A Reir de Buena Gana con Revista Link

Hace un buen rato, varios meses por lo menos, mandé mis datos para una práctica en una revista bastante insulsa, donde la mayor gracia es que no hay más de una reunión de pauta cada 2 semanas. Todo el resto es trabajo que uno realiza por su cuenta, en los horarios que le acomoden, y lo envía por correo electrónico.

El asunto es que entre todas las cosas que hago (y las que trato de hacer), me pillé con la fecha de entrega encima y mandé lo poco que tenía hecho. Pensé en pagarle a alguien para que completara el resto, pero no tuve tiempo suficiente para encontrar a alguna persona dispuesta a hacerlo.

Esos días se produjo una pequeña debacle donde la editora renunció (una chica guapísima, hay que decirlo), y varios colaboradores se bajaron. Recibí varios correos de gente que se tiraba los trastos por la cabeza, en la modalidad de “responder a todos”. Incluso puse mi grano de carbón para que siguieran insultándose, algo que me parece bastante divertido.

Días después me llegó un mail de uno de los nuevos mandamases pidiendo lo que me falta por entregar. Le respondo de inmediato que no tengo tiempo porque es final de semestre y duermo 5 horas al día. Él me dice: “bueno, será”, y me desea un feliz final de semestre.

Hoy en la mañana, me encuentro con esta joya en el correo, que he editado por motivos de espacio:

Don Boo:
De mi consideración:
Por medio del presente correo me gustaría ponerme en contacto contigo. Cómo te habrán comentado, tanto Daniela como Joel, la revista pasó por una reestructuración, a través de la cual se estipuló que desde ahora en adelante se contará con dos editores: Joel  y yo.
Sé que le mandaste unos artículos a Joel, sin embargo, revisando y comparándolo con lo que te pidieron veo que faltan un par de cosas. Como comprenderás estamos atrasados debido a la falta de compromiso que se ha visto manifiesta al no mandar los textos a tiempo y suponiendo que estoy tratando con gente grande y medianamente responsable espero que pongan día con lo que falta a la brevedad.
Tú comprenderás que somos un equipo, en el cual debe primar siempre la responsabilidad porque es trabajo y cualquier falta de alguno de nosotros retrasa o perjudica el trabajo de los demás y la publicación de la revista. Espero que lo entiendas como el resto de tus compañeros que ya han enviado sus secciones y textos, teniendo también otras responsabilidades como cierre de semestre, etc., y que te pongas las pilas para que trabajemos como equipo. Necesito me hagas llegar todo a la brevedad.
Ahh, otra cosa. Claramente sí es necesario tú teléfono y que revises tu correo dos veces al día.

Sin otro particular y esperando una respuesta inmediata.

Juana de Arco

Le he enviado una respuesta apenas he visto el correo. Me he reído como Felix el Gato escribiéndola y estoy seguro de que la chica a la que va dirigida va a putearme y exigir mi cabeza aullando y con un hacha en la mano. Lo siento, no he podido contenerme. Cuando me vienen impulsos “literarios”, mis dedos se mandan solos.

Hola Juana de Arco

Hasta ahora, solo he hablado por correo con Joel. Es curioso que se hable de una reestructuracion cuando la reunión de pauta urgente para hablar con las personas que escriben para la revista y explicarles la situación lleva dos semanas de retraso. Sólo por tu correo me entero que los editores serán dos y no uno, y mi buen humor característico me impide sentirme indignado porque una persona que no conozco, con la que jamás cruzado palabra alguna salvo este mismo correo, me escriba para retarme y exigirme cosas, y apelar a lo que otras personas, que tampoco conozco y con quienes jamás he hablado tampoco, hayan hecho.

Si tuvieron la buena idea de dejar que Daniela buscara otro trabajo (donde la palabra “mejor” salta a la vista), un poco de organización los hubiese hecho reunir a todas las personas y armar rápidamente una nueva estructura. Digo esto en el supuesto de que no lo hicieran, quizás así fue y sólo a mi no me invitaron. Así podrían haberme conocido, habríamos conversado de la revista y los compromisos relacionados, muy probablemente, no sería necesario este intercambio de correos.

Tu puedes suponer que estas tratando con gente grande y medianamente responsable, como yo hubiese creído, un par de semanas atrás, que se trata de una revista igualmente seria y responsable. Pero ya ves que las cosas no son lo que uno supone. Que pienses que soy “gente chica y absolutamente irresponsable” es algo para mí, no voy a negarlo, irrelevante en grado sumo. Debe ser porque, como ya dije, ni siquiera te he visto.

