Mejor no leas

En Chile leemos poco. Triste, y cierto, pero no es lo que podríamos llamar una novedad. Lo sabemos desde hace mucho. No voy a explayarme sobre los motivos para esta situación porque da para largo y no es el tema central de este post, pero pueden plantear sus teorías conspirativas al respecto en los comentarios (Seguro que algún incauto todavía cree que el IVA a los libros tiene la culpa de todo).

Me llama la atención que cada cierto tiempo, digamos una vez al año, un libro cualquiera se pone de moda y revitaliza toda la industria, incluso la de vendedores callejeros de copias piratas. Esta temporada es la infumable trilogía que comienza con “50 Sombras de Grey”, pero creo recordar otros superventas similares, como “¿Quien se ha llevado mi queso?”, “El Código da Vinci”, “¿Por qué los hombres aman a las Cabronas?”, “Caballo de Troya”, “Los Pilares de la Tierra” o “Mujeres que corren con lobos” , por nombrar algunos.

No quiero profundizar demasiado en si son libros buenos o malos. En mi opinión la masividad no es sinónimo de banalidad o mala literatura, aunque varios de la lista de los superventas apestan como un pañal de guagua después del almuerzo. Eso nos lleva a pensar  “bueno, leemos tan poco que es mejor que la gente lea eso a que no lea en lo absoluto”. Para muchos (y hasta hace poco me contaba dentro de esa lista), leer tiene un valor intrínsecamente positivo, leer es bueno por muchos motivos y es mejor leer poco que no leer. ¿Están de acuerdo conmigo? Leer es una ventana al aprendizaje, la diversión, la cultura. Leer es tan grandioso en tantos sentidos que es bueno hacerlo aunque sea en pequeñas cantidades, incluso cuentos en 100 palabras o menos.

Por que lees tanto
“Mi hermano tiene su espada, el rey Robert su martillo de guerra, y yo tengo mi mente… Y una mente necesita libros como una espada necesita una piedra de afilar para mantener su filo. Por eso leo tanto Jon Snow”. Tyrion Lannister, Game of Thrones.

Hace algunas semanas fui testigo de una conversación entre dos personas en relación a si los niños deberían leer o no la Biblia. Uno señalaba que la Biblia es un libro lleno de falsedades, mentiras y contradicciones, mientras que el otro consideraba que siendo uno de los libros más importantes de historia occidental (y quizás del mundo), era valioso además por su valor narrativo y poético.

La discusión pareció decantarse hacia el argumento de la libre expresión y libertad de pensamiento. ¿Habría que prohibir a los niños leer el Corán, la Torá o cualquier otro libro solo porque no se ajusta a tus creencias o forma de vida? ¿No, verdad? Leer es bueno, y hay que permitir que todas las ideas tengan su espacio, ¿cierto?

Bueno… quizás no.

¿Que pasa si lo único que lee una persona es la Biblia, el Corán o Mein Kampf? ¿Que pasa si cualquier persona lee un único libro, y ese poquito de lectura envenena su mente?

Hay gente en el mundo que lee el Corán, interpreta la realidad de acuerdo a esa lectura y decide que lo mejor que puede hacer es ponerse un cinturón de dinamita e inmolarse en un centro comercial o en una escuela. Algunas personas leyeron la biblia y terminaron quemando a otras en una hoguera. Ahora mismo, en pleno siglo XXI muchos creen que el matrimonio homosexual es malo porque la biblia lo dice (al igual que muchas otras idioteces que por suerte ya hemos superado, como la prohibición de usar telas sintéticas o matar a piedrazos a una mujer que no llegó virgen al matrimonio). Algunos leen Mein Kampf y le encuentran sentido, y deciden que lo mejor que pueden hacer por su país es fomentar el trabajo de los compatriotas agrediendo a los extranjeros (y matándolos si es necesario) porque “no son de nuestra raza”, tal como millones de alemanes lo leyeron y terminaron llevando a Hitler al lugar desde donde inició la segunda guerra mundial. Dicho sea de paso, Mein Kampf (Mi Lucha)  sigue siendo el texto fundamental de los grupos neonazis que aparecen de vez en cuando en diversos países.

Si alguien alguien lee Mein Kampf (y nada más), la Biblia (y nada más), el Corán (y nada más), o cualquier libro (bueno o malo) y nada más es muy probable que le encuentre sentido porque no tiene suficiente criterio para sopesar los argumentos y crearse su propia opinión. Es como alguien que haya escuchado un único disco o visto una sola película ¿podría opinar de música o cine? ¿Cuanto valdría su recomendación? Según mi apreciación, casi nada.

