Las grandes ligas no son para todos

Desde hace un tiempo llueven las solicitudes de cotizaciones y servicios de cierto tipo de empresas que tienen algunas cosas en común: Son pymes que quieren atacar con mucha fuerza mercados globales. Para eso quieren posicionar su sitio web para muchas búsquedas distintas, pero no tienen dinero para pagar y de alguna forma creen que su falta de capital es mi problema. Bastante tengo con lidiar con mi propia falta de capital, como para hacerme cargo del financiamiento ajeno.

Parece simple, pero no lo es. Hace algún tiempo me topé con una empresa que quería posicionar un sitio de apuestas online. Solo tenían un sitio web (bastante humilde por lo demás) para Chile. Tenían planificado posicionarse en 20 países y querían partir “solo” con siete:

  • Alemania.
  • España.
  • Estados Unidos.
  • Australia.
  • Inglaterra.
  • Suecia.
  • Holanda.

Es decir, una pyme chilena quiere entrar a pelear en uno de los nichos de mercado más competitivos del mundo en varios países desarrollados al mismo tiempo. Bueno, quien soy yo para juzgar. Les hago un presupuesto de la consultoría. En estos casos, saber cuanto va a costar el trabajo tiene un costo, es decir, cobro por el presupuesto. Tienen que pagar por esa información porque son horas hombre de un trabajo muy especializado que pocas personas pueden hacer. Si lo hiciera gratis (alguna vez lo hice), usan los datos como pueden y se hacen los giles. Por ese motivo no hay presupuestos gratis, menos cuando hay que hacer análisis en idiomas distintos al castellano o inglés (lo que me obliga a pagarle un día de trabajo a algún traductor).

En el SEO la gente no entiende que saber qué y como buscan las personas es un primer paso demasiado importante como para dejarlo de lado. Por ejemplo, en Chile se usa la expresión “tragamonedas” para referirse a las maquinitas para jugar, pero en España se llaman “tragaperras”. Es muy probable que en otros países de habla hispana les digan de otra forma (tragafichas).

Comerse un elefante
La única imagen que encontré de “comerse un elefante a pedacitos”. Espero que se sientan ilustrados con mi sutil metáfora.

¿Que tiene eso que ver? Que posicionar en Google un sitio web como “tragaperras” en Chile no tiene sentido porque en Chile nadie las busca así. Por tanto, hay que hacer análisis por cada país, no importa que tengan un idioma común.

Otro ejemplo es de una empresa de turismo que quiere atraer clientes de Estados Unidos, Brasil, Canadá y Europa. Así, tan relajados. Cuando le digo que posicionar un sitio chileno en castellano para búsquedas realizadas en Francia es bastante complicado (pero no imposible), me pide un “informe completo de estrategia y presupuesto”. Calma, le digo, cada país es distinto y voy a cobrarte cada uno por separado. Ahí empiezan las caritas, los correos, es que somos una pyme y no contamos con esos recursos, cual sería una opción más económica, que podemos hacer, si nos va bien te recomendamos con alguien más, nos interesa mucho pero no podemos pagarlo.

No sé si enojarme o reír. ¿Quieres pelear en los mercados más competitivos del mundo? ¿No te imaginas acaso que eso tiene un costo? ¿Y que ese costo tienes que pagarlo aunque seas una Pyme? Es casi como decir “Quiero correr en la Formula 1, pero no tengo plata, me alcanza para un Lada bien ajustado, pero como ustedes son buenos mecánicos ganaremos ¿verdad?“. Pues no, no van a ganar. Muchas veces no solo no tienen para pagar el análisis, sino que no tienen dinero para arreglar su sitio web. Entonces ¿en qué quedamos?

Mi consejo es que busquen un mercado que puedan atacar, y no se dejen llevar por sueños de grandeza. Partir pequeño, esperar, crecer. La única manera de comerse un elefante es pedacito a pedacito.

Escrito por Boolture

¡Comenta!