Las encuestas de opinión son una gran mentira

Amable Lector, ponga atención a las siguientes preguntas:

  • ¿Por qué candidato votará usted en las próximas elecciones?
  • ¿Quien cree que ganará las próximas elecciones?
  • ¿Quien cree usted que es el mejor candidato?
  • ¿Cree usted que el Estado debe mejorar la salud y educación públicas?
  • ¿Está usted de acuerdo con alzas en los impuestos para los programas de protección social?
  • ¿Cree usted que se gasta demasiado dinero en ayudar a los delincuentes?
  • ¿Está usted de acuerdo en reducir el número de cárceles en Chile?
  • ¿Está usted de acuerdo en eliminar el subsidio a la contratación de ex-reos?
  • ¿Cree usted que si un preso recibe rehabilitación, se le debe ayudar a conseguir trabajo?
  • ¿Se debe favorecer los planes de rehabilitación de reos?

Salta a simple vista que la manera de preguntar induce la respuesta. Cada vez que se pregunta por un beneficio, la respuesta tiende a ser positiva, en obvia contraposición a los necesarios sacrificios que conlleva esa mejora (más impuestos para mayor protección social, por ejemplo), que las personas suelen responder de manera negativa.

Los medios y los estudios de estadísticas suelen manipular a la gente en las preguntas que hacen y el modo en que muestran los resultados. Otra tendencia muy común es recordar un evento al hacer las preguntas.

  • Considerando las continuas alzas en el precio de los alimentos básicos, ¿con qué nota califica al gobierno?
  • ¿Cree que la justicia ha hecho un buen trabajo con la delincuencia infantil, en casos como el de Cisarro?
  • Después de hacerse público el informe de Transparencia Internacional, ¿cree usted que Sebastián Piñera usó información privilegiada?
  • El índice de denuncias por robo a mano armada subió 4% en el último trimestre. ¿Siente usted temor a ser asaltado?

Hay algunos encuestadores que sorprenderán a los ciudadanos con preguntas absurdas.

  • ¿Cree usted que usted o un familiar suyo pueden ser asaltados el próximo año?
  • ¿Está su familia preparada para enfrentar un accidente de tráfico o enfermedad catastrófica?
El Encuestador
“¿Podríamos decir que las encuestas no sirven para nada?”

En resumen, las encuestas de opinión son una mentira mediática. No su existencia en sí misma, sino su aplicación cotidiana. Cada vez que vea alguna en TV o en los diarios, tenga claro que alguien le está mintiendo de manera descarada para deformar su opinión. Al día siguiente encontrará titulares del tipo “crece el temor a la delincuencia”, “baja la aprobación del gobierno” o “Justicia es el ministerio peor evaluado”. Le aseguro que eso no es real, que los dados están cargados y que los resultados de la encuesta estaban listos antes de que el primer encuestador subpagado saliera a la calle.

Escrito por Boolture

10 Comentarios en “Las encuestas de opinión son una gran mentira

  1. Kanmuri Responder

    Octubre 25, 2009 at 10:30

    Jajaja, totalmente. El sesgo en las encuestas es tan común como disimulable. Tengo una materia llamada “Metodología de la Investigación Social” que te obliga a hacer una encuesta de 300 casos como trabajo final, y cuando ves los mecanismos de un trabajo de investigación cuantitativo por dentro (sobre todo lo relativo a puntajes, ponderaciones y categorizaciones) te das cuenta que toda información es manipulable con las preguntas adecuadas.

    Acá en Argentina tenemos un diario llamado Clarín que publica todos los días una encuesta en la que se vota por Internet. Y siempre las preguntas rondan el “¿Le parece que el país está cada vez peor?”; “¿En qué hechos nota el aumento de la delincuencia?”, etcétera.
    en fin…

    Buen post.

    –Kanmuri

  2. Boo! Responder

    Octubre 25, 2009 at 4:53

    En Periodismo tuve 3 semestre de Metodología de Investigación. Se resume simplemente a “haga la pregunta correcta para obtener la respuesta correcta”

  3. Alejandra* Responder

    Octubre 25, 2009 at 8:43

    He vuelto. Y tengo un resfriado.

