No quiero tanto dinero

¿Cual es el problema de la gente con el dinero?

He escuchado el mismo comentario de decenas de personas. “¿Para qué quiero tanta plata?”. Cuando pasan por el cable alguno de esos programas sobre la fastuosa vida de los millonarios, muchos dicen “No sé para qué quieren una casa con diez baños, cinco Ferraris o una piscina olímpica en el jardín”. Yo tampoco sé para qué lo querría, pero lo tendría si pudiera.

¿No vivimos en una sociedad que funciona en base al dinero? Es como un automóvil diciendo “no quiero tanto combustible, no lo necesito, me basta con unos pocos litros para no quedarme botado“.

En el un post anterior, Melissa hizo este comentario:

“Cierto, es una lata no tener tanta plata y ver que hay gente que puede pasear veinte veces sin problemas por el mundo en un crucero a toda raja. Pero al menos nadie intenta cagarte con millones de dólares; ni se te pegan “amigos” o parejas porque pareces surtidor de plata; ni te dirigen miradas de odio en un restaurante sólo porque tuviste la cuea de “nacer en la opulencia”; ni te catalogan de “hijito de papá” sólo porque te vieron llegar en un Mercedes; la gente que no conoces no hace apreciaciones personales sobre tu forma de ser o estilo de vida sólo porque eres millonario…”

¿Cuantas cosas superfluas tienen -tenemos- todos? Es decir, podríamos vivir con muchas menos cosas de las que hoy consideramos imprescindibles, nadie necesita de verdad un smartphone de última generación para respirar. El hecho de tener menos dinero que otro nos pone en situación de considerar excéntrico o derrochador a quien puede gastar en adquirir lo que nosotros no.

Es evidente que esto tiene que ver con las percepciones basadas en la experiencia de vida. Nuestro nivel de gastos es gigantesco si lo comparamos con el que pueda tener el negro-de-turno-que-muere-de-hambre-en-África. ¿Realmente necesito seis pares de zapatillas? ¿necesito una consola de videojuegos? ¿Doscientos canales de cable? ¿Un disco duro de tres terabytes de capacidad? ¿Cuatro perfumes? La lista es interminable.

La verdad es que no necesito nada de eso. En comparación, del mismo modo que nosotros “necesitamos” ese tipo de cosas que consideramos básicas o “pequeños lujos”, un tipo que está nadando en una piscina de dinero “necesita” comprarse joyas, autos, mansiones y ese tipo de cosas. Usar el término “necesidad” cuando nos referimos a todo lo que no sea imprescindible para la vida puede llevarnos a un error.

“Tener mucho dinero es tener muchos problemas, es vivir pendiente de la plata”. Esa es una de las frases más frecuentes con respecto a este tema. Claro, vivir pendiente de las deudas es mucho mejor. Vivir pensando en si vas a alcanzar a pagar todas las cuentas, sin por eso tener el mismo nivel de vida de un esclavo es mejor que tener dinero de sobra y muchos zánganos alrededor tratando de obtener un poco. Prefiero vivir preocupado sobre el destino de mis millones y del precio del dólar que sin dormir porque me voy a Dicom. No sé si haya alguien más en el mundo que piense como yo en esto, pero parece que no somos muchos.

“Pero al menos nadie intenta cagarte con millones de dólares” . Lo dije cuando estaba en el Diario Financiero: Me gustaría esta en posición de perder diez mil millones de dólares. En serio. Me gustaría estar en posición de decir “vamos a tener que despedir 30% de nuestra fuerza laboral”. Creo que debe ser terrible tomar una decisión semejante, pero ¿dónde prefieren estar? ¿Del lado de los que despiden o de los que quedan cesantes?

“No te dirigen miradas de odio en un restaurante sólo porque tuviste la cuea de “nacer en la opulencia”: Que me miren con todo el odio que quieran. Farkas-style: toma un billete de diez lucas y considérame tu ídolo. “Tu odio me es indiferente, porque trabajas para mí, tu esposa es mi nana y tus hijos mis futuros peones. Ódiame, pero quédate donde estás, gusano miserable, y alimenta tu odio con deudas, hambre y desesperanza“.

“No te catalogan de “hijito de papá” sólo porque te vieron llegar en un Mercedes”. Si tienes 21 años y andas en un Mercedes, tienes ENORMES posibilidades de ser un hijo de papá, al menos de acuerdo a mi departamento de estadísticas. Quizás me equivoque, pero no lo creo.

No entiendo el rechazo a la opulencia con base al lujo excesivo. Sí desde un punto de vista social (si tienes tanto ¿por qué no compartir un poco con los que no tienen tanta suerte), pero no estético o moral. Como los acaudalados de Chile, que esconden su riqueza, la sufren, la padecen casi como si fuera una enfermedad avergonzante (como gonorrea, pongamos). Por eso Farkas es tan odiado por algunos y amado por otros: no llora por sus millones, sólo los gasta. Podemos criticar el mal gusto que tiene, pero ese tema es harina de otro costal.

Escrito por Boolture

6 Comentarios en “No quiero tanto dinero

  1. Melissa Responder

    Agosto 18, 2009 at 2:28

    “Muy bien, te felicito” xD
    Saludos!

  2. Maite Responder

    Agosto 18, 2009 at 10:35

    NO TE PONGAI COMUNISTA!
    andate a la isla de cuba
    jajajaajjaa

  3. Ric. Responder

    Agosto 24, 2009 at 4:28

    jaja… Que risa, no me reia así hace semana. Yo prefiero estar del lado de los que ganan y tienen mucho dinero, apoyo este texto,

  4. carlos Responder

    Enero 10, 2010 at 2:49

    Tu mamá hace el amor conmi perro:

    …Yo lo pago, je,je,je.

  5. Yo Responder

    Agosto 3, 2011 at 11:13

    buenísimo

  6. Astola Responder

    Enero 5, 2012 at 11:31

    “De aquel que opina que el dinero puede hacerlo todo, cabe sospechar con fundamento que será capaz de hacer cualquier cosa por dinero.”

¡Comenta!