo? Los padres no son dueños sino responsables de sus hijos, y por tanto, es bueno preguntarse qué les estamos enseñando y porqué. Yo tengo mis propias teorías sobre cómo criar a los niños, pero las dejaré para más adelante.

Lo anterior es más o menos válido si pensamos que cada niño es una esponja que absorbe todo a su alrededor. (Es una clase muy especial de esponja, porque las mías sólo chupan agua, nada de absorber tierra o cola fría). En este sentido, recomiendo la lectura del libro “El periodismo canalla y otros artículos”, de uno de los padres del Nuevo Periodismo (y más que competente escritor) Tom Wolfe.

Tom Wolfe periodismo Canalla
Si eres periodista o estudiante de periodismo, DEBES leer a este tipo.

En varios artículos, Wolfe señala que los avances tecnológicos han permitido un avance gigantesco en las técnicas de exploración del cerebro. Aunque queda tanto camino por recorrer que ni siquiera podemos percibir el final, el ser humano parece ser cada vez más un producto de su herencia genética que de cualquier otro factor. No del drama edípico vivido en su familia (Freud), o de las luchas de clase (Marx), sino casi del azaroso resultado de la mezcla genética. En este sentido, el subconsciente de un niño ya no es una esponja, sino una película que debe ser revelada***. Es posible revelarla bien, regular o muy mal, pero no aparecerá nada que no haya estado previamente ahí. Todo está en nuestros genes, dejando cada vez menos espacio para la noción de alma, voluntad o libre albedrío. El “alma” ya no tiene ningún espacio donde residir, una vez que cada micrón del cuerpo humano ha sido ampliado, analizado y diseccionado.

Esto es peligroso, muy peligroso. Primero porque significa que la tendencia a cometer delitos estaría de algún modo “preprogramada” en nuestros genes, esperando a que ciertos eventos “revelen” nuestra propia personalidad y nos transformemos en un hampón.  Ya no tenemos libre albedrío, porque estamos “destinados” a actuar dentro de ciertos parámetros determinados. Como en la película “Semilla de Maldad”, la violencia es parte de nuestro equipo de fábrica.

Segundo, significa replantear el sistema penal. Porque si robar o matar está en mis genes, es algo que no puedo evitar ¿Puede haber jurisprudencia que castigue a la naturaleza? Sería retroceder doscientos años y condenar a alguien porque es de raza negra. No pretendo empezar ese debate aquí y ahora, me limito a plantear el tema.

Hace muchos años leí un breve relato, del que no puedo recordar ni el nombre ni el autor. Sin embargo, les resumiré el argumento:

Un grupo de científicos contrata a un hombre para que recorra el mundo y compre bebés de todas las razas. Los niños son enviados a EE.UU., a un centro de investigación en medio de un bosque, alejado de las ciudades. Ahí, en un ambiente cerrado, los niños son educados “de la mejor manera posible”, es decir enseñándoles la verdad más objetiva y cuando no hay verdad (como en el caso de la religión) no se les enseñaba nada. Cada niño era tratado con afecto y no era parte de una familia, sino de toda la comunidad: todos los niños eran hijos de todos los padres.

En pocos años, los niños empezaron a manifestar habilidades cuasi sobrehumanas: pintores y compositores soberbios a los seis años. Filósofos e ingenieros a los diez, físicos y astrónomos a los doce. En una ambiente de “educación ideal”, los niños de inmediato empezaron a revelar el potencial del ser humano. Al poco tiempo andaban desnudos, los hijos de los investigadores se sumaban al grupo (y se desarrollaban de igual manera) y encontraban una manera más fácil de compartir experiencias y comunicarse: la telepatía. Al poco tiempo formaban una inteligencia colectiva muy superior a cada una de las partes por separado. Incluso llegaron al punto de manipular el tiempo y el espacio con la pura voluntad de sus mentes.

Esto es sólo un relato, claro, pero vuelve al tema principal: es la educación de los hijos un tema limitado apenas a “buscar un colegio y que hagan las tareas”?, ¿A que obtengan buenas calificaciones e ingresen en la producción en serie de seres humanos?