Por tanto, estimada Paola, te pido con la misma consideración con la que envías tu correo, que me dejes finalizar mi semestre en paz. Si no es de tu agrado esta opción, y crees que voy a dejar de trabajar donde actualmente lo hago, para ganarme los $5.000 que ofrecen como incentivo, o que voy a elegir reprobar un ramo para lograr completar la esforzada tarea de fotografiar escolares o pensar en qué cosas podrían hacer a una persona 10 años menor que yo “identificado”, quizás es porque no compartimos la misma visión de las cosas. Y ese “quizás” es un eufemismo, seguro que me entiendes. Así podríamos, perdonando el cliché barato, seguir caminos diferentes.

Que dura es la tarea del editor. Siempre incomprendidos, obligados a lidiar con todo el mundo. A veces incluso me da un poco de pena, si es que efectivamente enviaste tu correo a la hora que muestra Gmail, las 2 de la madrugada. Si después de esto todavía quieres mi teléfono, podría dártelo, pero solo en plan de amigos ¿ok?

Mis más afectuosos y cordiales saludos.

Don Boo.

PD: Esta relación parece haber comenzado con el pie izquierdo, pero no crea que deba ser de ese modo. Te propongo lo siguiente: vamos a tomar un café, hablamos de la revista y vemos qué se puede hacer. Hay varias cosas en las que podría ayudar y donde mi capacidad es exponencialmente mayor que los insípidos textos que le mandé a Joel. Eso sí, después del jueves. Inventar lo que falta ahora es, me pesa mucho decirlo pero es la cruel verdad, un problema por el que, estoy seguro,se te paga por resolver. Naturalmente, yo invito el café.

No espero una respuesta inmediata. De hecho, ni siquiera espero una, pero la esperanza es lo último se que pierde.

La respuesta

A pesar de que no lo creía posible, obtuve una respuesta. Como aún no respondo de manera oficial, mis reacciones van en negrita

Estimado y desconocido Boo: (Me gusta que me estimen sin siquiera haberme visto. Me hace sentir importante). Cuando empecé a leer tu correo (¿Acaso no lo terminaste?) me dije… qué sarcástico y peyorativo es este hombre (Y yo me dije: que estúpido es decirse cosas a uno mismo). Pero siendo objetiva (Nadie puede ser objetivo, darling), debo reconocer las falencias que el equipo ha tenido para comunicar la sucesión de eventos que han ocurrido las últimas semanas (Falencias es una bonita manera de decir “tremendos cagazos”).

La verdad es que tienes razón (Siempre la tengo, o al menos el 99.4% de las veces), la reunión se debería haber concretado de inmediato, sé qué es tema pendiente, pero para tú sorpresa yo también me enteré por correos lo de la renuncia de Daniela (O sea, te ascendieron de sabandija a lombriz sin aviso), de que Joel sería uno de los editores y que habrían dos para realizar esta tarea: uno de la Link y otro de la Link school (que son las dos prestigiosas publicaciones que componen este holding mediático).

Como sabrás (yo no sé un carajo lo que pasó, entiende eso), a partir de mi correo anterior, yo asumí la edición de la Link school, pero tras una reunión concretada el miércoles recién pasado entre Sebastián, Joel, Daniela y yo. Como Joel tuvo a su cargo la recepción de los textos primeramente, debido a que mi incorporación como editora es aún más reciente que la suya, comprenderás que escapó de mis proyecciones el hecho de que me faltaran un par de notas, en este caso tuyas (¿No hay más casos?). Eso sumado a la renuncia de dos de los chicos,por motivos anexos (Qué motivos anexos ni que ocho cuartos, no querían tragarse vuestra basura, reconócelo), comprenderás que anoche revisando todo y teniendo en consideración que el cierre estaba pronosticado para la semana pasada, supuse que todos en forma responsable (No soy responsable, no sé como me siguen restregando eso) me entregarían sus cosas (Qué, acaso esto es un asalto?) y al ver lo que falta traté de saber qué estaba pasando (No creo que sepas donde tienes los pies, menos saber qué pasa).

Entiendo perfecto lo de tus ramos y tus prioridades (rascarme el ombligo es prioritario), es obvio que por 5 mil nadie se compromete al máximo (ni al mínimo, ni menos del mínimo, ni en fracciones del mínimo), menos teniendo en cuenta que hacer lo que falta puede atentar directamente contra sus estudios o poner en peligro su semestre (Gracias por decírmelo, no me había dado cuenta). Pero comprenderás que mi labor anoche (Tu labor nocturna es algo que puedes dejar para tu vida privada, quien soy para juzgar) era pedirte lo que me falta (Oh nena, yo SÍ que sé lo que te hace falta), tratar de comunicarme contigo y, por supuesto, llevar a buen puerto la revista (Es una revista, no un barco. No más frases hechas, por favor).

