No me interesa la política

No se puede hablar de política sin citar, como buen intelectual de luca, a Bertolt Brecht:

El peor analfabeto es el analfabeto político. Él no oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. Él no sabe que el costo de vida, el precio del poroto, del pan, de la harina, del vestido, del zapato, del mojón con choclo y de los remedios, dependen de decisiones políticas.El analfabeto político es tan tonto huevón que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política.No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.

Bueno, después de esas sabias y demoledoras palabras, podemos comenzar.

¿Por qué a la mayoría de la gente le aburre la política y se aleja de ella como si fuera una serpiente venenosa? Creo que es porque tiene una idea equivocada de lo que es “política”. Hagamos una diferencia: la politiquería habitual, con pelotudos épicos como Camilo Escalona o Ricardo Lagos (padre e hijo), es algo que de manera natural resulta vomitivo. Decir “no me interesa la política”, debiese referirse a este aspecto específico, que se trata en pocas palabras de tarados que buscan votos para asegurarse cupos y llenarse los bolsillos. Este es un aspecto de la política, pero no es la política en sí misma. Es con mucho el área que tiene más cobertura mediática, porque es la más simple y banal de todas, y los medios de comunicación, como todos sabemos, están en el negocio de convertir a las personas en idiotas.

Camilo Escalona

Camilo Escalona, un mafioso con todas sus letras.

Sin embargo, que estos personajes se hayan atornillado en sus asientos no excluye en ningún momento la necesidad de leer, conversar y debatir sobre política. Usted cree que no le interesa la política, pero en realidad al menos se mostrará interesado en sus efectos. Uno no se interesa -o no debería- por un partido partido político específico sino por sus posturas o ideales frente a eventos y situaciones que nos ocurren a todos cada día. De hecho, es casi imposible que haya una persona medianamente inteligente que no tenga ninguna opinión política sobre ningún tema. Lo que pasa es que no lo sabe. Quizás nunca se sentó y se preguntó “¿qué creo sobre esto?”, pero sin duda es capaz de reflexionar al respecto y encontrarle la razón a uno u otro bando.

Por ejemplo, pensemos en algunos temas valóricos recurrentes: aborto, despenalización del consumo de drogas, prostitución y eutanasia. ¿Estamos a favor del aborto? ¿Consideramos válido que una mujer mate a una guagua que lleva dentro? ¿En todos los casos, en algunos, nunca jamás? ¿Debe la gente tener la libertad de fumarse un pito en la calle, en su casa? ¿Por placer o sólo con fines terapéuticos? ¿Debe existir un barrio rojo? ¿Deben las señoritas-de-la-vida pagar impuestos?

Más preguntas: ¿Deben subir los impuestos al estrato socieconómico más privilegiado? ¿Vale la pena gastar en rehabilitación de presos reincidentes? ¿Debe existir la pena de muerte? ¿Cómo debe responder el gobierno frente a un aumento en el desempleo? ¿Si el arte no puede sobrevivir económicamente por su cuenta, debe recibir subsidios?

Todavía más preguntas: ¿Vale la pena gastar en mejorar las cárceles? ¿Es mejor gastar en escuelas básicas que en becas de doctorado? ¿Cuanto hay que gastar en tanques y cuanto en equipamiento para policías? ¿Cuantos impuestos deben pagar las empresas mineras y cuanto deben pagar las pymes? ¿El estado debe fomentar el deporte? ¿Son demasiado caras las entradas a eventos culturales?

Las respuestas a cada una de estas preguntas ubican a cualquier persona en algún rango del espectro político, incluso si la política no le interesa. Mientras más tiempo alguien crea que la política no es su tema, más tiempo seguiremos soportando a imbéciles como el de la foto.

5 thoughts on “No me interesa la política

  1. En primer lugar… se que te gusta cambiar weas y todo, pero no podis poner los comentarios inmediatamente debajo del titulo ! !

    es poco intuitivo para el lector ocacional.

    Ahora, respecto el articulo.

    tu ultima frase no tiene fundamento. Da lo mismo que la gente crea o no que la politica es lo suyo.

    Eso no provoca magicamente anarquismo, ni modifica la democracia, etc.

    (Asumo que todos tienen opinion. Y algunas creencias pues forma parte de lo que nos hace humanos.)

  2. Hola, me parece que en este mundo no a todos les puede gustar la politica seria ridiculo, por que todos los seres humanos somos distintos y si a una persona no le gusta algo a la otra le va a encantar y asi es la cosa yo creo que lka discucion de este tema no es necesaria.

    • @Paul Hemmelmann. ¿No te interesa la política? Ok, entiendo eso.
      ¿Te gusta la música, quizás? (Supondré que sí). ¿Estás de acuerdo con la obligación de las radios a emitir un porcentaje de su parrilla con música chilena? ¿Estas de acuerdo con impedir que ciertos grupos toquen en vivo porque son ofensivos para ciertas personas? ¿Estas de acuerdo con que el estado debe financiar iniciativas culturales relacionadas con la creación y difusión de la música?

      Podría seguir con más ejemplos de música o de cualquier otro “gusto” que puedas plantear. Lo importante es que cualquier tema que te interese tiene aristas políticas. Después no te quejes si la música que te gusta es ilegal porque a algún político se le ocurrió que “promovía la violencia”, y tú, como no te interesa la política, no estabas ahí para plantear tu postura.

  3. Creo que el post es más largo de lo necesario; con definir política bastaría: cualquier regla que ponemos a las interacciones entre humanos. Todos hemos discutido alguna vez, así que a todos nos interesa la política.

    Mi opinión… lo que no interesa a los que dicen eso son los tostones de palabrería destinada a lo que tu has dicho, individualismo. Es decir aquello que llamamos política sin serlo.

¡Comenta!