Pobrecitos Periodistas

¿Por qué alguien estudia Periodismo? Es una pregunta legítima, y se la hacen a los estudiantes recién llegados a la carrera en los ramos introductorios para ver con qué cuento chino responden.

Las respuestas son tan variadas como desconcertantes. Recuerdo, cuando era un tímido mechón, comentarios como “porque me gustan las noticias”, “porque me gusta informar” e incluso alguien se que mandó un “porque si Dios existe, se llama Periodismo”. Es difícil que una persona encuentre buenas razones para estudiar la carrera que sea, salvo el factor monetario: “Soy dentista porque me gusta escarbar en la boca de la gente” no parece tener sentido. Hay muchas razones por las que alguien no debería estudiar Periodismo en la Universidad de Chile, que es el único lugar no-tan-penca donde hacerlo. Es decir, si vas a ser periodista, que sea de la Chile o mejor dedícate a otra cosa, como plantar tomates o qué se yo.

Sin embargo, más allá de los buenos o malos motivos que uno tiene para elegir una carrera universitaria, hay cosas que sabe de antemano, y no puede alegar ignorancia al respecto. Equivale a que un fumador exprese que no sabe que el cigarrillo es dañino para la salud. Si quieres fumar porque te gusta, pues fuma todo lo que quieras, pero no digas que no sabías que los cigarros te joden los pulmones, del mismo modo que si quieres estudiar periodismo, no puedes ignorar que finalizar la carrera y tener tu cartoncito está lejos de garantizar un trabajo.

¿Por qué escribo sobre esto, que parece de una obviedad extrema? Leí a una ex compañera de carrera, que publicó un post sobre el deteriorado mercado laboral de los periodistas en Chile. Bajos salarios, jornadas extenuantes, trabajo aburrido. Y un resultado bastante deficiente, para qué estamos con cuentos, donde los mejores representantes (los famosos rostros), son un montón de tarados. De hecho pueden todos los días regocijarse con un recuento de errores cometidos por periodistas. Es decir, una pega penca hecha por profesionales pencas. Para lectores y auditores igualmente pencas, pero esa es otra historia.

Ojo con esto:

“(…)la superabundancia de profesionales de la comunicación ha transformado la alta demanda por un empleo en la oportunidad perfecta para explotar a los periodistas (…)”.

En esto tengo una opinión diferente. Ser periodista de una universidad te da un título tan valioso como el cono de un papel higiénico. No te convierte en un profesional de la información, a menos que tengamos diferencias demasiado radicales en cuanto al significado de “profesional” e “información”. El mercado está saturado, sí, pero de idiotas, no de profesionales competentes, y este es un factor tan importante que no entiendo cómo pueden ignorarlo. Puede que haya doscientas universidades impartiendo la carrera, pero, si excluimos los pitutos y nepotismos varios, un periodista de la Universidad de las Áméricas no puede ser competencia de uno titulado en la Universidad de Chile. Porque si tipo que sacó 400 puntos en la PSU y que apenas sabe leer te quita el puesto no es culpa del mercado, sino tuya por ser un idiota.

Lorena, con quien hice varios trabajos en la U (incluso un bastante sufrido segundo semestre de TV, en que me hice adicto entusiasta consumidor de bebidas energéticas), comenta que es injusto que una persona que ha pagado (o se ha endeudado) por varios millones e invertido cinco o seis años en su formación profesional gane tan poco o prefiera dedicarse a otra cosa para no morir de hambre.

Tengo malas noticias. La vida no es justa. Que el mercado educacional sea poco eficiente es un problema, pero tampoco es una novedad. Un amigo, también periodista, que lleva algún tiempo buscando trabajo. Cada cierto tiempo aparece en MSN o Facebook un anuncio que dice “Sigo en búsqueda de trabajo (Periodista de preferencia), si tiene algún dato (o un pituto), avíseme…”. Le he enviado un par de links y creo que otras personas también. El problema para que él encuentre trabajo es que el mercado está saturado. Pero, insisto, está saturado de idiotas, no de profesionales calificados, responsables y competentes. Uno debe ser capaz de crear una propuesta de valor sobre el propio trabajo y buscar los factores de diferenciación. Hablar de “injusticia” o “igualdad” en este caso carece de sentido: es la economía y punto. Son las reglas del juego, bastante claras desde el pitazo inicial.

¿Cual es el trabajo de un periodista? ¿A qué debe dedicarse? Esa es otra de las caras de la moneda. Personalmente decidí dejar de comerme la mierda de los jefes, los horarios, escribir basura* y usar una corbata. Mejor trabajo por cuenta propia y me dejo de llorar. No digo que sea la única alternativa, ni la mejor, pero a mí me acomoda y aplico muchísimo de lo que aprendí en la carrera, desechando aquello que no es relevante.

Hace algún tiempo apareció una iniciativa en Facebook (inútil como todas las iniciativas y grupos de Facebook), para organizar un “Paro Nacional de Periodistas”, que naturalmente fue un total fracaso. Piden “sueldos dignos” avalando tácitamente la idea de que el salario de los periodistas es determinado por una única entidad, como si todas las empresas donde trabajan “profesionales de la información” fueran a llegar a un acuerdo del tipo “bueno, ya han sufrido demasiado estos pobrecitos, ¿subamos el sueldo mínimo de un periodista a quinientas lucas?”. Eso no sucederá jamás de los jamases, así que pueden dejar de suplicar por una mejora en las condiciones del mercado laboral. Están ignorando que existen muchas más posibilidades de trabajo para un periodista que perseguir subsecretarios o peucas faranduleras por doscientas lucas, y si no son capaces de ver y entender eso, entonces no se quejen de que no tienen trabajo. Si les gusta quejarse, entonces que no sea por algo que sabían desde antes del primer día de clases.

