Soy la Ex, y el fenónemo NatGeo

A todos nos debe haber pasado alguna vez: estamos haciendo zapping, tratando de encontrar algún programa que valga la pena entre las decenas de inútiles canales del cable. Nos paseamos entre los partidos de fútbol transmitidos en un insufrible acento argentino, miramos a la monja-abuelita y su canal católico, o la colorida animación japonesa que cada vez es más insípida. Nos detenemos un momento cuando una imagen que llama nuestra atención, y terminamos atrapados por una telaraña de media hora en NatGeo (O Discovery, o Animal Planet, o History Channel…)

Nos quedamos sorprendidos viendo el fascinante mundo de las hormigas, como Napoleón perdió la batalla de Waterloo, o las increíbles maneras en que se comunican los delfines. Aprendemos algunos datos inútiles pero interesantes, y nos sentimos una pizca menos ignorantes. El programa termina, y de inmediato cambiamos el canal. En menos de sesenta segundos nuestro cerebro envía al olvido todas las importantísimas cosas que escuchamos del programa.

Alguien se tomó la molestia de dejar un comentario en mi blog anterior. No tengo idea de quien pudo haber sido, pero acá está el pantallazo.

Soy la ExMe llamó la atención la referencia explícita a una persona. Muchas veces uno ve comentarios del tipo “que buen post, te invito a leer mi blog”, y sabe que no es más que un intento de conseguir visitas. Claro está que no era de ese tipo de mensajes. Le di una mirada a la página en cuestión, no pasé ni siquiera del primer post y dediqué mi tiempo a otras cosas mucho más productivas, como rascarme el ombligo.

Pero volví unos días después, no recuerdo el motivo exacto, y me encontré con varios post teledirigidos con nombre y apellido. Más bien, sin nada de nombres, puesto que soy El Innombrable. El desgraciado de turno, el tipo malo, la pesadilla de cualquier mujer ingenua. Sí chicas, ese soy yo. Por favor, siéntanse con la libertad de llamarme Boo. Heme aquí, en gracia y majestad.

En varias culturas existe esa figura extraña, “ese del que no hablamos”. Es una especie de personificación del Lucero del Alba, que no se nombra porque hacerlo es equivalente a invocarlo. Posts de odio, ira, mala onda, como quieran llamarlo.

Leí con genuino interés, porque todos nos interesamos cuando se habla de uno. Podrían haber sido miles de páginas, y también las habría leído, porque, como todos, soy bastante egocéntrico. De vez en cuando pensaba en responder con un comentario a una frase específica, usar mi derecho a réplica, a contar las cosas de mi modo.

Cuando terminé, tuve la misma sensación que cuando finaliza otro episodio de “El Fascinante mundo de las Hormigas”. Bostecé, hice un par de clicks, y cambié de canal. Quien haya dejado el mensaje, tuvo éxito: leí lo que escribieron. Agradezco que se hayan tomado la molestia de informarme. Pero, sin ánimo de ofender, no puede interesarme menos.

Escrito por Boolture

4 Comentarios en “Soy la Ex, y el fenónemo NatGeo

  1. Myriam Responder

    Octubre 10, 2008 at 10:55

    Me acuerdo una vez, hace varios años ya, que estaba una tarde de sábado o domingo aburrida viendo tele: “La cultura entretenida” (uhhh, qué tarde!). Estaban dando un docu de la BBC, creo, de los 10 amantes más extremos del mundo animal… ahí aprendí que el más más extremo no era la mantis (como yo creía), sino que el rinoceronte que 1) debe tratar de acercarse a la hembra sin que esta intente matarlo por que son hiper miopes y 2) que después de eso lo puede tener corriendo durante días para probar su resistencia física (y por tanto si es apto para aparearse).

    Fin del dato NatGeo.

    Uhhhh, Boo, no sabía que eras Voldemort! XD

  2. Melissa Responder

    Octubre 11, 2008 at 1:37

    ¡¡Booldemort!!

    Lo siento, no se me ocurre nada más.

    Salú!

  3. Mirie Responder

    Mayo 20, 2010 at 7:02

    Uh… que penita.
    Por ellas, ellos, o lo que sea, digo, porque haciendo semejantes cosas no hacen más que levantar el ego ¿No es así?

    Aunque te tachen de Belcebú

    oo… Booldemort… lol.

    Saludos! (:
    Mirie.

  4. Me! Responder

    Mayo 2, 2012 at 8:05

    Te odian… o te odiaban…
    Fuerte lo de ella…

    (no pude resistir la curiosidad, algún día moriré por ese vicio!)

¡Comenta!