Recarga celular

Como sabrán, sufro de hipotiroidismo. Si no lo sabían, ahora lo saben. Esto implica que tengo que tomar una pastilla todos los días durante el resto de mi vida. Esta situación no sería más que una pequeña molestia, salvo porque de acuerdo a la doctora que me está tratando, que el hecho de tener nódulos siendo tan joven, sumado a que se trata de un trastorno hereditario, significa que tengo muchas posibilidades de desarrollar un tumor. De ahí a sufrir cáncer, es solo cuestión de probabilidades y buena -o mala- suerte.

Me puse a investigar sobre el tema, buscando alguna manera de evitar, en la medida de lo posible, tener que enfrentar una enfermedad más seria, porque prefiero ahorrarme más consultas al médico, medicamentos, incluso una cirugía. Encontré algo que me llamó la atención: un nuevo tipo de terapia que permite reducir las posibilidades de un tumor. Revisando algunas publicaciones científicas encontré más referencias a lo que esta terapia puede lograr no solo con respecto al hipotiroidismo, sino en el tratamiento y prevención de muchas enfermedades. La mayoría de la información está en inglés, prácticamente no hay nada en español, así que acá hay un resumen sobre la recarga celular y como puede ayudar a recuperar y mantener la salud.

¿Qué es la recarga celular?

La recarga celular hace referencia a dos conceptos que expondré de la manera más aterrizada que pueda. El primero es el proceso natural que utilizan las células de cualquier organismo vivo para capturar nutrientes y expulsar desechos. El segundo es el nombre dado a una terapia que acelera este proceso, permitiendo que las células trabajen mejor.

Celula

Célula humana

Desde el desciframiento del genoma humano, la investigación médica ha tenido nuevas herramientas para avanzar en el cuidado de la salud. El cuerpo humano está aún lleno de misterios, por ejemplo, por qué las personas que padecen la misma enfermedad evolucionan de manera distinta, o tienen reacciones diversas frente a los tratamientos. Alguien dirá que es por la sencilla razón que las personas son distintas, pero si todas las personas fueran TAN diferentes la medicina como ciencia sería imposible. El hecho es que el mismo medicamento funciona para algunos y para otros no ¿Donde radica la diferencia? ¿Por qué algunos sufren de ciertos efectos secundarios y los demás no? ¿Donde radican esas diferencias y qué podemos hacer para mejorar la salud de las personas?

El problema no es trivial. El tratamiento médico es una realidad social, y sobre todo económica. Las personas, instituciones de salud y estados deben de alguna forma afrontar la carga que implican las enfermedades. Al aumentar la esperanza de vida, nuevos desafíos aparecen. Llegar a viejo no es grato si significa sufrir incontables achaques. La gente joven hace menos ejercicio y come peor que antes. Los trastornos alimenticios se multiplican. ¿Qué puede hacer la ciencia al respecto?

La recarga celular es la respuesta.

¿Cómo funciona la recarga celular?

Trataré de explicar esto de la manera más simple posible. Entiendo que no todo el mundo tiene conocimientos de medicina, e incluso yo mismo tuve algunas dificultades al principio para entender todo esto aún después de leer y comparar bastante información, en un proceso que me tomó varias semanas (mi base de conocimientos sobre biología no es sólida y tuve que tratar de ponerme al día)

Primero, tenemos que entender nuestro cuerpo como una suma de sistemas (circulatorio, digestivo, respiratorio, etc.), formados por una serie de órganos (páncreas, pulmones, hígado, etc.), formados a su vez por células especializadas. Mientras mejor funcionen las células de nuestro cuerpo, mejor funcionarán los órganos, y por lo tanto los sistemas. Estamos hablando de hacer cambios positivos en el nivel más pequeño posible para obtener resultados sorprendentes.