    Tanta queja mihijito, por dios…

    Respecto al asunto, bué! Pienso cosas. Primero, que nunca hay que contestar encuestas telefónicas, porque te volverán a llamar sí o sí para la próxima (y la próxima). Segundo, que hay un periodista picante debajo de cada piedra. Tercero, se me ocurre un supuesto desde mi ignorancia respecto al tema, así que cada uno verá cuánto lo valora: Quizás, un periodistito chiquito recién salido, tiene todas las intenciones de hacer desde su pega un mundo sincero y mejor, pero una vez que entra al mundo laboral, pasa a ser un mentirosillo manipulador más. Porque hay que tener dinero, claro.

    Para las encuestas hay que tratar de contestar lo contrario a lo que ellos quieren. Sólo para hinchar pelotas…
    Saludos!

  4. Manuel Responder

    Octubre 25, 2009 at 11:35

    Omar, estoy en total desacuerdo sobre el valor de las encuestas de opinión y veo que aprendiste lo que quisiste en los ramos de metodología y el de Cumsille (en realidad no sé si tuviste el ramo con él). Todos esos ejemplos de preguntas tendenciosas son eso precisamente, ejemplos de preguntas mal hechas que en ningún caso se tienen que utilizar para obtener respuestas útiles.

    Las encuestas de opinión se ocupan para hacer TODO, desde las series que miras en el cable hasta las zapatillas hediondas que tienes puestas. Ocupas, comes, lees cosas en base a encuestas. ¿Crees que Ubuntu apareció por el espíritu santo? No, fue pk diversos estudios de opinión dijeron que la gente usuaria Linux si fuera más fácil (ergo, que se pareciera a windows, que es lo que el mandril promedio conoce).

    Las encuestas son HERRAMIENTAS para recopilar datos que se pueden usar o no en una determinada área. NUNCA, JAMÁS DE LOS JAMASES SON VERDADES ABSOLUTAS.

    Cumsille era lo que más recalcaba que el uso noticioso que hacemos los periodistas de las encuestas es algo que odian lo que hacen estudios de opinión que buscan dar cuenta de ciertas tendencias, pues tienden a alterar los resultados de las siguientes de manera artificial (lo de MEO me parece el mejor ejemplo, ese weon no sería tema para Piñera y Frei si no fuese por los medios de comunicación).

  5. Boo! Responder

    Octubre 26, 2009 at 12:15

    @Manuel: No tuve con Cumsille, sino con Ávila y Sunkel. No comparto la idea de “aprendiste lo que quisiste”, porque eso implicaría que sabía de antemano lo que me enseñarían y lo que no. Como en todo proceso académico, mi conocimiento es incompleto y parcial respecto al de otros.

    Dale una mirada a este video de Penn and Teller
    http://www.youtube.com/watch?v=If9EWDB_zK4

    El hecho de que una encuesta sea una herramienta no implica que el uso que se haga de ella sea -a falta de un calificativo mejor- honesto.

    Rara vez se publican las metodologías usadas en las encuestas de los centros de estudios, y los periodistas rara vez indagamos no en los números y tendencias que marcan sino en las preguntas que se hicieron, el universo y las empresas que están detrás de esas.

    Es posible que una encuesta no sea un modo de conocer la opinión de un grupo sobre un tema, sino de influir en ese mismo grupo, aprovechando la tendencia de los seres humanos de pertenecer a una mayoría. Eventualmente, la repetición continua de un mensaje termina por convencernos de su verosimilitud. Claro que hay también encuestas que son hechas con el deseo genuino de aprender sobre nuestros clientes o consumidores, de mejorar los productos o servicios que les brindamos y de obtener datos estadísticos con validez científica y no propagandística.

    Estoy completamente de acuerdo contigo en el caso de MEO, que apareció mágicamente en una encuesta con 13% de intención de voto desde prácticamente la nada, y desde ahí despegó en una candidatura más mediática que otra cosa.

    Creo que es tema abierto si es o no posible crear encuestas cuyas preguntas no determinen de algún modo la respuesta. Esto es casi física cuántica (el mero hecho de hacer una medición altera el resultado). En este sentido creo que efectivamente hay encuestas mejor o peor realizadas (y el video que puse apunta en ese sentido).

