Me avergüenza de Chile

Hay veces que siento vergüenza de vivir en Chile. Sé que ningún país o ciudad es perfecto, pero hay lugares muchos más imperfectos que otros. Entiendo que en África hay países donde la gente todavía se come -literalmente- entre sí, pero prefiero pensar en Suiza o Noruega, países mucho más avanzados y donde las mujeres no sólo son guapas sino que además son fáciles.

Esa vergüenza no sólo la siento cuando hay una guapa extranjera de intercambio pasando por ahí, sino también al ver pasar a alguien de cualquier país, incluyendo los mierables. Es una sensación de “bueno, es Chile… somos avanzados pero todavía nos falta, cof cof… Queremos entrar a la OCDE y tenemos TLC con medio mundo, pero por algún motivo todavía no aprendemos a limpiarnos el culo después de cagar”.

  • Los vendedores callejeros, que hacen ver cualquier calle más o menos decente como un maldito mercadillo paraguayo. Escuchar los gritos de los bastardos promocionando sus porquerías chinas o robadas me enferma. Me alegra, en cambio, cuando pasa un paco -perdón un carabinero-de-la-nación-orden-y-patria-es-nuestro-lema, y escapan corriendo. Si es que alguno es detenido, llego sonriendo a la casa. Mi dicha es inigualable si además de llevárselo preso le incautaron las mugres que vende.
  • Las calles sucias. Basureros inexistentes y desechos que van desde envoltorios de dulces, chicles o pañuelos desechables usados a excremento humano. Por la cresta que somos sucios los chilenos. Seguro que hay países donde la gente está aún menos preocupada por el lugar donde deja caer los papeles, Nicaragua o Gabón por ejemplo, pero en comparación a cualquier país medianamente civilizado somos bastante irrespetuosos con nuestro entorno.
  • Las viejas que pelean por los asientos en el metro. Gordas como morsas, comadronas que creen que tienen algún derecho adicional al del resto de los mortales solo porque tienen que cargar con cincuenta kilos de sobrepeso,  suspiran y mueven la cabeza en señal de desagrado cuando no les dan el asiento. Sus resoplidos de indignación y por lo general aspecto sucio y descuidado son igualmente molestos. Pero cuando entran no tienen problemas para correr hasta llegar a un asiento vacío.
  • Los meseros. La mayoría son unos viejos rancios que no tienen la menor idea de nada cercano al protocolo. No saben de vinos, de combinaciones, de platos, de cubiertos, hablan mal, pronuncian pésimo, son ladrones, de manos sucias y por lo general incapaces de recordar el pedido de más de tres personas, aunque usen una comanda* para anotar. Ojo que no hablo sólo de los meseros universitarios que usan el pantalón a mitad de raja, barba descuidada y cara de imbecilidad extrema, sino también a esos viejos garzones “de toda la vida”, que atienden en locales de mierda insalubres (Como en Nuria o el Dominó) donde además cobran un ojo de la cara y medio testículo por un miserable pan con queso.
  • Que algunos cafés/bares te agreguen el 10% de la propina en la cuenta como parte del total. Voy a iniciar una campaña para quejarme como niñita (con gritos, pataletas y VIOLENCIA EXTREMA) cada vez que me traten de pasar gato por libre con la cuenta. Fui mesero, y sé que cuando uno merece una propina cuando atiende bien. Pero si tienes que gritar para pedir la cuenta, el café está frío, se demoran media hora en atender y otra media hora en traer el pedido, no se merecen ni un centavo. Por último, es decisión mía si quiero o no dejar propina, mal que mal estoy pagando por mi comida, que está gravada por un impuesto innecesario. Ver el apartado de “meseros” para más detalles.
  • La sobrevaloración de los celulares. Que un ejecutivo tenga un Blackberry de US$1.000, me da lo mismo, porque seguramente lo usa para revisar el correo (conectado al servidor corporativo Exchange), sincronizarlo con el PC (Agenda, contactos), revisar los precios de las acciones y jugar en el avión. Pero que un vendedor de multitienda, educadora de párvulos, gásfiter, o cualquier otro ser que gana el sueldo mínimo gaste más de lo que gana en un mes de trabajo (o una fracción importante de su salario) en tener un teléfono móvil de última tecnología es una siutiquería del porte de un transatlántico, más aún cuando trata de fingir que no le importa que los demás le pregunten cuanto le costó el juguete. Más ordinario que Blackberry con prepago. Y sí, los hay.
  • Los noticieros: el periodismo es una bazofia. Cada vez que veo las noticias, siento deseos de comerme un puñado de alfileres.
  • Los currículos: ¿Hay algo peor para la reputación de una persona que un currículo con faltas de ortografía? Las mentiras descaradas. Hijos de puta que ponen “Uso de Excel nivel Experto“. Pero les preguntas si saben usar macros y no tienen idea de qué les estás hablando. Expertos en MS Word que hacen los índices a mano. “Nivel de inglés Intermedio-Alto” y son incapaces de mantener una conversación trivial sobre cualquier tema. “Proactivo” o “Buen nivel de relaciones interpersonales” son otras de las joyas comunes que me dan ganas de destriparlos con un corta uñas.

