Ideas XII: Máquinas, árboles, mochilas, sillas y libros

Boolture 05 Ene , 2018 0 comments Ideas
    1. Máquinas que usen energia solar para obtener agua de la humedad del aire. Esto lo he visto con motores que funcionan con bencina o petróleo, pero no empleando energía solar. Un mecanismo de este tipo condensa la humedad del aire. Quizás no sería suficiente para solucionar la sequía que sufren muchos lugares, pero cuando hay escasez de agua csi siempre hay sol, y la humedad del aire está siempre presente, incluso en los desiertos.
    2. Plantar un millón de árboles en Santiago. Muy simple. La mitad del cerro San Cristóbal (la mayor área verde de SCL) está medio pelada, y en muchas calles hay espacio para tener árboles, pero no hay. Ignoro si hay un motivo técnico o hay escasez de recursos. Un millón de árboles permitiría mejorar la calidad del aire, la estética de la ciudad y mejorar la calidad de vida de las personas de una forma simple (siempre y cuando no sean plátanos orientales).
    3. Una mochila  o arnés que te permita llevar la mochila en la espalda. En mi último viaje largo en bicicleta (Paso Fronterizo Piuquenes desde el Embalse el Yeso), tuvimos que caminar muchos kilómetros en subida, en un terreno que no permite pedalear. Eso implica ponerse la bicicleta al hombro o sencillamente caminar con ella al lado. Ambas posturas son incómodas (porque vamos en una postura asimétrica). He buscado un sistema que permita cargar la bicicleta en la espalda, pero no he encontrado ninguno que permita hacerlo sin desarmarla.
    4. Ley Antisilla. Como sabrán, existe la Ley de la Silla, que garantiza a todos los trabajadores chilenos la existencia de una silla que les permita descansar. Sin embargo, muchas personas trabajan sentados por ocho o diez horas al día, y esto es tanto o más dañino para la salud que no tener un lugar donde sentarse. Una ley “Antisilla” daría incentivos a los escritorios de pie, o usar tiempos máximos en los que las personas pueden estar sentadas durante la jornada laboral.
    5. Una plataforma para intercambio de libros. No venta, no arriendo. Intercambio. Sólo pagas el despacho (y quizás una pequeña membresía). Honestamente, después de deshacerme de más de 300 libros (para quedarme sólo con los mejores) no me quitó el deseo de leer, ni de comprar más libros. Pero tampoco quiero terminar con mi departamento con repisas repletas de libros que suelen estar juntando polvo 99% del tiempo.

       

Si no entiendes para qué son estas ideas, lee este post: Cinco días al día.

Escrito por Boolture

¡Comenta!