No sé si te lo habrás tomado a mal, no era la idea (Llevo dos horas riéndome, ¿cómo crees que me lo voy a tomar mal?). El objetivo del mail era contactarte, ya que Daniela jamás nos dio tu teléfono y Joel no había podido contactarse por medio el correo electrónico con tu persona.

Comprenderás que mi tarea es decirte qué me parece bien y qué mal. Nunca menosprecié tus textos (Yo lo hice, eran lo peor que ha salido esta temporada), no dudo de tus capacidades sean mayores aún. Pero comprenderás que estoy contra el tiempo (y yo contra el SII) y sólo se trata de sacar esta revista luego y de la mejor manera posible. Entiende también que lo de los trash para mí es comprendido, conocido y todo ese blabla que te podría decir, pero esta sección va para la Link school y sabrás que hay q adaptar los contenidos a los intereses del público objetivo (Primera vez que alguien me habla de público objetivo, es bueno eso y lo rescato). Es una realidad y nunca ningunié tu trabajo, es sólo que ese texto no es lo más idóneo en este caso (claro que no, era evidente que lo hice sólo para joder, pero veo que nadie me lo toma en cuenta).

Bueno, mi preocupación es grande (Jehová es más grande que tu problema, hermana) porque anoche supe que no harías las otras labores que se te encomendaron. Joel recopiló todas las secciones, pero indudablemente debe preocuparse más de su revista, de la que es editor y entonces en ésta en la que estamos cojeando un poco (“cojeando un poco” ¿es equivalente a “no tenemos piernas, brazos ni orejas”?). Como dices tú, me pagan por resolverlo (y sé que te pagan en latas de atún), pero me complica porque acabo de asumir algo (Yo asumo que tienes demasiado tiempo libre como para responderme en lugar de rellenar la edición) que debería estar encaminado para esta edición por lo menos y al parecer no es tan así. Yo recién anoche conseguí tu mail y me enteré de qué es lo que le tocaba hacer a cada quién.

También te quiero aclarar que no te traté ni de irresponsable ni de chico (Deberías, soy un chico irresponsable, por fleto que suene), muy por el contrario, porque creo que no es así es que apelé a tu sentido común (JAJAJAJAJA, no comments, JAJAJAJA) y a que dentro de tus posibilidades (absolutamente ninguna) cumplieras con lo que se te había encomendado, sin descuidar, por supuesto, tus otras obligaciones.

Así que no sé, realmente no sé como tomarme tu correo (como una piña colada), si como una crítica constructiva (LOLAZO) o un texto absolutamente sarcástico (No, cómo crees?). Si tomarlo bien o mal. Sólo te pido que por favor termines lo que falta (You make me cry…), lo de la fotos, cuando termines tu semestre. ¿Termina el jueves, verdad? Bueno, espero contar contigo.(OMFG, quieres que siga? ¿es que estás demente?).

Obvio que el café lo acepto (Claro, si lo pago yo, como no vas a aceptar), ahí nos ponemos de acuerdo bien, pero te pido no me falles para esta edición (Y yo te pido que me mandes una foto tuya de cuerpo entero a ver si me animo). Muchas gracias por tu tiempo (Gracias a ti por ser tan graciosa). Saludos muy cordiales.

Juana de Arco

Finalmente

Juana:

Vi tu correo ayer, no lo contesté porque estuve un poco ocupado. Pero creo que nuestros intercambios de correos tienen aspecto de querer extenderse al infinito y más allá, lo que me parece un poco excesivo. Así que:

  1. No me he tomado ninguno de tus correos como un ataque personal, una afrenta a mi dignidad como ser humano, un menoscabo a mi labor o un desprecio a mi capacidad. Los he leído con buen humor y una sonrisa.
  2. En corolario a lo anterior, he considerado tus mensajes como lo que son exactamente: una petición para que te envíe algo que necesitas. Palabras más, palabras menos, creo que ese es el objetivo. Tu puedes considerar los míos como te plazca, pero te recomiendo que en general los ignores a menos que quieras ganarte una úlcera.
  3. Ante mi respuesta, cualquier persona hubiese tomado un hacha y se hubiese puesto a dar alaridos exigiendo mi cabeza. Pero, extrañamente, tú no lo hiciste, lo que plantea tres grandes posibilidades: O tienes un muy retorcido sentido del humor, una increíble capacidad de negociación o estás terriblemente desesperada por los textos.
  4. Sin embargo, me has conmovido. En serio. Mándame exactamente lo que necesitas y te prometo que haré todo lo que pueda por conseguirlo rápido. No puedo asegurar lo que haga, o que lo haga completo, pero sí que intentaré hacerlo.

/strong