    Como corolario, una muestra de que la idea de que vivimos en un mundo horriblemente violento puede no ser tan cierta como los medios nos han hecho creer.

    http://www.ted.com/talks/lang/eng/steven_pinker_on_the_myth_of_violence.html

  6. Ric. Responder

    Octubre 26, 2009 at 9:38

    Pd: Mi karma es ser negociante, y si debo recurrir a preguntas capciosas para obtener la información que me contribuirá con algún margen cualquiera sea esté lo haría. Así que apoyo a todas las encuestas que quieren obtener la información que quieran, dependiendo de preguntas calculadas a grado sumo. Saludos,

  7. Manuel Responder

    Octubre 26, 2009 at 11:05

    Ese el punto Omar, el uso que hace la prensa o un determinado grupo de poder de las encuestas, eso es el problema, pero éstas de por sí no son instrumentos tendenciosos, son absolutamente necesarias para diversas áreas (ciértamente no sirven para todo).

    Es como lo que pasó con la energía nuclear, pudiendo ocuparse para fines benéficos, hay mandriles que desperdician ese potencial en armas que están apiladas haciendo nada.

    El tema de si es posible hacer preguntas no tendenciosas te aseguro que ya es un tema zanjado, no somos los primeros en debatir sobre ese punto, y a todas luces se puede que se puede, ahora que haya voluntad o intenciones de hacerlas es otra cosa radicalmente distinta. Las tres primeras preguntas que colocaste en un tu texto son un ejemplo claro.

    Sobre la publicación de las metodologías, Adimark, CEP y todos los buenos centros de estudios las ponen a dispocisión en sus sitios web. Ahora nuestros colegas se hagan los weones con esos datos es otra cosa (yo creo de plano que no los entienden, por eso evitan meterse con ese cacho).

    PS: Vi ese capítulo de Penn and Teller, de hecho, creo que los he visto todos.

    PS2: “aprendiste lo que quisiste”… no sé en qué parte de esa afirmación se puede inferir que uno sabe de antemano lo que se enseñará. Lo que quiere decir que de todo el conocimiento que se entregó, escogiste quedarte con lo que te pareció, lo demás lo desechaste. Aunque por lo que veo, te hizo falta el curso con Cumsille, pk ni la Pabla ni Sunkel profundizaban demasiado sobre las encuestas.

  8. Boo! Responder

    Octubre 26, 2009 at 11:40

    @Manuel:
    Según entiendo, tu parecer es que el titulo del post es erróneo, y que más bien debiese apuntar a “algunas encuestas de opinión son una mierda”, sin generalizar sobre la calidad del instrumento, sino en el uso que algunos puenda hacer de éste. Sin embargo, considero que la mayoría de la población mira las noticias después de las teleseries, escucha esas encuestas y resultados y se queda pensando “la delincuencia está cada día peor”.

    En ese sentido el video de P&T es relevante al mostrar a alguien que simplemente se dedica a demostrar verdades definidas de antemano y sacar estudio tras estudio tras estudio afirmando que -digamos- la mitad del país se opone a tal o cual cosa. No creo que ese sea un caso único en el mundo, y probablemente reafirme la idea de “que un weón use las encuestas de ese modo no implica que las encuestas sean malas, sino que ese weón las usa como quiere”. :idea:

    (aquí hay mucho espacio para cuchillos, agujas hipodérmicas y teorías varias, pero por espacio y paja creo que podemos omitirlo).

    Sobre Cumsille no puedo opinar, no tuve clases con él. Pero de hecho en este tema creo que mi punto de vista tiene más que ver con la -nefasta, divina, escencial, brutal- influencia de JP Arancibia y su deconstructivismo foulcaultiano a muerte.

  9. Ric. Responder

    Octubre 27, 2009 at 9:30

    Estoy fuera de contexto. :S

  10. Rosario Responder

    Diciembre 4, 2009 at 4:44

    Estan dentro de las reglas del juego.. mi amigo :D

¡Comenta!