En mi opinión hay libros que no se deberían leer si el lector no tiene cierta capacidad de deconstruir/analizar/contextualizar lo que está leyendo, o puede terminar creyendo que tiene que transformarse en algo que no es para que los hombres lo amen, usando esposas porque cree que así el placer será inmediato, haciendo explotar una bomba porque según el único libro que leyó eso te garantiza algo en el otro mundo, o haciendo cualquier cosa que puede volver su vida y la de los demás peor de lo que era antes de hacerlo. La única manera de poder tener las herramientas para “defenderse” de la influencia de un libro es leyendo más libros. De esa forma puedes entender y apreciar qué estás leyendo y no limitarte a tragar lo que se supone que te tiene que gustar porque está de moda. Si no lo haces, estás tan indefenso como un niño al que los padres le hablan de Dios.

Pero volvemos al punto inicial, que es un país que lee poco. Tenemos así a una cantidad ingente de mujeres que en el último año (o incluso más) solo han leído 50 Shades of Gray, y que como no tienen ningún punto de referencia para entender que…

  1. Es un libro de ficción.
  2. La vida real es distinta a la ficción.
  3. Es un libro bastante mediocre.

… terminan creyendo que su vida sexual…

  1. Es miserable porque no tiene 35 orgasmos en cada encuentro.
  2. Debería ser como la del libro (algo cuestionable).
  3. Su marido es un incompetente en la cama y además un pobretón (algo posible pero no necesariamente cierto).

Podemos hacer el mismo ejercicio con muchos de los libros que rompen la tendencia del grueso de la población de no leer nada más que las actualizaciones en el muro de Facebook. ¿Cuantos de esos libros son de verdad un aporte y cuantos el equivalente literario a un “nutritivo” completo de la Plaza de Armas? Me da miedo pensar en cuanta gente anda allá afuera creyendo en algo porque lo leyó en el único libro que ha leído en cinco años. Recuerden que si aparece en televisión, debe ser verdad, pero si está en un libro ¡debe ser aún más cierto!

Creo entonces que la idea de que “es mejor leer poco a no leer nada en lo absoluto” o “es mejor leer un libro malo que no leer” es falsa, incluso peligrosa.

Pregunta: Si tuviesen que elegir un único libro “aporte” para que lo lea el chileno promedio (pensando que va a leer solo eso y nada más en los próximos años), ¿cual sería? Mi respuesta: El Conde de Montecristo.

Escrito por Boolture

13 Comentarios en “Mejor no leas

  1. abby Responder

    Abril 10, 2013 at 10:14

    Los libros de auto ayuda son particularmente peligrosos, sobre todo si meten en el argumento a Dios o algo por el estilo. Concuerdo contigo, si las personas son imbéciles debido que no leen, o no leen porque son imbéciles, mejor que se limiten a seguir viendo el reality o el partido: eso es triste pero menos potencialmente destructivo (dos adverbios en un párrafo! arg!).

  2. petershifterLeprosy Responder

    Abril 10, 2013 at 11:08

    Recomendaría “La buena vida y la poca vergüenza” de Hernán Millas XD

  3. Narvandi Responder

    Abril 10, 2013 at 11:24

    Los miserables

  4. Uva* Responder

    Abril 10, 2013 at 12:49

    A propósito de esto de que la gente lee poco, sí le doy algunos créditos a Bibliometro. Libros prestados gratis y a la pasada acortan la flojera lectora.

    Y no me gusta esa queja generalizada contra los libros de autoayuda. Es casi una moda despreciar esos libros y a quienes los leen. Los hay de varios tipos: están aquellos que te dan una lista de cosas que debes hacer, pero también los que te proponen ideas para que tu mismo las analices. Los hay religiosos y no religiosos. Están los que cuentan experiencias y los que exponen planteamientos de algún pensador/filósofo o doctrina.

    Creo que no hay libros “peligrosos”. Es responsabilidad del lector poner en su justo lugar lo que lee. Es libre de creer o no y de cerrar el libro cuando quiera. Como dice el autor de este post, entre más se lee, más abierta estará la mente para leer cualquier cosa y discriminar con qué se queda de todo eso. Claro que como se lee poco y sólo lo que está de moda, eso sí puede ser dañino, pero no es culpa del libro.

    El “auto-ayudarse” puede venir de cualquier parte. Si una historia de zombies puede quitarle la depre a alguien, o leer una buena novela puede darle inspiración para el cambio a otro alguien, también serían libros de “autoayuda”.

    Finalmente, cada uno se autoayuda como quiere y dejen de molestar…

    • Boolture Responder

      Abril 10, 2013 at 2:25

      En mi opinión aunque uno puede leer cualquier cosa para sentirse mejor (incluso los avisos económicos del diario), no se trata de un libro de autoayuda a menos que haya sido creado específicamente con ese fin. Puede que haya libros buenos y malos en esa categoría pero creo que la mayoría son bastante malos.