Cuando me toque el turno de ser padre, evitaré en lo posible fomentar en mis hijos conceptos que considero ridículos. El de la navidad, por ejemplo. Comprar regalos, compartir en familia y disfrutar una buena cena me parece estupendo. Que haya un viejo vestido de rojo, que vigila a los niños durante las 24 horas para decidir si merecen un juguete o no, es algo que me parece terrorífico. No me vengan con el “espíritu navideño”, cuando es algo que inventó la Coca Cola. ¿No es más “correcto” decirles la verdad? ¿Que los regalos los compran sus padres porque los quieren? ¿Por qué hay que darle crédito a un personaje que no existe? ¿Sufrirán mis hijos un doloroso trauma si saben que los regalos son cortesía de las seis cuotas precio contado de Falabella, y su “película” quedará mal revelada por este padre irresponsable? Un viejo pascuero menos, un crucificado menos, un mago enmascarado menos ¿hará la diferencia entre un niño feliz y uno miserable? ¿Serán mis hijos delincuentes por eso? ¿O no importa lo que yo haga, vendrán “programados” de fábrica?

Creo que el mundo es aún un lugar maravilloso. Que existe magia aunque  no sea cortesía de un viejo que rompe las leyes de la física más elemental. Porque ¿no es acaso magia que sea posible transformar rayos de sol en vino? Si eso no es magia, entonces nada lo es.

Vuelvo al inicio ¿Somos todos reflejos de nuestros padres? ¿Si no por la crianza, por la genética? ¿Estamos todos condenados, predestinados?

*Sí, toda esa oración se puede resumir en “Espistemología”.
** Es muy duro sostener la famosa teoría de la aguja hipodérmica (principalmente porque no hay tal teoría), en tiempos donde la teoría matemática de la información está desprestigiada.
***En estos tiempos la fotografía análoga está en los últimos estertores de la agonía, pero es el ejemplo que usa Wolfe.

Escrito por Boolture

8 Comentarios en “Hay magia en el mundo aunque tu alma esté muerta

  1. Ric. Responder

    Septiembre 10, 2009 at 4:02

    Guau!.

    ¡Excelente!
    dos cosas:
    – (un meta aprendizaje)*.
    – desarrollaban de igual manera)

    Mañana comento el resto, hoy escribí mucho.

  2. E_bizar Responder

    Septiembre 11, 2009 at 10:54

    Sucede que esto es una discusión elativamente comun para familias poco costumbristas y con padres con 2 dedos de frente. Parecida a mi realidad.
    Dejame decirte que la experiencia de tener un hijo es algo espeluznante, estas lidiando siempre con lo que te gustaria que fuera, y con intentar no forzarlo ha llevar tus ideales. Es imposible por lo demas.
    Recuerdo a Gattaca con eso de genetica, creo que tenemos orientaciones, pero no desiciones escritas, el libre albedrío seria la mentira más asquerosa de la religion si fuera asi.
    Yo recomiendo vivir la vida como está hecha, sin pasarla a llevar más alla de la ley, y mimetizarse, hasta que el niño crezca seguro de donde esta pisando, y decida su camino. No hay que presionarse por ser un padre diferente, debe ser natural, o sino, el psicologo te saldrá caro.

  3. Myriam Responder

    Septiembre 11, 2009 at 3:08

    1.- En el momento en que realmente nos toque criar a un hijo no vamos a pensar ni una décima parte de toda esta paja mental. Así que es bueno hacerlo antes =P

    2.- Como dices, es casi imposible que la familia no le inculque ciertas ideas a los niños. Mi punto, al menos, es que sean basadas en ciertos valores que yo considero útiles, y no creencias que en cualquier momento pueden vaciarse.

    3.- Hace poco terminé de leer “El señor de las moscas”. El experimento es muy parecido al que señalas: un avión con un grupo de niños ingleses cae en una isla perdida en medio del Pacífico (no, no es Lost XD). En medio de la naturaleza y sin ninguna ‘persona mayor’, los niños tendrán que elegir entre el sentido común y la bestialidad, el rescate o la locura. Un excelente estuduo sobre el origen del mal y el afán de destrucción ¿está allá afuera o reside en el fondo del corazón humano? 100% recomendable ;-)

  4. ximena Responder

    Septiembre 28, 2009 at 6:04

    :smile: la verdad es que la genetica es lo que es, no podemos creer que los hijos sean absolutamente distintos a los padres. Siempre se heredan muchas cosas, a pesar nuestro,de repente me siento gritando como una loca como lo hacía mi madre y yo tanto que la criticaba. mis hijos, uno es super parecido al padre y el otro parecido a mi, sobretodo en lo que a mi no me gusta de mi jajajajajaj. pura genetica!!!!