La membrana de las células las pone en comunicación a con el medio exterior, con el que intercambian sustancias: moléculas inorgánicas sencillas (agua, electrólitos,etc.), monómeros esenciales (monosacáridos, aminoácidos,etc.), o incluso otras moléculas orgánicas más complejas (glúcidos, lípidos y proteínas). El transporte de estas sustancias puede ser pasivo, por difusión u ósmosis, o activo, por permeabilidad selectiva de la membrana. En este último caso (imprescindible tratándose de moléculas complejas de tamaño medio o grande) el paso de sustancias requiere un gasto de energía (volveremos sobre el gasto energético más adelante)

Ecuacion celular

La ecuación que define el proceso de recarga celular.

En las mitocondrias se encuentran las cadenas respiratorias que proporcionan la energía para todas las funciones vitales, energía que se acumula en vectores energéticos como el adenosindifosfato y el adenosintrifosfato (ADP y ATP). También se localizan en las mitocondrias los enzimas del ciclo del ácido cítrico o ciclo de Krebs, a través del cual glúcidos, lípidos y prótidos son interconvertibles –actúa, por consiguiente, como la turbina central de todo el metabolismo-, y los enzimas que oxidan las grasas en el proceso de la β-oxidación. En el espacio citoplasmático se realiza el proceso previo de la glicólisis.

La recarga celular permite a las células liberar toxinas e incorporar nutrientes más rápido. Esto significa que todos los procesos relacionados con el metabolismo celular son mas eficientes. El número de células potencialmente dañinas disminuye. Los órganos recuperan parte o la totalidad de sus funciones perdidas. Hay que entender que la recarga celular es en sí un proceso completamente normal, y lo que se consigue a través de esta terapia natural es acelerar la velocidad a la que ocurre. Esta idea tan simple tiene consecuencias enormes para la salud de las personas.

El estudio del ADN ha llevado a algunas conclusiones desconcertantes: la importancia de la carga genética tiene menos peso en el mantenimiento de la salud de lo que muchos científicos pensaban, siendo en muchas ocasiones los elementos externos los que tienen una influencia comprobable en el desarrollo de ciertas enfermedades. Un caso obvio es el cáncer de pulmón provocado por el tabaquismo, pero hay muchos otros ejemplos más sutiles que sustentan estas teorías y que hasta ahora eran muy difíciles de percibir. Este proceso es el que determina en gran medida cómo se desarrollará una enfermedad determinada en una persona determinada y como responderá a cierto tratamiento. Como verán, las repercusiones son enormes.

Conocimiento perdido

Hay miles de casos documentados en la antigua China sobre personas de 120 años que vivían con tanta energía y calidad de vida como personas que ahora tienen la mitad de esa edad ¿cómo era posible? Sin duda la tradición milenaria tenía sólidos fundamentos, demostrados a través del desarrollo de la acupuntura y la medicina tradicional china. En el caso de la recarga celular, parece evidente que el estilo de vida tenía una importancia fundamental en todo esto: más actividad física, ingerir ciertos alimentos y desechar otros por completo, tenían como resultado una mejora de la calidad de vida. Es muy improbable que los chinos tuviesen el conocimiento científico para entender de qué forma funcionaba la recarga celular, solo podían observar sus efectos. Sin embargo, gran parte de sus fundamentos son válidos.

Mediante nanotecnología se han observado células sometidas al proceso de recarga celular, obteniendo con ello información valiosa sobre el proceso completo de la vida. Esta tecnología de última generación es la clave para poder potenciar este proceso y obtener resultados comprobables. Crea las condiciones para que las células puedan trabajar mejor, aportando elementos que nuestra dieta es incapaz de proveer por completo (Zinc, Estaño, Tungsteno, Arc-Molibdeno, Etil-tritio, entre otros), estimula la producción de ciertas hormonas, y aumenta la producción de algunas sustancias cerebrales relacionadas con la sensación de bienestar (dopamina, oxitocina, entre otras). Es el suplemento nutricional definitivo.

Muchos problemas, una solución

La recarga celular presenta dos efectos notables. El primero es ayudar al organismo a combatir cientos de enfermedades (ver un listado más abajo). El segundo es que incluso en personas sanas, permite alcanzar un estado de mayor plenitud, estar “sano” en lugar de “no estar enfermo”.

