Mapuche, el cerco informativo y nuestra herencia cultural

¿Escuchan ese sonido? Suena como una válvula de vapor silbando. Si miran con atención, verán que están de pie sobre una línea férrea. Les recomiendo que salgan de ahí, porque de lo contrario otra VERDAD DEMOLEDORA los partirá en pedacitos con la potencia implacable de una locomotora.

Las cosas como son:

  • Los mapuche y todas las razas indígenas que habitaron (el territorio que ahora es) Chile hasta la llegada de los españoles eran un puñado de tribus miserables, a excepción de los Incas.
  • Que los Incas fuesen una civilización no lo salvó de ser exterminados como ratas.
  • Los mapuche resistieron la conquista. Sin embargo, tratar a los mapuches como un todo es un error histórico: muchas tribus se unieron a los conquistadores y pelearon con ellos en un juego de traiciones y lealtades bastante confuso.
  • Los chilenos somos mestizos. No somos ni indios ni españoles. SOMOS MESTIZOS.

En las hermosas tierras del sur, algunos descendientes de pueblos originarios recibieron tierras como compensación por los históricos abusos y saqueos de los que fueron víctimas. Esas tierras, sin embargo, tienen algunas leyes especiales como protección, una de ellas es que no pueden ser puestas a la venta.

¿Por qué no? ¿Por qué una persona no puede hacer uso de los bienes que le entrega el Estado como mejor le parezca? Sería como uno de esos bonos-marzo pero que no se pueda gastar en comprar pan. Un poco absurdo, ¿no?

Pues no, no es absurdo.  Lo que pasa es que algún avispado asesor de gobierno (alguno vivaracho tiene que haber) descubrió que si le entregaban a los mapuche tierras con plena libertad para usarlas de cualquier modo, ese cualquier modo sería:

  1. Vender las tierras a un precio irrisorio.
  2. Comprar muchas botellas de aguardiente y garrafas de vino.
  3. Comer y tomar como cerdos durante seis meses.
  4. Volver a la misera absoluta.
  5. Empezar a pensar en exigir tierras, alegando que se pisotearon sus derechos ancestrales.

Hay un grupo de mapuche en huelga de hambre. Piden la desmilitarización de ciertas áreas donde los pacos Carabineros llevan un buen rato dándoles con todo, y que el Estado Chileno deje de aplicar la ley antiterrorista en los procesos judiciales relacionados. Debo decir que me parece que todos tenemos derecho a protestar por lo que se nos antoje, por eso vivimos en un país libre. Sin embargo, la huelga de hambre es un medio bastante idiota de hacerlo. No ejerces presión donde corresponde. ¿Que esperan conseguir? ¿Que renuncie un ministro? Si quemo un edificio, le importa al dueño del edificio. Si arrojo un cóctel Molotov en un automóvil, le importa al dueño del vehículo. Si se muere un indio:

¿A quien le importa?

Hagamos una lista exhaustiva:

  1. A la familia.
  2. A los amigos.
  3. A nadie más.

¿Qué relevancia tienen ellos en la toma de decisiones políticas que los afectan?

No valen un huevo

Así pues, en lugar de fortalecerse, se debilitan. Hay que ser un retrasado mental para pensar que una huelga de hambre va a cambiar la opinión ciudadana del mismo modo que los pinguinos de la termoeléctrica. Si quieren un gesto potente que remezca a la ciudadanía y dispare el rating, aquí les tengo una discreta sugerencia:

Monje en llamas
Quemarse a lo bonzo es un acto político VIOLENTO

Un acto como ese romperá con seguridad el cerco informativo. Nótese que este cerco (no le pondré el adjetivo de “supuesto” porque no es ficticio, sino que bastante tangible) empieza a debilitarse de una manera extraña. La noticia no es la huelga de hambre o las protestas mapuches, sino que existen personas denunciando un cerco informativo. Este absurdo alcanza para una clase completa de introducción al Periodismo, que tendré el placer de dar a los alumnos de cualquier universidad que me pague una cerveza.

Hay que entender que las peticiones mapuche están basadas en el reconocimiento implícito que Chile les debe algo, pero al mismo tiempo el desprecio por una idea occidentalizada de chilenidad. Es decir, los chilenos somos como somos gracias a los mapuches, gracias a su coraje, su valor, sus costumbres y su modo de vida  (sin cuestionar como se merece la idea de una idiosincrasia homogénea que no creo que exista pero que aceptaremos para poder desarrollar el argumento). Eso podría ser cierto. Pero hay una parte de esa herencia cultural mapuche que, oh paradoja, se puede resumir en “me cago en los demás“. De algún modo, si algunas tribus mapuche se aliaron con los españoles porque les convenía, ese mismo modo de proceder se mantiene hasta ahora. Chan! Es decir, la mayor parte de la sociedad chilena es indiferente a la problemática mapuche, a sus peticiones y ruegos, simplemente porque tiene incorporada de manera profunda esa forma de razonar: actuar sólo por la conveniencia directa, y no por una idea de sociedad mejor o más justa.

Esta indiferencia no es exclusiva hacia los mapuche. Pasa lo mismo con los estudiantes universitarios, deudores habitacionales, habitantes de comunas pobres o campamentos, indigentes, comunidad homosexual o muchas otras situaciones de flagrante injusticia o abuso.

Entonces, mi teoría (incomprobable por lo demás), es que si a la mayor parte de la población chilena el tema indígena le es indiferente, es porque aún conservamos parte de nuestra cultura mapuche. Esa herencia sanguinaria y bárbara, maquiavélica y brutal, que aplicamos día a día en todo orden de cosas.

