Sinceridad, Honestidad y Franqueza

La separación entre estos conceptos nació, al menos para mí y unas otras pocas personas más, a partir de una campaña de Leyenda de los cinco Anillos, un juego de rol basado en el Japón Feudal.  En este juego se hace mención a la “sinceridad” como la habilidad de “aparentar creer en lo que se dice”, es decir, “no tener cara de mentiroso”. Es hablar de algo verosímil, que nosotros hacemos parecer como “real”, sin entrar a pelear las mil nociones de “realidad”. Es real porque no parece falso, simplemente. Es la habilidad de decir “yo no hice nada” y que el resto te crea.

Un ejemplo algo burdo de lo anterior es la gente que comienza sus correos electrónicos con “Estimado” y los firma con “Saludos Cordiales”. La verdad es que no importa lo que diga el mensaje, la mayoría de las veces a te importa bien poco la otra persona y en muchos casos preferirías que le cayera un piano encima, y por mucho que lo trates como “estimado” no lo estimas en lo absoluto. Otro ejemplo: cuando uno conoce a alguien y dice “encantado”. En estos casos la sinceridad es la capacidad de que el resto no te vea como un mentiroso, aún cuando pueda suponer que no los estimas en lo absoluto y que no estás en realidad encantado de conocerlos.

Según un amigo, la gente en verdad busca la sinceridad, es decir, que le digan lo que quieren escuchar; la versión tranquilizadora y edulcorada de las cosas. Aunque la mayoría de las personas suele decir que prefiere saber la verdad a la dichosa ignorancia, es cosa de mirar un poco hacia atrás y preguntarse cuantos problemas se hubiesen evitado si la versión oficial hubiese sido la única. El axioma “La verdad nos hará libres”, aunque parece tener mucho sentido, es un ejemplo claro de verdad paradigmática, no de verdad “real y cotidiana”. La verdad no siempre nos hará libres, y en muchos casos puede ser al revés.

La verdad duele

La verdad. Pura y simple verdad. Considerando la franqueza, que defino más adelante, la honestidad es la verdad dicha con empatía y tacto. Esto no quiere decir que digamos lo que creemos que la otra persona quiere escuchar, sino decirla pensando en que la persona que tenemos al frente es precisamente eso, una persona, y no es necesario tirarle a la cara todo lo que uno piensa. El paradigma actual es que uno debería ser honesto la mayor parte del tiempo, sobre todo con las personas que uno aprecia.

Me dijo alguien que mi vida debía ser patética si con mis amigos era necesario hacer la diferencia de cuando hablábamos sincera u honestamente. Puede que sea cierto, pero una segunda reflexión me da una sensación distinta. ¿Cuantos están dispuestos a escuchar de buen grado que un amigo les diga “oye, tu polola parece una vaca”, o “que buena está tu vieja, le daría todo el día”?

Pueden acusarme de pesado, y no lo negaré, pero la pregunta es genuina. Otro ejemplo: ¿Cuantas veces les han preguntado “¿cómo estás?” y la respuesta se limita a “estoy bien, gracias”? Puede que ese día tuvieran ganas de que se los tragara la tierra, pero en lugar de eso respondes de manera sincera y la otra persona se lo cree. Habrá quien me diga que no es posible andar por ahí contándole la vida a todo el mundo, y es cierto, pero sigue siendo una manera de ser sincero y no honesto.

Ahora ¿no les parece que decirles a los amigos que no ha pasado nada con una ex que se supone que odias es ser sincero y no honesto? Darles una versión oficial para que no se vean en la obligación de decirte algo que no quieres escuchar es más de lo mismo. Decirles a tus viejos que te está yendo bien en la U cuando en realidad estás escribiendo solicitudes para tomar un ramo por tercera vez o pasar mucho tiempo mirando a una chica y fingir que no pasa nada porque resulta que es la polola de un amigo o porque estás comprometido. ¿No es mejor ser tener clara la diferencia y aplicarla en conciencia, que mentir (como todo el mundo lo hace) y creer que se es una persona digna de confianza? ¿Van a decirme que en todos los casos concretos que he mencionado es mejor ser honesto que sincero? Si necesitan más ejemplos empíricos tengo por montones y sé que a ustedes se les ocurren más.