Un estudio de la Universidad del Mar (Chile), demostró que 76.5% de las personas que recibieron tratamiento de recarga celular obtuvieron “mejoras claras y perceptibles en las mediciones de factores relacionados con la salud”. Tuvieron “una estabilización notable de la glucosa, bilirrubina, plaquetas, glóbulos blancos y rojos”, comprobaron “una reducción considerable del exceso de grasa corporal” y un “aumento notorio en los indicadores subjetivos cualitativos de calidad de vida”. Esto es, de cierta forma, no un efecto placebo, sino un “sentirse bien” acompañado de “estar bien”. Hay varios testimonios de pacientes que recibieron este tratamiento. Son muchos para ponerlos acá, pero pueden encontrarlos buscando en el sitio web de la universidad.

Efectos sobre la salud

La recarga celular tiene una característica interesante: usa energía en forma extensiva. Mientras más rápido adquiera nutrientes y elimine resiudos, más energía necesita. ¿De donde sacan energía las células para esto? De su entorno. Esto significa tanto el azúcar presente en la sangre como los lípidos. Sí, grasa.

Si has buscado formas para bajar de peso, habrás descubierto que el gasto energético provocado por el ejercicio es pequeño en comparación al gasto metabólico basal. Se recomienda comer porciones pequeñas varias veces al día para “mantener el quemador de grasas funcionando”. ¿Te suena conocida esa historia?. Pues bien, la recarga celular requiere de muchísima energía. Siempre que no te atiborres de comida chatarra, bajarás de peso porque tu cuerpo gastará la energía mucho más rápido de lo que parece posible.

Este es un listado de beneficios asociados a la terapia de recarga celular:

  • Aumento de las defensas del organismo. Hay estudios iniciales que destacan su aporte en enfermos de SIDA en fase I.
  • Incremento de la producción de glóbulos rojos y blancos.
  • Eficacia comprobada como ayuda al tratamiento para el cáncer de próstata, cáncer de mama, cáncer cervicouterino, cáncer testicular, cáncer pulmonar y cáncer de estómago. Estudios preeliminares sugieren efectos positivos en el tratamiento del cáncer colorrectal, cáncer de garganta y cáncer de páncreas.
  • Mejora en la regeneración muscular después del ejercicio.
  • Aumento de la salud bucal: reduce la incidencia de caries y gingivitis.
  • Eficaz en el tratamiento de enfermedades reumáticas (artritis, osteoporosis, etc.)
  • Permite mejorar la percepción de la calidad de vida. Ayuda a combatir la depresión, estrés, angustia, anorexia nerviosa, personalidad borderline y bipolaridad gracias a la liberación de ciertas hormonas del cerebro.
  • Ayuda a reducir el colesterol.
  • Evita la caída del cabello.
  • Controla las secreciones cutánea, reduciendo o eliminando el acné.
  • Mejora la función hepática.
  • Mejora a función pancreática, reduciendo los índices de prediabetes y diabetes.

 ¿Como es posible que no haya más información sobre esta terapia?

La información existe. Hay decenas de artículos publicados en revistas científicas. Por cierto aún se está investigando en muchas universidades y los resultados son prometedores. Sin embargo, a mi juicio hay tres motivos por los que la recarga celular no es aún ampliamente conocida:

  1. La cobertura de los medios está enfocada en medicina complementaria que aunque jamás ha probado su eficacia clínica, es del gusto popular: Flores de Bach, Homeopatía, Biomagnetismo, Reiki, etc.
  2. Las personas están interesadas en tratamientos específicos a sus dolencias y tienden a ignorar conceptos de salud más globales y holísticos.
  3. Varias compañías farmacéuticas están haciendo todo lo posible por evitar la aparición en los medios de esta terapia porque están tratando de obtener ganancias a partir de ella. En este mismo momento Bayer, Monsanto, Pfizer y Abbott, entre otras, están en medio de una carrera frenética por realizar estudios clínicos y conseguir la mayor cantidad posible de patentes industriales, para que nadie más pueda producir productos relacionados. No sería de extrañar que durante los próximos meses los medios tradicionales y blogs de salud comiencen a informar sobre el nuevo tratamiento desarrollado por tal o cual laboratorio farmacéutico, y lo llamen “el milagro médico del siglo”.