¿Por qué no habríamos de comportarnos de la misma manera frente a unos pocos indios que alegan? Para limpiarme el culo hace falta papel, para hacer papel se necesitan árboles y por eso prefiero que las forestales exploten la madera a que los mapuches vendan artesanía sobrevalorada a turistas incautos. Quiero pagar cien pesos menos de electricidad cada mes, así que no me importa si una central hidroeléctrica inunda sus cementerios ancestrales. Y pienso así porque a final de cuentas es parte de mi cultura, la que ustedes, amigos mapuche, ayudaron a construir.

Cruel, pero cierto.

Escrito por Boolture

21 Comentarios en “Mapuche, el cerco informativo y nuestra herencia cultural

  1. Mónica de los 7 Infiernos Responder

    Septiembre 6, 2010 at 8:59

    Wuajajajaja!!! Morí. Voy a aplicar copy/paste de este post para que ciertas revolucionarias al peo que conozco se dejen de llorar,

  2. D.A. Castillo Responder

    Septiembre 6, 2010 at 9:44

    Por lo menos hay un bloguero chileno que reconoce que somos mestizos, he visto muchos diciendo que son españoles o weas asi.

    Y sí, concuerdo contigo en muchos puntos.

  3. Ric Responder

    Septiembre 6, 2010 at 11:36

    rebuscado.
    jaja

  4. Pao Responder

    Septiembre 6, 2010 at 9:19

    Eres tan sexy cuando escribes, boo.

  5. Roberto Responder

    Septiembre 7, 2010 at 3:15

    Te felicito, sabes redactar con mediana coherencia tus ideas y sin faltas ortográficas, sin embargo, el contenido de tu escrito -veo con cierta desilusión, considerando el mis expectativas al leer el título- se basa mayoritariamente en sesgos atribucionales y prejuicios adornados selectivamente con alguna que otra alusión histórica descontextualizada.

    Te invito a leer entre una inmensidad de textos referentes al tema “Autonomía y ciudadanía del Pueblo Mapuche: una historia incompleta” o “Cartas De Pedro De Valdivia (…)” -ambos en versiones digitalizadas circulantes en internet- o cualquier otro texto que realice una narración histórica medianamente fidedigna de las Relaciones Hispano Indígenas establecidas desde aquel entonces hasta la fecha. Del mismo modo, te recomiendo hacer una revisión crítica de las políticas sociales y económicas implementadas durante los últimos 35 años en nuestro país, identificar cual ha sido la visión que sociedad desde la cual se ha levantado esta “nación”, cómo se han conformado las “problemáticas a abordar “y las “formas de abordaje” que predominaron hasta los primeros 13 años de “democracia”, y finalmente, repasar cuales han sido los principales focos segmentales de los esfuerzos estatales, para que de este modo, puedas comprender con mayor profundidad la complejidad de las características que dan origen NO SOLO a las tensiones en las relaciones de ambos pueblos ..pues si!, para tu sorpresa la conformación de las sociedades y sus agregados no se basa exclusivamente en la constitución genética de sus integrantes (la que de una forma imprecisa puedes ser denominada “mestiza”, asumiendo que existe alguna agrupación en este planeta que se conserve genéticamente libre de mezcolanzas )sino más bien, en los elementos históricos que dan origen a la constitución simbólica de una red valórica compartida que les otorga un “sentido de comunidad”, para que en tu próxima publicación, puedas agregar algo más interesante que una simple interpretación prejuiciosa de UNA de las múltiples consecuencias (como lo es la alianza histórica que inadecuadamente caracterizas) nacida del encuentro entre españoles/ mapuches, y de paso, puedas comprender algunos de los multidimensionales remanentes contemporáneos –e incluso cotidianos- que se preservan como fruto del proceso de transculturación.

    • Boo! Responder

      Septiembre 7, 2010 at 10:57

      @Roberto: Tu ternura me conmueve. Es posible decir que estoy equivocado, y lo acepto. Todos tenemos un margen de error. Sin embargo, si bien tu postura pro-mapuche es evidente, y buscas informarme de mis vacíos históricos, sigues sin dar respuesta al asunto principal, que podemos resumir en “a nadie le importa que un mapuche alegue”. Sí, esto es una generalización porque hay algunos miles de personas interesadas en el tema, pero dentro de una población de 17 millones de personas, es marginal.

      Use la cabeza, mi buen amigo, y no los textos que tan afanosamente muestra como si las respuestas vinieran escritas como en un libro de matemáticas. Busque una explicación y muéstrela, que estoy interesado en leerla.