Rápida y breve actualización: Si algún pelmazo va a salir con “si no te gusta anda a vivir a otro país”, puede escribir su comentario en un papel, guardar el papel en una caja de fósforos, untarlo en vaselina y metérselo en el orto hasta que le salga por la garganta. Si la única respuesta a “Esto está mal, hay que cambiarlo” es un afeminado “así somos los chilenos, si no te gusta ándate a otro país, snif snif”, es que es usted un cagón conformista.

Hay muchas más cosas que detesto de este país. Pero nótese que estas son críticas constructivas y con visión de futuro, este miserable hermoso pedazo de tierra tiene muchas cosas buenas que ofrecer. Entre ellas, a mí.**

*En mis tiempos de mesero, se llamaba comanda al papel que se entrega en la cocina con el pedido.
**Seguro que se quejan de que soy egocéntrico, vanidoso, pedante y alguna otra cosa más. Pues quizás tengan razón, partiendo porque tengo un blog personal en dominio propio sólo para decir que tengo un blog en dominio propio.

23 thoughts on “Me avergüenza de Chile

  1. Sesatez y tacto para hablar u obrar, reserva, prudencia, tino, etc.

    Esta bien, que seas uno de los aportes de Chile, pero deberias aplicar mas mesura, discrecion, reserva, al hacerlo saber. Saludos,

  2. Tan quejón que saliste…

    Igual me sumo esta vez, y me deprime a veces pensar en la mierda de gente que hay aquí. Desde el cabro chico que bota el papel del helado al suelo, hasta el estúpido que le quita hectáreas a los parques para hacer edificios.
    Como estudio en La Pintana, todos los días tomo una micro picante. El 95% de los viajes incluyen un vendedor ambulante gritón, viejos feos, viejas empujonas y grupos de flaites. Igual agradezco que se ganen sus monedas vendiendo helados o rapeando tonteras a que lo hagan asaltando. Para qué hablar del olor a baño que se siente al salir del metro. A veces sube gente demasiado ordinaria con pequeñines que ya me imagino que serán de los mismos. Y claro que todas las casas tienen cable, los flaites tienen sus Adidas y se quejan de que los bonos de la Presi no alcanzan.

    Es un asunto de educación. Quieras o no, sueles terminar haciendo lo que tus padres hacían. Trataré de ser una mamá educada, pero hay otros círculos que hay que romper para cambiar eso, y valoro a la gente voluntaria que se dedica a eso, o aquellas señoras que se sacan la mierda para que sus pequeños tengan lo necesario.

    Sobre irse de aquí… uuuuff… Sueño con Hamburgo. Pero hay algo que un viaje no puede cambiar: soy chilena. No dejaré nunca de pensar en mi país, en cómo estará, en que quisiera que fuese mejor. Pienso como chilena, crecí aquí y lo conozco harto. Y eso no se me va a pasar nunca.

    A fin de cuentas, Chile es mucho más de lo feo que vemos, a los haitianos les encanta! Y ya que estamos aquí, fijémonos en lo más genial, como YO (después tú).

    Am… Y sobre mi blog, no voy a hacer nada nuevo por ahora. Estoy con una (diagnosticada) depresión por culpa del amor que me impide escribir sin lloriquear, y no quiero lloriquear allí. Cuando mi corazoncillo se arregle, allí estaré, pero creo que tardará bastante.

    Questésbien :mrgreen:

  3. Concuerdo contigo en algunos puntos, especialmente en el de las calles sucias. Ver rumas de basura en la calle o en la carretera es un espectáculo triste, pero verlas en lugares donde HAY un basurero cerca es casi un buen motivo para empezar una limpieza racial. ¿Cochinos y, más encima, huevones?

    Pucha, me deprimí xD

    Salú.