  5. Rosario Responder

    Diciembre 4, 2009 at 4:46

    Yo recomiendo vivir la vida como está hecha, sin pasarla a llevar más alla de la ley :shock:

  6. Mirie Responder

    Diciembre 15, 2009 at 3:25

    ¿Qué te puedo decir? Amén y nada más.

    La verdad, he allí la gran pregunta, y supongo que nosotros no conoceremos la respuesta, tal vez después se sepa, pero supongo que si tengo que elegír de qué lado estar, pues venga la genética, por muy cuasi-simplona que suene la teoría. Es decir, de repente suena como a algo que se inventó alguien para evitar las consecuencias de sus actos, pero tiene un tanto de lógica…

    Digo, si puedo tener sus ojos marrón, ¿Porqué no su tendencia a golpear animales? Por decir algo…

  7. Melissa Responder

    Diciembre 15, 2009 at 10:58

    Bueno, así de lejos pareces neurótico y poco empático xD

    Hablando en serio, yo creo que la violencia está en nuestra esencia como seres humanos. Torturar y matar a los más débiles se ve hasta en los niños (cuando queman hormigas con la lupa, por ejemplo).

    Sin embargo, no tiene por qué ser el único camino. Somos capaces de modificarnos si aceptamos nuestra esencia y deseamos hacer algo al respecto. Siempre se puede hacer algo, y los niños son los que más aprenden más rápido. Vienen con su naturaleza cruel y manipuladora, pero no con ideologías o convicciones propias.

    Claro que muchas de las personas que se han preocupado por el mundo y por convertirlo en un lugar mejor han sido asesinados, canonizados o ultra destacados con premios Nobel de la Paz. Esa gente es admirada porque son la excepción que confirma la regla. Son considerados superiores, incluso.

    Saludos!

  8. Shin Responder

    Noviembre 30, 2010 at 7:00

    SI, HAY MAGIA EN EL MUNDO!!!! (nuevamente, perdon por el post tan tardío pero me entere hace poco de esta pagina

    “…¿Es correcto darle a los hijos enseñanzas religiosas?…”

    (para mi) NO ES CORRECTO. Hay que enseñarles que existen, pero vale más que aprendan a creer en su propia voluntad, sus capacidades, su inteligencia, etc…ya se encargara el solo de buscar o no una religion

    “…cada prejuicio que escuchamos de nuestros padres pasa a ser nuestro…Pero, aunque no podamos evitarlo ¿Es correcto hacerlo?”

    yo creo que es una lucha personal, si llegas a madurar y ser conciente de eso, y si te parece mal, puedes luchar contra lo que te heredaron que no te guste….

    “Un grupo de científicos contrata a un hombre para que recorra el mundo y compre bebés de todas las razas. Los niños son enviados a EE.UU., a un centro de investigación en medio de un bosque…”

    y eso existe? y donde es!? YO KIERO VERLO

    “…Que haya un viejo vestido de rojo, que vigila a los niños durante las 24 horas para decidir si merecen un juguete o no, es algo que me parece terrorífico. No me vengan con el “espíritu navideño”, cuando es algo que inventó la Coca Cola. ¿No es más “correcto” decirles la verdad? ¿Que los regalos los compran sus padres porque los quieren? ¿Por qué hay que darle crédito a un personaje que no existe?…”

    PIENSO LO MISMO ABSOLUTAMENTE por que cresta la gente prefiere restarse credito y decir que un viejo de mierda que NO EXISTE le regala cosas!?!?!?! y como que no pueden decirles otra cosa a los pendejos, si no es por ellos, es por que “los compañeritos” o que los demas lo miraran…BULLSHIT!!!! >_< gente TONTA

    en fin, como lo que estoy diciendo es tan askerosamente razonable, se que mis hijos no pescaran nada de lo que les diga y terminaran en alguna secta, o siendo ultra consumistas y huecos o kizas k mierda…siempre pasa….

    saludos!

¡Comenta!