  6. JC Responder

    Septiembre 7, 2010 at 11:01

    Ok… nunk lo hago, pero siento k tengo k expresarme sobre lo que dice don Roberto aqui arriba. Y es que despues de los capitulos de “algo habran hecho por la historia de Chile”, todos los dias escucho de algun wea k se leyo un libro nuevo del cual nadie habia escuchado en su puta vida. Tambien me molesta esa parte de su ignorante discurso: “en los ultimos 35 años”. Contando hacia atras, eso seria el 75, epoca en la cual la dictadura estaba encargada de matar cualkier cosa menos mapuches y, tambien, una epoca en que no se iba a legislar al respecto, COMO NO SE HABIA LEGISLADO desde al menos 50 años antes… no, espera, creo que al menos ni siquiera habia sido tema para los chilenos la devolucion de sus tierras, desde el mismisimo momento en que se las quitaron sus mismos conciudadanos mapuches, osea, nosotros los Chilenos.
    Hagamos un ejercicio sencillo y, estoy seguro, la gran mayoria me dara la razon. Tenemos una tribu de la wea k sea, chilenos, argentinos, mapuches, yankis o indiosdemierda. A esta tribu le agregamos un inmigrante del pais k se les ocurra y lo arrejuntamos con la primera indigena que se nos cruce, y sale la descendencia. El cabro de mierda, va y mata al lider de la tribu, y se autodeclara el mas seco de los secos y el wn mas la raja y ahora es jefe y el manda. Me siguen? Dejan de ser de la etnia que eran por eso? NO! Ahora, con el tiempo, se mestiza la tribu completa, dos o tres generaciones despues son todos mestizos, menos dos o tres sacos de weas… las herencias se suceden, peleas mas, peleas menos… Con las generaciones, solo una minoria queda de lo que era una tribu original… por algo que es completamente circunstancial, porque es circunstancial que no se hayan muerto, ¿tienen algun derecho a reclamar algo que NO ES SUYO!?!?
    Yo tambien tengo descendencia mapuche, de los Leal de arauco. Y me jacto orgulloso que soy decendiente de los mismos indigenas traidores que ayudaron a acabar con las tribus originarias de Chile (de ahi el apellido, Leal por lealtad a la corona…). A mi tambien me gustaria que me dieran un buen trozo de tierra regalado, ojala con una buena casona. Si no me lo dan, porque soy decendiente de generaciones de Mapuches, me botare a huelga de hambre.
    Y es equivalente a que vinieran ahora peruanos y bolivianos a reclamar lo que perdieron en guerra, la guerra de arauco FUE UNA GUERRA, la pacificacion FUE UNA GUERRA. Y los mapuches PERDIERON, ahora no jodan. Estoy seguro que de alegar peruanos y bolivianos, nadie se arrugaria siquiera al exclamar “NI CAGANDO!”, ¿porque hay que tenerle consideracion y leyes especiales a quienes no se sienten Chilenos? Si no se sienten Chilenos, no son Chilenos, y todo no-Chileno que venga a querer quedarse con tierra Chilena, tiene que probar el filo del corvo primero.
    Ahora diran, “pero si estan en guerra, no ves como queman camiones?” Vale, queman camiones… la wea mas cobarse que he visto en mi vida, van y le queman la casa y las plantaciones a quienes llevan años e incluso generaciones trabajando sus tierras, una pila de familias trabajadoras y cumplidoras de la gran mayoria de las leyes, aprovechando que ahora LES HACEN LEYES ESPECIALES PARA ELLOS, para que puedan quemar casas sin que nadie les diga nada. No es mas que la prueba mas clara de lo que el autor del texto dijo, son una raza cobarde, indigna de llevar el nombre “Mapuche”, aquella raza aguerrida e indomable, capaz de morir por cientos SOLO por la sola idea de salir victoriosos al final. Esas weas que hacen huelga de hambre? Son SOLO la muestra y demostracion CLARA de que, en Chilito lindo, hay que esforzarse AL MAXIMO pa conseguir cagarse de hambre, que aqui de hambre no muere nadie.
    ¿Pasaba eso despues de que los Mapuches cumplieron 200 años en este territorio? ¿Se morian de hambre o tenian k hacer huelga de hambre cuando el jefe les decia que no podian ver tele hasta tarde?
    Me gustaria leerlo en algun libro.

  7. JC Responder

    Septiembre 7, 2010 at 11:01

    xuxa k salio largo….
    CERO capacidad de resumir…. xD

  8. Pao Responder

    Septiembre 7, 2010 at 11:14

    Creo que si bien tiene bastante lógica lo que expone Roberto y la manera que, desde su punto de vista, este tema debe abordarse, ( que considero muy adecuada) es solo eso, una postura respecto a cómo debiese ser tratado el tema. En ese sentido no me genera ninguna disonancia y estoy segura que despues de leer los libros y textos que sugirió ni la postura de boo, la mia o de Mónica cambiaría en esencia.
    Pues el asunto aquí no es que debemos entender de la historia del pueblo mapuche sino qué es lo que (no) hacemos hoy simplemente porque no nos importa.
    ah!..Boo, es mi idea o el comentario de Roberto es el único post/respuesta ( que he visto) a alguna publicación tuya que ha sido digna de ser leída y respondida? qué sentiste? te lo pregunto, porque normalmente los comentarios disidentes de este blog nunca han representado un ””reto”” a nivel intelectual, ( con todo el respeto que se merecen los ”seres naturales” y los estudiantes de la UDLA, que son los que en este momento recuerdo.)

  9. Alexander Responder

    Septiembre 7, 2010 at 11:38

    Primero, los yanaconas no fueron exclusivos del “reino” de Chile, sino que hubieron en casi toda sur américa, por lo tanto no se le puede asignar ese comportamiento a una cultura o raza en especial.
    Segundo, hay casos emblemáticos como el del cacique picunche Michimalonco, pero que deben ser mirados con una visión histórica y sumidos en las circunstancias que llevaron a tomar ciertas decisiones.
    Y como dice Roberto, “la carne sola no hace la cazuela”. Entonces el argumento es pobre, malo y si no es argumento de la afirmación, entonces no es más que un adorno, como una vedette llamativa pero tonta.
    Sin embargo tienes razón en decir que “a la mayoría no le importa la huelga mapuche”, pero tiene importancia, considerando el nivel de desinformación del chileno promedio, ¿vale la pena tanto rodeo para llegar a la verdad expuesta?

