Siniestro

Fui a ver esta película con mi hermano gracias a unos puntos Movistar. La elegimos por el horario, no porque nos tincara. Menos mal que no pagamos la entrada, o nos habríamos sentido estafados.

Siniestro es una película de “terror”. Uso las comillas porque no alcanza para asustar en realidad. El único recurso para sorprender al espectador es el típico que vemos en videos de broma en YouTube, u otras películas de fantasmitas y casas embrujadas: una cara fea que salta a la pantalla. No es una película de horror, entendiendo esta expresión como una forma liviana de gore, del tipo Hostel o SAW. No es un thriller psicológico, porque las caras-feas-sorpresa rompen la sensación de oscuridad y opresión que logra a ratos.

Es una película de bajo presupuesto, con pocos actores y pocos efectos especiales. Esto no es malo, salvo que deja todo el peso dramático a la actuación de Ethan Hawke, a quien por algún motivo no puedo dejar de pensar como policía (Asalto al Distrito 13, Día de Entrenamiento, El Señor de la Guerra). El papel de Ellison Oswalt, un escritor casi en la ruina que busca repetir el éxito de ventas que tuvo en el pasado escribiendo sobre asesinatos no resueltos no termina de ajustarse, en especial eso de “nos cambiamos de casa cada vez que escribo un libro”.

Siniestro (película)
Caras como esta aparecen de pronto en la pantalla. Eso es todo.

 Hay dos momentos interesantes en Siniestro. El primero es la escena con que comienza la película, con cuatro integrantes de la familia colgados de un árbol. Uno se queda con la sensación que van a pasar muchas cosas malas.

 La segunda escena interesante de la película es la discusión entre Ellison y su esposa. Es una escena verosímil y bien actuada. Imagina que te mudas a una casa y tu pareja no te dijo que cuatro personas murieron ahí. ¿No acaso es para gritar un poco? En especial si tu hija empieza a pintar cosas raras en las paredes y tu hijo tiene pesadillas que lo hacen gritar en medio de la noche. Ellison es manipulador, trata de minimizar las cosas, le dice que escribir le da sentido a su vida, su mujer trata de hacerlo reaccionar, él no entiende y se escabulle. Creo que es la mejor escena de la película y me sentí identificado en como Ellison aborda el problema y trata de convencer a su mujer de que no pasa nada, que está todo bajo control.

El película progresa de forma más o menos coherente durante los primeros cuarenta y cinco minutos hasta que queda claro que hay un asunto sobrenatural. Los fantasmas de niños no dan miedo. El que se alimenta de sus almas, tampoco. El final es interesante, pero la última escena es nefasta. Las películas de terror (no horror) se basan, o deberían basar, en mostrar poco e insinuar mucho, en dejar que sea uno quien rellene muchos espacios con sus propios miedos y ansiedades. Cuando muestras demasiado, terminas por reducir la película a un par de caras pintadas y unos frascos de sangre falsa arrojados a las paredes.

En resumen: Verla en el cine es un desperdicio de dinero (menos mal que la vi gratis). Es para buscarla en torrent, y verla con la polola en la noche, con el volumen alto para que los gritos te hagan saltar de la silla.

Trailer

Escrito por Boolture

Un Comentario en “Siniestro

  1. Josefa Responder

    Febrero 6, 2013 at 12:56

    admito que me asuste :(

¡Comenta!