      Pasando a otro temam en “Los límites de la interpretación” Umberto Eco trata de establecer algunos parámetros sobre esto:

      Numerosos personajes han reflexionado sobre el papel de la interpretación o colaboración que el lector tiene en la lectura, esto no solo depende del mensaje sino también del código. La interpretación depende de las estructuras mentales y de la situación social o histórica del lector.
      Los textos verbales como pintura, cine, televisión pueden ser narrativos. En el texto se encuentran signos literarios que no designan el objeto sino que dan instrucciones para producir su significado.
      El texto se puede traducir con diferentes intenciones: buscando en el texto lo que el autor quería decir y buscar lo que el texto dice independientemente de la intención del autor, en esta última postura también hay un dilema entre buscar en el texto la coherencia textual o basar esta coherencia en los deseos, pulsiones o arbitrios del destinatario. Por ejemplo, en la Edad Media se buscaban varios sentidos sin que hubiera oposición entre ellos, mientras que en el Renacimiento buscaban infinitud de sentidos independientemente de si eran opuestos. Pero a veces podemos pensar sentidos en los que el autor no estaba pensando. Entonces, puede haber tres tipos de interpretación: la del autor, la del traductor y la del lector.

      Creo en en la inmensa mayoría de los casos, si lees poco, tu capacidad de interpretación (como lector) es escasa, fragmentada y potencialmente dañina para ti y para el resto.

  5. gabriela Barrios Responder

    Abril 10, 2013 at 1:32

    Es complicado escoger un solo libro, porque lo que para nosotros puede ser un libro que aporta bastante, para otro puede no serlo. Por los mismos motivos que se dieron, nuestro libro es de gran aporte porque hemos sido capaces de formar un criterio y analizar los libros, cosa que quienes no leen no pueden hacer. De todos modos recomendaría “El ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha” de Cervantes

  6. mapc088 Responder

    Abril 11, 2013 at 1:33

    Mi apuesta para una lectura única es 1984. Para que crean que los están observando y quieran hacer más para saber que hay tras lo que les ocultan.

  7. ... Responder

    Abril 15, 2013 at 4:56

    Leer está sobrevalorado, vean tele.

  8. otrotipomas Responder

    Abril 16, 2013 at 11:57

    Lo que no me gusta de los libros chilenos es que son casi puras teleseries y mala poesia.
    Creo que falta ficcion. Pero Buena ficcion. (Por que ? Pues para imaginar !)

    Un solo libro no basta. Pero ese unico libro, de existir, deberia cumplir las siguientes condiciones:

    Vale la pena leer mas de una vez.
    Con buenas descripciones.
    Con poco o nada de drama. (No mas teleseries)
    Que toque algun tema que interese al lector.
    Que recuerde algo importante para la humanidad. (por ejemplo,la mortalidad)

    Quizas serviria el fin de la infancia de Arthur C Clark, o la guerra interminable de Haldeman joe. Aunque no creo que le interese a todos.

    El primero habla sobre el rol de la religion, y que nos define como humanos.
    El segundo, la relacion entre politica y guerra y como la guerra podria cambia a una sociedad con el tiempo.

    Se les puede sacar hartas cosas a ambos libros si se leen con cuidado. Pero si se leen solo una vez, sirven al menos como entretencion. (Y obliga a imaginar ! !)

    Saludos !
    ————————————————————————————————
    pd: Recuerdo que alguna vez criticaste la falta de espacios y demases.
    solo por curiosidad, conoces http://www.eldefinido.cl/ ?

    Es un nuevo proyecto de manos de marco canepa (El autor de juanelo) y otros.
    Echale una mirada, y si te interesa pues colabora. Creo que cualquiera puede participar siempre y cuando cumpla algunas restricciones.

    Animo en todo. Saludos !.

  9. Assilem Responder

    Abril 20, 2013 at 11:21

    Recomendaría “El Señor de las Moscas”, de William Golding. Me dolió en el alma y le tengo respeto hasta el día de hoy.

  10. Fairytela Responder

    Abril 23, 2013 at 2:53

    El Secreto

  11. kurakensama Responder

    Abril 24, 2013 at 10:04

    Memorias de una pulga

  12. ChivoRataSimio Responder

    Julio 20, 2014 at 10:00

    Código Penal?

    Las letras son una herramienta.
    Leer es solo una forma de adquirir información o de matar el aburrimiento, hacerse más listo o más tonto en el proceso es cosa de cada uno.

¡Comenta!