    Para aportar al tema y aceptando la afirmación, quizá engañosa para el lector despistado, pues no es lo mismo decir “que la huelga o la causa mapuche no tiene importancia” pues la tiene y mucha, sobretodo por mantenerse vigente por tantos años. Entonces aquí lo que importa es la calidad de la solidaridad, es esa calidad la que le dará validez al reclamo y no la masividad noticiosa, de fb, etc., que ha diferencia del caso “Punta de Choros” (en que había palabra empeñada) donde la masividad responde al ritmo de los hechos noticiosos que se desgastan en el tiempo.
    Por ejemplo, una noticia que ha pasado piola sin embargo es algo que debería importar colectivamente tanto como la Termoeléctrica, pues es algo que afecta de manera directa la miserable calidad de vida del santiagueño, es el llamado “plan de expansión urbana” donde existen muchos intereses involucrados, ¿pero a quién le importa? a los precisos, la fundación “Defendamos la Ciudad” logró que el plan fuera rechazado, entonces los cambios no siempre vienen de la mano con la masividad, sino de acuerdo a la calidad de compromiso.
    Hoy mientras leía este post, escuché por la radio Bío Bío que se juntaron 180 historiadores en el archivo nacional histórico para hacer manifiesta su disconformidad por las irregularidades de los procesos y por la ofensiva mediática en contra de los presos mapuche. Este pequeño grupo se ha manifestado desde hace AÑOS con convicción y argumentos, que es lo que importa.

    Por último me gustaría saber ¿qué te hace considerar a los pueblos originarios como “unas tribus miserables”?

    • Boo! Responder

      Septiembre 8, 2010 at 12:20

      @JC: Pensamos más o menos lo mismo en esto. Y creo que muchas más gente lo hace, pero pocos tienen interés en explicitarlo.

      @Pao: Un comentario siempre es bienvenido, incluso aquellos que tratan de insultarme. Pero tampoco es que sea un increíble contra argumento, porque insisto en que no hace eco de la pregunta principal.

      @Alexander: Vamos por partes

      a) “Y como dice Roberto, “la carne sola no hace la cazuela”. Entonces el argumento es pobre, malo”. Lo lamento, pero un refrán NO ES UN ARGUMENTO. Repito que puedo estar equivocado en algo, pero un dicho popular NO es una manera de demostrarlo. A menos que aceptes un “Alexander, en casa de herrero, cuchillo de palo, así que tu opinión no refleja la realidad”, o “pastelero a tus pasteles, si no sabe no opine”. ¿ves qué fácil?
      b) ¿Por qué crees que eres mejor, más informado o con mejor capacidad de decisión que “el chileno promedio”? Eso de “promedio” no existe, de partida. Y ASUMES SIN FUNDAMENTO que la gente ignora el tema. Claro, yo asumo sin fundamento que la gente lo sabe y no le importa, pero de algún modo tu idea implica que si muchas personas más lo supieran (si es que no lo saben ya), les va a interesar.
      c) Que 1, 10 ó 100 historiadores aleguen carece de importancia si no hay un efecto real. Punto. Si uno alega y cambia algo, es un éxito. Si cien alegan y no cambia nada, un fracaso.
      d) Con la expresión “tribus miserables” me refiero a “indios con escaso desarrollo, sin escritura, con una economía de supervivencia, sin otra organización más que la del piño”. Por eso hice hincapié en los Incas, que se encontraban en un estadio de desarrollo muy superior en el momento de la llegada de los españoles.

  10. Alexander Responder

    Septiembre 7, 2010 at 11:48

    Eeeeeeeel link para los santiagueños y demás interesados, indiferentes, miserables, solidarios, etc. http://ciperchile.cl/2010/09/02/expansion-urbana-transparencia-y-ocde/

  11. Alexander Responder

    Septiembre 8, 2010 at 4:12

    e) Te equivocas, lo de la cazuela lo inventé yo, no es un refrán, menos popular, no me gustan los refranes, es una síntesis de lo que dije en lo primero y segundo, ese es el argumento.

    f) Lo único que rectifico es haber puesto el concepto de “chileno promedio” debería haber puesto “la masa estúpida”.
    Y sí, ASUMIMOS a nuestro antojo, por mí lado asumo que la gente no sabe lo de la expansión urbana, lo de la ley antiterrorista racista, y otras cosas, por ejem. de las tonteras que logro descifrar del “escrito” de JC, y que tu compartes, se puede inferir en que “sabe” o “esta informado” que existen mapuches, que están en huelga de hambre y paramos de contar, entonces ¿qué mierda sabe?, ¿comprende cabalmente la situación? NADA, habla de “leyes especiales para los mapuches”…“para que puedan quemar casas”???, a lo mejor si se dedicara a comprender en vez de enumerar títulos a medias tendría una cualquier opinión pero de peso. Es por esto, que creo que en la mayoría de los casos la ignorancia es el cimiento de la indiferencia.

    g) Exacto eso mismo decía, y tú lo haz dicho, no importa que la mayoría o nadie alegue, entonces tu afirmación “a nadie le importa que un mapuche alegue” ¿importa realmente? No importa en lo más mínimo o ¿supones que la huelga de hambre no tendrá éxito?
    Yo voy por la CALIDAD de las RAZONES que poseen los que alegan, además dí un ejemplo claro, eso finalmente les llevará al éxito:
    -Ya hubo un gesto del Gobierno al decir que se perfeccionará la ley y reconocieron que en algunos casos la ley sobredimensiona las condenas. Eso es un primer paso “exitoso” tomando en cuenta que estamos en un estado terrorista y donde el ministro del interior es parte de la religión más terrorista de la historia. Es un hecho innegable.
    -Creo que un tiempo más las causas de los mapuche sentenciados serán revisadas y posteriormente rebajadas las condenas. Eso será un éxito.