La franqueza, por último, es la verdad cruda, directa y sin tapujos, usada entre caballeros. O al menos entre hombres. Es la verdad poco diplomática dicha a la cara y que suele provocar admiración y puñetazos a partes iguales. Y creo que incluso entre amigos suele ser más bien escasa, algo no tan malo después de todo. Por lo general va antecedida de “como amigo tengo que decirte que…”

Ahora, el punto no es que a mí me de por teorizar acerca de relaciones humanas y dar la lata (bueno, sí un poco), sino que en realidad creo que todos nos manejamos dentro de estas variantes. De vez en cuando nuestro subconsciente nos suelta un rato y nos permite elegir en que modo queremos estar, pero tengo la idea de que la mayoría de las personas pasan de uno a otro sin fijarse mucho. Creo que en términos amplios, tendemos a mentir mucho más de lo que decimos la verdad. Nótese además que no he dicho una sola palabra sobre omitir información relevante, que es la forma más común de mentir

12 Comentarios en Sinceridad, Honestidad y Franqueza

  1. Quiltro Dice:

    Me gusta la explicación. Suele tener amigos que se empeñan en decir las cosas como son, como dirías tú la verdad sin tapujos. Este acto, voluntario y dogmático, tampoco es muy efectivo, si intentas lograr algun objetivo aparte del obvio intento de decir la verdad.
    Creo en ese acuerdo que se logra con la honestidad (si es que entendí bien el concepto) De poder decir las cosas como son, pero con la intención de que la persona enfrente se fije en el fondo más que en la forma. A pocos les gusta escuchar comentarios como “ese pantalón te hace ver gordo” “Tienes mas tetas que guata, lo cual es preocupante puesto que eres hombre” “WOW que buena palabra has usado, sabes lo que significa realmente”. Por toda la verdad del mundo, no sirve de nada dicho de esa forma, pero sí hay otras maneras de xexpresar lo mismo sin que la persona se sienta agredida, es más la retórica creo que hace la gran diferencia entre una persona que “tiene la razón” y “un pesado de mierda” ¿La diferencia entre ellos? La forma.
    Me quedo con la honestidad, puesto que la franqueza a veces es infructuosa.
    Saludos excelente post

  2. Boo! Dice:

    Efectivamente, la forma de responder o actuar es lo que determina la capacidad de decirle al otro algo sin ofenderlo ni ocultarle cosas.

    Gracias por comentar =)

  3. Diego Ignacio Castillo Dice:

    @Boo sigo leyendo tu blog y lo encuentro colosal. Nuestra mentalidad es bastante parecida. Yo no soy partidario de la verdad a secas, sin anestesia. Muchas veces una omisión de la verdad me ha hecho ganar bastante, aún a costa del dolor de otros (que no me interesa en absoluto, por cierto)

    Rapper

    • Boo! Dice:

      @ Diego Ignacio Castillo: Danke.

  4. Frannie Dice:

    Estaria de acuerdo si no fuera por esa extraña definicion de sinceridad que pones, no se que campaña es esa que mencionas y tampoco creo que cambie mucho mi opinion con saber eso… al final simplemente estas citandola como una forma de apoyar el moldeado que haces a la definicion de una palabra de forma conveniente para lo que quieres expresar…

    Pero el punto que me llamo la atencion es que no es primera vez como veo que alguien confunde los terminos o les cambia el significado que tienen…

    La sinceridad es decir la verdad, sin fingir nada.
    La honestidad en cambio tiene que ver mas con las acciones que con las palabras (pero la gente suele confundir honestidad con sinceridad), como por ejemplo cuando encuentras un celular botado y decides buscar al dueño para devolverselo en lugar de quedartelo.
    La franqueza viene a ser practicamente lo mismo que la sinceridad.

    Aclaraciones aparte…. es cierto que no siempre se puede decir la verdad tal cual… mencionaste varios ejemplos, pero el trato que las personas damos en esos casos, al que tu le llamas ser sincero, para mi no es ser sincero, es mentir u omitir, dependiendo del caso, con buenas intenciones, pero sea como sea, no es sinceridad.

    • RossyCruz Dice:

      Completamente de acuerdo con Frannie, aunque debo decirte “francamente” que no se dice aclaraciones sino aclaratorias jajaja feliz día para tod@s

  5. YorsH Dice:

    Es divertido llegar tan tarde a esta conversación, pero me gustaría sumarme y aportar desde mis propias distinciones, que parten de una tricotomía entre los hechos “tal como ocurrieron” y lo que sobre ellos pienso y siento.