*a menos que considere este blog como basura. Algo bastante razonable, de todos modos.

9 thoughts on “Pobrecitos Periodistas

  1. Yo estudié periodismo y recién ahora -a punto de titularme y a 3 años de haber egresado- me doy cuenta que el tema no pasa por la pega, ni por ser idiota, sino por las aspiraciones que cada individuo tiene al entrar a la carrera.

    Yo estoy la raja en mi pega, con gente aún preguntando por qué no estoy en la TV y yo inútilmente explicando que periodismo hace rato dejó de ser repetir las pavadas de las autoridades en la radio, diarios y TV. Estoy con contrato, tengo un horario de lujo, gano bien y salvo honorables excepciones, mi pega es lejos más entretenida que cualquier otro que ande deambulando por los pasillos de algún medio, comiéndose la mierda de los editores.

    Creo que uno de los grandes problemas actualmente es justamente pensar que Periodismo solamente es TV, diarios, medios en general. Como periodista puedes hacer mil cosas a tu pinta y sin tener que lamerle las botas a nadie.

  2. Tanta frustración y “paro nacionals” se explica tan sólo escuchando un viernes en la tarde a un grupo de mechones. La mayoría de los cabros entra con la maleta llena de sueños, viéndose ya dando las noticias después de un terremoto o qué se yo. A lo que voy es que la carrera, aún con saturación and stuff, sigue estando ultra idealizada. Imagínate que cuando se pasaron entre ellos el link del artículo de Gugulson quedó la cagá: todos desmoralizados y llorando la carta en clases.

    Yo no tengo claro en verdad por qué entre a estudiar esta hueá. Sólo supe en su momento que no quería estar delante de 45 pendejos repitiendo tonteras sobre Grecia y Roma que se pueden aprender perfectamente jugando Age Of Empires. Tampoco sé qué haré a futuro, pero espero con todo mi corazoncito de yoghurt andarme quejando por la cesantía y esas cosas. Al menos llegué sabiendo que no todo está en tele, radio, diarios, etc. y que no voy a cambiar el mundo con el poder indiscutible de la información, que es la idea de algunos de mis compañeros y que más encima es reforzada cada lunes por mom y la turca del mal. Atroz, oye.

  3. Tomando una oracion que dijiste:
    “….Ser periodista de una universidad de mierda te da un título tan valioso como el cono de un papel higiénico. …”
    Me permito preguntarme: ¿Por que cresta todo el mundo le dice “cono de papel higienico”? Siendo que es, claramente, un cilindro!!!

  4. @JC: Hombree has dado en el clavo!!
    Según mí experiencia con la geometría básica sería sumamente complejo lograr calzar una tira larga de papel higiénico sobre un volumen cónico, de hecho la tira de papel tendría que variar su forma desplegada. Sin embargo si se lograse tal hazaña, el resultado sería algo gloriosamente excepcional y muy atractivo.

  5. Difícilmente una persona que ingresa a una carrera con un alto nivel competitivo en el mundo labora, puede decir: “no sabia que pagaban tan poco”
    COmo en todas las carreras, el futuro profesional debe tener iniciativa, si todos van por un lado, se debe ir por el otro, nada es fácil, sino, todo difícil. Y eso es justamente lo que veo Boo, Iniciativa.
    Por eso escribo, y leo tu blog, saludos,

  6. ja ja jaaa!!

    por que estudian periodismo tantos ta……???

    si apenas escriben, si apenas leen, si apenas utilizan el cerebrito para procesar información y datos, para luego procesarlos, criticarlos y después construir opinión y punto de vista.

    el periodismo, el real, es un oficio que se construye a lo largo a los años, con experiencias, no en una universidad y menos en una privada de dudosa calidad.

  7. hola, es bueno que se comenten temas como este.

    se nota mucho el amor que le tienes a la Universidad de Chile, y como miras en menos a los profesionales de otras universidades.

    En mi experiencia como profesional nunca me ha faltado el trabajo y disculpa por no ser de la “élite de salidos de la Chile”, pero creo que los puntos de la PSU luego de Salir de tu carrera, no tienen nada que ver con los resultados en el trabajo, una prueba no determina tu futuro ni tu Coeficiente intelectual, ni menos la perseverancia y el entusiasmo con que realizas tu trabajo.

    Y sí, he conocido profesionales que son de las tradicionales y están por debajo de la norma de un buen profesional

    Lo que puedo rescatar de tu comentario, es que el periodismo tiene muchas sino demasiadas aristas y uno lo puede ejercer en campos inimaginables.

    Hay que ser pro-activo, y buscar nuestro rumbo dentro de esta profesión.

    Y para los que aún no encuentran trabajo, hay mucho allá afuera, solo den lo mejor de sí, en cada experiencia laboral.

    y los que piensan que los medios no informan, el tener un medio propio está a la orden del día y si son muy leídos , pueden obtener buena renta con ellos.

¡Comenta!