    z) Hacer comparaciones entre distintas culturas es un engaño, ¿cómo medir con parámetros ajenos la esencia de algo? si lo primero es comprenderlas.
    Entender “desarrollo” es más complejo que decirlo, sobre todo si en términos de “habitar” los conceptos de “crecimiento y mejoras” se contraponen de forma dramática, es una palabra maldita.
    -Los mapuches no tenían escritura, nunca la necesitaron, sin embargo tienen una tradición oral envidiable, la palabra en boca tiene el valor de un testamento, a mi entender por eso mismo tienen una noción del tiempo particular, por ejemplo los hechos ocurridos hace cientos de años, para ellos siguen vigentes, porque su “ethos” es presente, intenso y extenso por medio de su particular tradición oral. Lo que acabo de decir es un leve reconocimiento a una manera de pensar distinta y chocante para “la mayoría de los chilenos” que no conoce más allá de la historia de sus abuelos, o con suerte el nombre de sus bisabuelos.
    -Hay que tener tino al tratar estos temas, no basta con aferrarse a unos cuantos aspectos que sólo son importantes para un grupo privilegiado de naciones. Ignorancia fue lo que llevo al naturalista Darwin a catalogar apresuradamente a los yaganes como “seres más abyectos ni más miserables”, caníbales, de idioma ininteligible y pobre. Pero cualquiera que le interese un poco aquel peculiar pueblo sabe, que este gringuito con toda su educación y civilidad a cuesta estaba más equivocado que la mierda.

  12. Mama Oclla Responder

    Septiembre 9, 2010 at 9:19

    Debo reconocer que llegué a este blog por los comentario de SN, sin embargo me he encontrado con cosas bastante interesantes en el camino. Me causa bastante gracia aquello que posteo “Pao” sobre los “retos intelectuales” que han significado algunos post. Al contrario de ella, no creo que la postura de Roberto a este respecto sea tan relevante. Es relevante al modo en que lo es un material enciclopédico, es relevante al modo de documentos a tener en consideración en la cuestión de las relaciones hipano-mapuches e hispano-indígena as well… Lo que me llamó algo más la atención, ha sido un punto desarrollado por Alexander que creo que podría contrarrestar eventualmente la cuestión que nos compete aquí, a saber, “que a nadie le importa que un mapuche alegue”… Si bien como tu mismo planteas, esta claro que a mucha gente sí le importa este tema. Sin embargo (si sigo bien tu argumento) ¿qué relevancia pueden tener unos miles de individuos interesados frente a millones de chilenos a quienes les importa un carajo?
    Bien, a este respecto estoy con Alexander cuando dice que el va por la calidad de las razones expuestas por los huelguistas o “los que alegan”; a lo que agregaría y no por “la cantidad” de individuos que se sumen o no a favor de la causa mapuche. Creo que, por otra parte, estoy contigo también cuando dices que no importa el número de personas que aleguen, sino que lo que hace el éxito o fracaso de una lucha o causa por la que se alega, es precisamente el resultado: si cambia algo o no. En este sentido ¿qué importa la indiferencia de los millones de individuos que “no estan ni ahí” con el temita de la huelga de hambre? o, dentro de esta misma línea, qué importa los millones que “no estan ni ahí” con los mapuches en general? ¿Qué importa que esta indiferencia sea o no parte de nuestra herencia cultural? Planteo estas preguntas para acotar al máximo la cuestión de la importancia de la huelga mapuche. Planteo estas preguntas porque creo que lo relevante, en realidad, es reflexionar sobre el dónde ponemos nuestra mirada cuando hablamos de “la importancia de tal o cual asunto”. ¿Es que acaso la importancia de un hecho (llámese huelga de hambre, protesta contra termoeléctricas, paros, “revoluciones” estudiantiles, etc) esta dado por la CANTIDAD de individuos que se suman a una causa común? De ser afirmativa la respuesta la considero totalmente válida, sólo que creo que puede ser pulida. Pongo una analogía que no tiene absolutamente nada que ver con el tema: musicalmente (si es que se puede hablar así de este estilo de zandungueo), hay más personas que hoy en día escuchan reggaeton de los que escuchan a beethoveen… Entonces quiere decir que el reggaeton es más importante que beethoveen? Podríamos decir que a más personas efectivamente, les interesa el reggaeton que beethoven (refiriéndonos a la cultura popular), pero es esto lo mismo que decir que es más importante musicalemente, el reggaeton que Beethoveen? (esta analogía de todos modos tiene otras consideraciones sociológicas y antropológicas que no quiero tocar ahora porque en este momento simplemente no nos competen, pero si tienes algún pero o alcance, feliz en responderlo). En fin, lo que quiero decir con esto, es que realmente no es importante (redundo aquí), si a mas o menos gente le importa esta causa u otras: lo importante, como tu mismo lo has dicho, es el resultado. Creo, por lo tanto, que debemos separar dos cosas: la importancia que como fenómeno social (actual y popular) puede tener este hecho a nivel estadístico en el horizonte de una cohesión social (ninguna relevancia dada la indeferencia de una mayoría); y la importancia que tiene en cuanto a los resultados que tiene, tendrá y esta teniendo. Esto a mi parecer, no puede ser desestimado tan facilmente, no es un hecho para nada menor que tu mismo te encuentres hablando de algo que por lo menos para ti y una mayoría, no tiene mayor relevancia… No es menor, a su vez, que aunque sean dos o 3 políticos ( o muchos más por la apariencia de político que debe tener el político) apoyen la causa mapuche, y esten dando pasos para solucionar el problema en el congreso y modificar leyes preexistentes. No es menor tampoco, que esten puestas en tela de juicio, leyes preexistentes por unos cuantos mapuches que se pusieron a hacer huelga de hambre… Todo esto último, para mi al menos, deja ver que en la cuestión mapuches ya hay resultados, y en ese sentido no se puede considerar un fracaso, aún así mueran de hambre sin haber visto nada concreto aun. No nos importan ellos, es cierto, sin embargo es DEL TODO RELEVANTE, que estemos hablando de esto nosotros, a quienes, aparentemente, no nos interesa mucho.
    Finalmente me gustaría hacer hincapié en la distinción de lo que es importante socialmente… Creo, como decía arriba, que es necesario reflexionar a qué damos importancia colectivamente e individualmente: es que la importancia de un hecho, esta dada por el interés masivo y popular que dicho hecho adjunta? (en otras palabras, ¿es que acaso algo tiene importancia social por una cuestión meramente estadística?) o por los resultados a corto o largo (o larguísimo) plazo que dicho hecho pueda tener por efecto en un país, sociedad o cultura?
    Saludos.