    Para mí, franqueza es hablar directamente desde lo que experimento como “hechos”: lo que veo, lo que escucho, lo que me pasa, sin filtros de ninguna índole. La franqueza, entonces, estaría más relacionada con lo que denominamos “entorno”.

    Hablo de sinceridad cuando lo que prima es lo que siento, cuando hablo desde mis emociones y de cómo reacciono yo frente a determinadas experiencias. Implica estar conectado con mi mundo interno y aceptar mis emociones (y las del otro) como plenamente válidas, más allá de los juicios que sobre ellas podemos hacer. Por lo tanto, la sinceridad estaría para mí mas relacionada con mi mundo “interno”.

    En cambio, hablo de honestidad cuando hablo (y por ende actúo) de acuerdo con ciertos valores que priman en la conversación. Por ende hay juicios y filtros valóricos que preceden a lo que expreso. Como cuando tengo conciencia de que mis impresiones pueden herir al otro y busco maneras edificantes de comunicárselas. Por ende la honestidad estaría más relacionada con la experiencia de un “nosotros”, con el hecho de cuidarse y respetar los acuerdos mutuos.

    Espero sea un aporte a la conversación. Saludos,

  6. lisset Dice:

    bueno es muy complicado, pero realmente pienso que las personas que dicen hablar con frnaqueza son a menudo las mas mentirosas, o bien no conocen de honestidad y sinceridad xq si conocieran estos terminos, supieran una palabra mas magica discrecion, para ser mas explicitos una persona con etica

  7. Veronica Dice:

    La verdad no ofende. Cuanto mas ego tiene una persona, mas le molesta una opinion que dañe su imagen, punto de vista o creencia. En realidad poco importa que se lo digan con o sin flores… Voy a ejemplificar… Supongamos que me corto el cabello y alguien me dice… -En verdad no me gusta como te quedo, no es tu estilo- me va a chocar y mas aun si yo creo me quedo precioso Y sin embargo puede venir otra persona y decirme… -Todo lo que te hagas te queda bien. Como lo tenias antes me gustaba muchisimo.- o -Lo importante es que a vos te guste-…en definitiva tambien me estan diciendo que no les convencio mi nuevo estilo pero con otras palabras… Si, yo tengo una buena autoestima y decididamente me gusto el cambio, seguire de lo mas feliz simplemente sabiendo que mi cambio no ha sido favorable para tales o cuales personas. Si, dependo de la opinion ajena porque mi autoestima esta por el piso, ire corriendo a la peluqueria a que haga algo para “arreglarme”… Y cuanto mas baja sea mi autoestima y mas algo mi ego, mas hirientes me pareceran las opiniones que me den.

  8. Comentador Boolture Dice:

    Discusión bizantina. A mi parecer mas que honestos, sinceros o francos, debemos ser asertivos en nuestras relaciones. Los conceptos son solo eso, el comportamiento intenta ser descrito o explicado por “ciencias” inexactas, cuyas bases no sustentan una postura solida. esto solo es una exposición de entendimientos, no he visto por ejemplo que alguien exponga de etimología y entender la raíz de los términos…..

    • Boolture Dice:

      Es curioso que hables de “bizantino” y al mismo tiempo pidas algo tan poco práctico como “… etimología y entender la raíz de los términos”. No tiene sentido hacerlo. Es como decirle a la gente que está mal que use la palabra “bizarro” como sinónimo de “extraño” o “grotesco” porque en realidad significa “valiente. Analizar si el habla que empleamos es consistente con la raíz de la palabra es algo poco práctico, incluso inútil.

      Ser “asertivos” en nuestras relaciones suena como algo coherente a primera vista. Salvo por el pequeño hecho que es difícil imaginar cualquier situación en la que no debamos ser asertivos. ¿Se te ocurre alguna? ¿Puedes al menos -como prueba de concepto- enunciar una instancia en la que nos sea mejor no ser asertivos? Así pues, y espero que me perdones por usar un martillo para responder tu comentario, el punto está en definir esa “asertividad” en términos de cuando y como decir “la verdad” a quienes nos rodean.

  9. Daito Dice:

    Mi vida ha oscilado entre honestidad y franqueza los últimos años.
    Sólo practico la sinceridad con personas mayores.
    En fin, me ha ido bastante mal. Entre que las personas se molestan por lo que les digo o me ignoran tajantemente.
    También he usado un poco de burla para poder hacerles llegar la verdad, pero me he cansado un poco.
    Al final tengo pocos amigos y varias personas que no me aguantan por decirles las cosas como las veo.

¡Comenta!