Algunos datos interesantes

  • Para recibir este tratamiento es necesario primero realizarse un chequeo médico completo que determine el estado de salud de la persona. Esto permite al facultativo obtener datos objetivos para iniciar el tratamiento e ir realizando comprobaciones constantes. En este momento solo unos pocos facultativos están aceptando pacientes para iniciar esta terapia, por tanto tiene que conversar con su médico para que lo derive al especialista competente.
  • Hay algunas voces disidentes que dicen que este tratamiento no es biológicamente plausible. Sin embargo, hay muchas cosas que la ciencia todavía no comprende y muchas cosas que nunca comprenderá. Los estudios se están realizando ahora mismo y todavía queda un largo camino para desentrañar todos los misterios del cuerpo humano.
  • El costo del tratamiento es de alrededor de U$600 mensuales por persona. Si bien no es “barato”, este costo se justifica por los programas de investigación, auditorías constantes, el cumplimiento con los reglamentos y protocolos de investigación. A mi juicio, si bien no está al alcance de cualquiera, estaremos de acuerdo que se trata de una cantidad razonable para todos los beneficios que ofrece, y es muy inferior al costo de, por ejemplo, un tratamiento oncológico completo.
Salud natural

Una nueva forma de combatir las enfermedades y recuperar la salud.

¿Qué es esto en realidad?

Este es un artículo basado en “Cómo convertirse en Charlatán“, de Mauricio-José Schwarz, y su traducción del artículo “How to become a charlatan” de Edzard Ernst. Sin tener más conocimiento de medicina, física, química o biología que lo poco que puedo recordar del colegio, armé un cuento que creo es más o menos coherente para demostrar que cualquiera con un poco de ingenio y cara bastante dura puede inventar y vender una patraña de este tipo. Eso significa -me gustaría pensar que no es necesario aclarar esto, pero…- que todo lo expuesto sobre esta terapia lo inventé. Puse algunas incoherencias a propósito porque me pareció gracioso, ganan puntos adicionales si las encuentran todas. Espero una avalancha de comentarios de todo tipo de gente que no entiende lo que lee y que va a recomendar un montón de tonteras.

El nombre de esta inexistente terapia se me ocurrió de casualidad. Descubrí un poco tarde que la mayoría de las personas asocian la “Recarga celular” con agregar saldo a su teléfono móvil (para las empresas Claro, Virgin, Nextel, Movistar y Entel) pero decidí mantener el nombre, quizás consiga algunas visitas extras mediante SEO. Por pura coincidencia, hoy es el día de los Inocentes.

Como comentario final, los invito a tener siempre un momento de reflexión frente a todas las terapias alternativas o complementarias antes de poner su salud en juego. Por cierto, también espero que ante cualquier problema médico, consulten a un especialista y si es posible a más de uno. Los médicos también la cagan, y mucho más seguido de que creemos.

4 thoughts on “Recarga celular

  1. Sabías tú que un argumento parecido llamado nutrición celular es con el cual te venden herbalife?
    Te lo juro, te dicen hasta los mismos beneficios! o parecidos.
    Veamos cuantos incautos no terminarán de leer el artículo y proclamarán por facebook que han encontrado la cura a todos sus males. Y aguántate la avalancha de puteadas por jugar con las esperanzas ajenas.

    Saludos, de todos modos eres sigues siendo un maldito maestro!

  2. Maldito Gil, empece a leer y dije: ” espera, puede ser otro experimento social de este wn. Veamos el final”. Tendré que leer la tontera entera pa ver las incongruencias? Pero si con el primer párrafo me acorde de las clases de semiología y de los actos de habla de Searle (o como se escriba)

    • No lo llamaría “experimento”, porque no tiene hipótesis ni una metodología clara. Más bien es un “juego”, entendido como “hagamos esto para ver qué pasa”.

¡Comenta!