    • Boo! Responder

      Septiembre 10, 2010 at 12:49

      @Alexander:
      a) La síntesis del argumento entonces es mala o yo muy gil y no la comprendo.

      b) Si yo escribo algo y a nadie le importa, da lo mismo. Si los mapuches mueren de hambre, o quedan con secuelas gravísimas, o no reciben lo que esperan, creo que les importará y bastante. No soy apostador, pero te pido que definas una serie de indicadores de éxito de la huelga mapuche y apostamos a que se producen o no.

      c) Siendo yo una persona con un marcado relativismo moral, no acepto el relativismo cultural. “¿cómo medir con parámetros ajenos la esencia de algo?”. Pues bajo ese punto de vista, es correcto que las mujeres sean golpeadas en los países musulmanes, o que niños de 12 años se pongan cinturones con dinamita y exploten por la causa palestina. Total, “es su cultura”, y cualquier vara ajena a esa cultura “está mal”. No compadre, no creo que esté mal, los indios en Chile (y no sólo los mapuches) eran una tribus miserables a la llegada de los españoles. Que curioso me resulta la alabanza continua a los mapuches por ser una nación nacida y criada para la guerra (que es todo lo que sabían hacer), pero EEUU es un país malo por exactamente lo mismo. Cuando ves estas incongruencias culturales tienes que empezar a aplicar criterios uniformes. Buenos o malos, pero uniformes.

      @Mama Oclla: La idea de la Alta y Baja cultura ya la hemos visto antes, pero se puede resumir en la idea generalizada que existe una cultura Popular (despreciable) y una Cultura Elitista (deseable). Existen muchos criterios donde la complejidad de la Alta Cultura la mantiene en una lejanía impalbable. Citas el caso de la música, donde esto es correcto (para que estamos con cuentos, poca gente escucha Verdi y mucha Daddy Yankee), o en la literaruta (Isabel Allende se acaba de ganar el Premio Nacional de Literatura con libros mediocres pero que se venden en lugar de algún escritor menos conocido pero con obras más complejas). En este sentido, si existe una democracia, es porque hemos acordado que es el mejor método para elegir a nuestros representantes. Esta democracia no es simplemente política, perfectamente se puede aplicar el mismo criterio para otros aspectos. De este modo Daddy Yankee es más importante que Verdi, simplemente porque es parte de la realidad concreta y cotidiana de más personas. ¿Raro, no? Pero democrático. Si dices que Verdi es más importante que Daddy Yankee, es porque eres una fascista cultural, que impone a la mayoría sus gustos y creencias de lo que es bueno o malo. (O, si no puede imponerselo, los critica, o piensas al menos que están equivocados).

      Tu pregunta es “¿es que acaso algo tiene importancia social por una cuestión meramente estadística?”, y considerando el significado de “social” como la suma de individuos organizados en pos del bien común, es razonable suponer que mientras más individuos, más importante. Nuevamente se trata de democracia: mientras más apoyen algo, ese algo es más deseable. Si pocos apoyan algo, es porque a pocos les interesa.

      Sobre los resultados que tiene/tendrá, es materia de especulación. Sí, tres diputados se sumaron a la campaña, pero ¿por qué no estaban desde el principio? Probablemente porque apostaron a que la gente empezaría a alegar, son apoyos políticos y no realmente comprometidos. El apoyo político es lo más cercano al algodón de azúcar: parece sustancioso pero cuando lo pruebas se deshace. Por eso hay problemas de gente que les prometen casas, trabajos u hospitales, pero quedan a medias, nunca los implementan, las casas se llueven. etc, es decir se cumple en la forma y no en el fondo.

      Eventualmente lo que pasará es que un grupito pequeño de empresas forestales van a poner en aprietos al Gobierno pidiendo garantías para la explotación, y no importa los acuerdos que hayan existido, la represión volverá con todo. Alguien considerará que esto es malo, otros que es bueno y a otros les dará lo mismo.

  13. Alexander Responder

    Septiembre 10, 2010 at 8:56

    §) Sí, mi máxima es pésima y no se entiende. Tal vez no te conozco pero apuesto que no eres tonto, ni gil.

