Malditas Polillas

Por lo general las polillas me dan lo mismo. Son insectos bastante inofensivos y hasta simpáticos que no le hacen demasiado mal al mundo. Por lo general. Alguien me comentó que el clima especialmente caluroso de estos días, sumado a una producción mucho mayor de polen ha conseguido una proliferación brutal de polillas. Millones de ellas.

Hace algún tiempo, en mi pieza había una lámpara incandescente. Todos los insectos, polillas entre ellos, se ponían a dar vueltas alrededor hasta que tocaban la ampolleta y morían quemados como judíos en un campo de concentración. Debo reconocer que el olor de los bichos quemados es desagradable, pero soportable. Ahora, por esas cosas del ahorro de energía y el calentamiento global, la mayoría de las luces que hay en mi casa son de aquellas que casi no se calientan aunque pasen encendidas durante horas. Me quedé sin protección frente al ataque de las alimañas voladoras.

Ahora, que son una plaga, atacan con toda su artillería, que se reduce a zumbar, volar en círculos y chocar estúpidamente con todo. El insecticida, los golpes con revistas y los pisotones (cuando están en el piso), las matan, pero siguen llegando, una y otra y otra vez. Son una versión moderna de la plaga de langostas.

¿Ventanas cerradas? Llegan igual. Se cuelan por quien sabe qué pequeños espacios y se ponen a joder toda la noche. Si supiese que su sistema nervioso les permite sentir dolor, las torturaría y expondría sus cadáveres para que otras polillas los vean y sientan miedo de entrar a mi casa.

14 thoughts on “Malditas Polillas

  1. Yo vengo puteando hace rato contra las polillas. Me ponen nerviosa sus choques y tumbos weones.
    Aparte, el domingo vi un polillón enorme y tan bruto como el resto.

    Odio ser insectofóbica.
    Slaudos!

  2. La gracia de vivir en las alturas… Las polillas ni ningún bicho raro llegan.

    Excepto mi nuevo amigo Cri-Cristobal (un grillo) que apenas llego se pone a cantar en mi ventana :razz:

  3. “Todos los insectos, polillas entre ellos, se ponían a dar vueltas alrededor hasta que tocaban la ampolleta y morían quemados como judíos”

    No soy palestina, pero puta que me reí con este párrafo. Ahora son las “perras polillas” en la ronda infantil xD

  4. mmmm

    gracias a la proliferacion de estos bicharracos, puedo practicar uno de mis deportes favoritos desde la infancia…

    se llama “polilla azotada”, las reglas son simples y es muy entretenido, consiste en quedarte parado cerca del curso irregular de uno de estos seres voladores del mal, esperar el momento justo y con un rapido movimiento de mano, atraparlo en el aire, buscar una pared lo suficientemente dura (un piso de baldosas tambien sirve, la alfombras y cubrepisos no sirven de nada) tomar el impulso correspondiente y creerte el mejor de los pitchers (lanzador de baseball, no confundir con el jarro lleno de cerveza, aunque en algunos casos el contenido de uno suele ser el mismo), y arrojarlo con la mayor de las fuerzas hacia la pared en cuestion a una distancia muy corta, pero tal de no golpearse uno la mano, una vez realizado el proceso, se procede a revisar el estado del insecto, si aun aletea, repetir el proceso hasta que esto deje de ocurrir, gana quien logre mas asesinatos en serie de polillas en un tiempo determinado, tambien existe la variante de lograr una cantidad de cadaveres polillezcos en menor tiempo que el o los rivales

    es un deporte sano, economico (las polillas son gratis y la pared no necesariamente debe ser de su propiedad) y practicable en cualquier lugar del país, practicable tb con otros insectos.

  5. Yo tengo una version menos movida del “Polilla Azotada”, es que esperar a que esten posadas sobre alguna superficie y darles un chirlito :twisted: . Salen dando vueltas y es bastante fácil darles un segundo impacto.

    Pero hay que estar atento, y lo que uno quiere es trabajar en paz. :???:

    Voy a probar en todo caso la variante de azote contra-muro :mrgreen:

  6. :mrgreen: Comparto las acotaciones. Éste ha sido un año “polillesco”. El pasado vi uno que otro, prácticamente nada de bichos. Ahora son frecuentes polillas, mosquitos y otro tanto de insectos inútiles. Será por el calor y la lluvia del invierno, creo que sí.
    Muy buen blog, a ver cómo se va construyendo, Señor Periodista Económico :twisted:

    Saludos del Pancho.

  7. Lo que podrian hacer es amaestrarlas. Enseñarlas a irse a weviar a otra parte o cargarlas con algun toxico para el que la mate muera con ella.
    Yo tenia una araña en un rincon del techo de la cocina: “La Filiberta” cada vez que yo llegaba salia de su agujerito y se descolgaba hasta mi cara mientras lavaba los platos.Me olvide de ella cuando pintaron la cocina y murio tapada con pintura verde. LLegue a extrañar a mi arañita regalona.
    Boo todavia eres aracnofobico??

¡Comenta!