  4. Concuerdo al 100% con el estimado, el país no es malo sino su gente de mierda, el arribismo imbecil del weon que piensa que por vestir de terno o corbata y con el ultimo grito de la moda del Blackberry(que wea mas ordinaria) la sociedad lo vera como un ejemplo…donde son una absoluta mierda que gasta lo que no tiene para vivir en un mundo de mentiras y que se endeuda hasta las patas, yo por ejemplo tengo 32 años y nunca he tenido una puta tarjeta comercial, cuenta corriente o tarjeta de credito ya que por años he trabajado ganando bien y jamas me vino el arribismo de la compra impulsiva o para aparentar…agregando a eso no tengo auto y segun muchos amigos dicen que deberia haberme comprado uno hace tiempo…pfffff no gracias da miedo ver lo mal que conducen los wnes como animales y ademas los peatones weones no tienen ningun apego a la vida llegan y se tiran a la calle…pffff, anexo a lo ordinario del chileno la gente aweonada que lucha por un asiento o un espacio en los transportes publicos no se respeta en la mas minimo…aflora toda la ordinaries y lo que mas me da rabia es que no saben hablar!!! siempre con la “sh”…sha la wa sha a las osho osho y media, tarados, flojos qlos hijos del menor esfuerzo…lo se me pase….jjajaja pero me da rabia esta ciudad de mierda….la opciones es irse a otra ciudad con menos gente y que viva mejor……saludos.

  5. Pero Ric!
    Eso de criticar a los “comentadores” por cómo escriben, es usado en este blog como método de defensa para cuando alguien difiere de lo expuesto en el post original, y que además, no oculta su alto nivel de imbecilidad. Es cierto que Alberto escribe pésimo y no dice nada muy rescatable, pero no hubo más pecados, o sí?

  6. El problema principal no es la gente, si no la miserable educacion que hay sobre todo de la clase media hacia abajo! de ahi brotan los que son rotos, que no saben hablar y escribir, los flytes, los arribistas, la gente que se siente segura de si misma por tener una black berry entre otras cosas, la gente ignorante que bota animales a la calle, la gente sucia, etc…

    Hay una gran mierda de personas, pero detras de ellos hay una gran mierda de politicos.

  7. teni toa la razon gil culiao, si dependiera d mi echaria en una bolsa a un puñado de cuicos culiao y flayte culiao y los tiraria al rio mas cercano
    y te invitaria a que nos agarremos a combos un rato solo pa matar el aburrimiento y si te hace voy a proponerselo a otro mientras apedreo una que otra iglesia culia mormona, judia, catolica o mormona, las demas no me importan

  8. las razones que en basas el desprecio a tu pais son una sarta de estupideces superficiales como “la sobrevaloracion de los celulares”, “la propina en los cafes”, “los vendedores callejeros”.etc….. :roll: que es eso???

    me gustaria saber que tan bueno eres en lo que trabajas o estudias, asi sabria que tanto te da la boca para juzgar y menospreciar al resto.

    sabes que odio de chile?? la gente superficial,egolatra,petulante y mediocre como tu. ademas de esta pagina ultra hueca….

  9. Como pataleo, tu post está chistoso y me hizo sentir identificado.

    Sin embargo te invito a dirigir tu odio hacia las causas, más que hacia los efectos. Es más efectivo matar la causa que parchar el efecto.

    Desigualdad, mala educación, falta de organización ciudadana.

    Saludos.

  10. Son tan lindos los comentarios; llenos de mierda.
    Si al final uno tiene ganas de vivir acá es porque si mira para abajo ve una tela de mierda que usa hace dos semanas; lo último que escribió en un papel fue “halbaka”, si es que sabe de la “a” a la “l” y no se puede contentar más con ir al clásico y luego salir a saquear farmacias (grandioso, hoy ocurrió).
    Lo único que la gente sabe hacer en éste país es sacar la vuelta, perder su tiempo en todo menos educarse y aprender, y nuevamente, sacar la vuelta.
    Creo que me iré a vivir a Suecia, cuando haya estudiado y conseguido plata.

  11. Me pasa lo mismo con Lima, q de hecho es peor q Santiago. A mi lista agregaría los comentarios de los periódicos on-line. me recuerdan porque estamos tan cagados, con gente tan bruta y maleducada. Saludos!

  12. Somos sucios, mal educados, incultos..y todo porqué???, porque estamos llenos de flaites..más del 70% de la población es flaite, y esos pelotas ediondos por donde pasan destruyen..rayan, ensucian, rompen o roban..ejemplos hay de sobra..Brigadas nacionalistas antiflaites ahora..

¡Comenta!