    æ) Prefiero no apostar, si no me estaría contradiciendo. Pero agregaré puntos en los que la “huelga de hambre” (ojo! nada más que ese alegato) podría ser exitosa:
    -Revocarán las penas. Y luego al no poder ocultar tremenda injusticia, serán procesados en juicio justo. Por consiguiente con condenas menores.
    -Más gente se preguntará qué es la ley antiterrorista?, ¿por qué a un mapuche por tirar piedras y quemar camioncitos se le enjuicia como terrorista?, y ¿a Walter Martínez que mató por la espalda, le dan 3 años de libertad vigilada? (asumo que la mayoría ignora este tema)
    -Bajarán de peso considerablemente y podrán trabajar en la TV, haciendo un reality con los mineros.
    (continuo al rato)

  14. Mama Oclla Responder

    Septiembre 12, 2010 at 3:16

    Boo:
    Bueno vale por la respuesta. De todos modos, quería hacerte algunos alcances que extraigo de una premisa tuya que a mi parecer no se sigue. Creo que en donde, para mí, esta el equívoco, es en que podamos efectivamente aplicar y extender el mismo criterio democrático a otros ámbitos. Una cosa es que hayamos decidido que en política, el método que más se acomoda para elegir representantes sea el democrático, pero eso poco y nada tiene que ver con la relevancia histórica, social, cultural y antropológica que tiene a, b o c hecho. En efecto, lo que aprendemos en todo sentido en la ciencia, en la filosofía, en la política, en la literatura, en la música, en las artes visuales, etc., es justamente aquello que ha sobresalido de la norma común, que ha salido de lo ordinario, que es extra-ordinario por cualquiera sea la cualidad que en su propio ámbito revolucionó, cambió o dramatizó. En este sentido, podemos decir que no se trata de un fascismo cultural el que yo o Juanito consideremos a Beethoveen, Verdi o quien sea como más relevante para la música que Daddy Yankee; así como tampoco es fascismo cultural el que considere que hay una diferencia notable en directores como Tarkovsky y Schumacher; por lo demás no tengo nada en contra de Yankee o Schumacher. Ahora bien, en este punto podemos pensar que justamente estoy, segun mi fascismo cultural, criticando o juzgando peyorativamente algo que yo considero como poco importante, malo o no apto de relevancia de cualquier tipo. Mi respuesta a eso es que es necesario hacer una distinción entre dos cosas a) lo que yo llamo junto a Kant, crítica del juicio; y b) lo que tu llamas fascismo cultural. a) sí creo junto a K, que la belleza puede ser aprehendida de modo en que mi juicio sobre lo bello, lo bueno o lo armonioso ya no es subjetivo. Por otro lado, esto es totalmente distinto a la OPINION que yo pueda tener de tal o cual materia. b) Si por fascismo cultural, entendemos emisión de juicios subjetivos, todos seríamos fascistas culturales, y en este sentido si te conociera y supiera tus gustos, podría decir lo mismo de ti con respecto a lo que no te gusta. Y estoy segura que deben haber cosas que no te gustan, y que miras con bastante poca deferencia… eso te hace ser culturalmente fascista?
    Por otra parte, estoy de acuerdo en la respuesta que das a mi pregunta sobre si la relevancia social se da por simple estadística. Sin embargo creo que la pregunta de fondo aún ha quedado sin responder, puesto que lo que yo pregunto es si es necesario que toda una mayoría y una masa interesada apoye un hecho para que dicho hecho sea relevante en el sentido de hacer cambios efectivos en la sociedad en la que se encuentra. Creo que quizás no fui lo suficientemente clara en mi comentario anterior. Era a esto a lo que me refería, cuando decía que lo que importaba era si efectivamente podían cambiar algo los mapuches o no con la huelga de hambre. Para mí, la relevancia social no esta solo dada por el número de interesados que se suman a la causa, sino que esta dada por el éxito que tiene una empresa en llevar a cabo su cometido, y esto puede ocurrir con una mayoría o no (podemos pensar en los contemporáneos a Van Gogh que en el momento pensaron que estaba loco, podemos pensar en los contemporáneos a Nietzsche, a Freud, a Einstein, etc… Y claro, tienes razón, socialmente en su época probablemente no tuvieron gran relevancia, pero eso no quiere decir que socialmente no la tengan, quiere decir que fueron póstumos y que la relevancia de los actores sociales poco y nada tienen que ver con la masa que los apoya en el momento, sino que tiene que ver con los cambios y transformaciones que ejercieron en la sociedad en general). Por otra parte, en la historia se ha dado continuamente la situación de que un hecho que no interesa a muchos contemporáneos, luego termina siendo algo que cambia totalmente el espectro social y cultural de un entorno completo. Podemos incluso pensar que en en la mayoría de las revoluciones, hubo siempre alguien antes hablando solo, pensando solo, escribiendo solo, pintando solo, haciendo experimentos solo, tocando piano solo, etc… Volviendo a lo de la música, creo que tienes razón en lo siguiente: efectivamente social y contemporáneamente, es más importante yankee que beethoveen por razones que apenas tocan el ámbito armónico y teórico de la música; musicalmente, no creo que se siga del mismo modo, y no es porque me guste beethoveen y no yankee, sino porque para que algo sea relevante históricamente, es necesario que como puse arriba, cambie, revolucione, transforme o dramatice algún aspecto del ámbito al cual pertenece, y en este sentido, la música que “hace” yankee no cambia ningún aspecto musical de nada. He ahí donde su relevancia jamás será musical, sino que como bien dices tu, es social. Como fenómeno social, es del todo interesante y relevante la figura del reggaeton y de yankee en la juventud latinoamericana por ejemplo. Y es que entonces vemos que aquello relevante en su ámbito debe dominar una técnica, técnica que en el caso de la música algunos dominan mejor que otros, y ESTO no esta ya determinado por mi propio gusto musical, sino por adquisiciones y talentos que van más allá de mi propio poder manipulativo.
    En fin, finalmente, pienso que aunque individualmente no le importe a nadie el tema de los mapuches, lo relevante sigue siendo, para mi, lo que pueden conseguir y estan consiguiendo ya. Y la observación, por cierto, es que aún si mueren de hambre y todo se les va a la cresta, pueden haber dejado algo relevante para la sociedad, para bien o para mal. Creo que esto ya está, no necesita ocurrir nada más en materia de los mapuches para que ya se haga un precedente de esto; algo que va a servir de alguna u otra manera para mover cosas, aunque sea como excusa, en varios ámbitos del poder farandulero de politiquería actual. Pienso, eso si, que efectivamente si especulamos lo que va a pasar finalmente, lo más probable es lo que dices tu, pero eso no quita que el hecho al fin y al cabo, sea relevante, aunque no sea para el cometido que ellos buscan.

  15. JC Responder

    Septiembre 13, 2010 at 11:20

    Yo tambien quiero apostar!!! (o no apostar, pero pongamos un pozo de lo que creemos que ocurre)(es netamente algo ridiculo que no lleva a ningun punto, pero creo que da luces sobre lo que pensamos del asunto y la forma en que vemos la situacion)

    – Se trata de cambiar la ley antiterrorista, pero se estanca en alguna camara
    – Al menos un mapuche muere de hambre (que se anote cuanto duro, para que vean lo dificil que es morirse de hambre en Chile. Si no estamos tan mal xD)
    – Si la ley antiterrorista se deroga o se cambia por completo, siendo exitoso lo que reclamaban los huelguistas, se les va a juzgar de todas formas por esa ley. Nadie puede acusar no conocimiento de las leyes, si ellos queman camiones, y eso esta dentro de la ley antiterrorista, te guste o no la idea, de antes sabian a lo que te arriesgaban.
    – Ahora quieren que se metan los curas, los que solo van a hacer de recaderos de un lado para el otro, y despues diran que gracias a ellos se arreglo el conflicto.
    – Yo al fin me titulare y podre ser un cesante como dios manda.

    Y, finalmente, no digan que no tienen leyes especiales. Por el solo hecho de ser mapuche o acreditar descendencia, tienes acceso a todos los beneficios sociales de un Chilenillo comun, mas:

    – Educacion gratis, o becado donde se te ocurra.
    – Subsidios especiales para la etnia, donde les van a hacer las casas donde ellos quieren.
    – Derecho a tierras que nunca fueron de ellos (remitanse al compendio sobre sangre diluida. Si les gusto vender sus tierras por dos garrafas de vino, ACEPTENLO, ya no son suyas). Y gratis! sin concursos ni sorteos.
    – Hoy por hoy, tienen derecho a quemar camiones y fundos, atentar contra la vida de la gente e infundir terror en la poblacion y rebajarse las penas si es que quieren. Solo es necesaria una huelga de hambre.

    No se donde habra nacido el resto de los Chilenos, pero yo naci en Chile, donde somos todos iguales frente a la ley. Como eso no se cumple, ellos tienen mas beneficios que cualquiera de mis vecinos, entonces tengo derecho a reclamar para que se me restituyan mis derechos. No soy distinto a ninguno de esos mapuches, soy bisnieto de un Lonco mapuche, pero como no hago huelgas de hambre, soy de clase media y cumplo la ley a cabalidad, no tengo derecho a nada. No se trata de ser poco solidario, se trata de ser JUSTO. Si quieres ser justo, selo con todos, no con unos pocos.
    Claramente algo no esta funcionando aqui, y no es necesariamente el tema de la ley antiterrorista. Si a sus ancestros les quitaron sus tierras un monton de viejos de la epoca, no es culpa nuestra.

  16. Groto Responder

    Septiembre 22, 2010 at 1:55

    Putas que son lúcidos cabros, yo no soy de letras pero tengo algunas frases que hechar a la olla.
    Hoy no existe mapuche puro, ni siquiera un medio mapuche completo… y todo lo que ésto implique.
    Prefiero a un mapuche no sometido y roto que a un inka servil paga tributos.
    No debieran juzgar a los mapuches con la weá antiterrorista, si queman un camión se aplica la misma ley q a todos nomás, pero se aplica.
    Y en realidad lo único importante de mi comentario es que probablemente el tema mapuche tiene que ver con una definición de identidad, por eso como que se les tiene un trato especial creo yo, lo siento así.

  17. ???? Responder

    Noviembre 15, 2010 at 10:46

    Y Boo! nuevamente tienes razón: no sólo en los medios ya no se hablan de los mapuches, sino que los revolucionarios sacaron sus banderitas mapuches de sus perfiles de facebook. ¿Y algo cambió? No pues… porque a nadie le interesa, je!

    O.

  18. humberto dgb Responder

    Mayo 13, 2011 at 5:17

    Intenta salir de la ignorancia conociendo el kimün mapuche y desde su propia fuente: los kimche.
    De esa manera descubrirás la esencia de ser mapuche como seres humanos que no poseen la tierra, todo lo contrario, es la Tierra que posee al ser humano. Esta esencia no es propia de una etnia, es propia de todo ser humano que despierta… de verdad… a la realidad de la vida, dejando de lado la ilusión que nos provee todos los días el actual orden mundial a través de los medios de comunicación coludidos. Ilusión falsa que derrota a todo ser humano… menos aquel que no busca poseer, sino ser poseído y ser puente de la Tierra como Gran Ser Vivo Conciente.

    De hecho, el pueblo mapuche es el único pueblo en el MUNDO que se autodenomina como seres humanos pertenecientes a la Tierra.

    Me despido en el respeto a los sabios de todas las culturas (kimche, Druida, filósofo, hermético, entre otros).
    Porque son ellos los que establecen los nucleos éticos-míticos-ontológicos de las culturas, transformándose en ejes de sentido para la sociedad. Las sociedades crecen cuando se apegan al eje, y decaen cuando se alejan. Es de esperar que todas las sociedades vivan conforme a sus propias culturas, sin desear imponer a una sociedad determinada una cultura ajena.

¡Comenta!