Un momento de estupidez

Estoy haciendo la combinación  en la estación Santa Ana del metro. Pasé por la tienda que vende revistas, diarios y chocolates. Aunque este último tiempo ando mucho más escaso de dinero que de costumbre, hay pequeños lujos que no puedo evitar. Quizás estoy volviéndome más burgués de lo que yo mismo me atrevería a aceptar. O más nihilista, si tal cosa es posible.

– Dame la PC Magazine, por favor.
– ¿Cuál? -me preguntó con cara distraída la vendedora, de unos 18 ó 20 años, con la polera azul y el logo de la tienda.
– La PC Magazine.

Se dio vuelta, buscó la revista y la pasó por el lector de códigos de barra. Miró la pantalla. Cuesta $2.100. Saco $5.000 de la billetera y pagué.

– ¿No tienes los cien pesos?-preguntó.
– Sí, dame un segundo- Empecé a buscar y encontré una moneda. Se la entregué. Ella la recibió y me entregó el vuelto.
– Entonces uno, dos y tres son cinco -tomó el mismo billete de $5.000 con que le había pagado- y cinco son diez mil.

Me entregó todo el dinero. Por algún motivo fuera de mi comprensión, en vez de tomarlo y largarme, de manera automática la miré fijo a través de los anteojos de sol.

– Te pagué con cinco. No con diez. Ahora me voy a sentir huevón todo el día.

Eso fue ayer, y aún pienso que debí quedarme con los $5.000. Un profesor de economía -Luis Cruz- decía que el hombre es un “animal económico”, que busca sacar el máximo provecho de todo y que siempre es mejor ganar que perder. Así que algo debe andar mal en mi cabeza.

6 thoughts on “Un momento de estupidez

  1. Los pequeños gestos hacen que este sea un mundo mejor.
    Ya eres un aprendiz de Robin Hood :mrgreen:
    Es mejor que algo ande mal en tu cabeza que en tu algo mal en tu conciencia.

  2. Yo me cage a una señora con el vuelto… Paso de forma similar a tu caso, solo que yo estaba comprando algo de $3.000
    En fin, todos a veces tenemos arranques de honestidad… Lo importante es saber controlarlos ;)
    Por cierto, genial que lea las PC Magazine!

  3. Estupidez tuya o de ella?
    A ti se te pudo haber pegado de tanto lidiar con estúpidos (ojo, no digo que tengas una mente privilegiada tampoco), y a ella… o es genético/congénito/crónico o tuvo un día largo.
    En todo caso, yo prefiero devolver la plata y pensar que fui buena gente.
    ¿Pa qué cagarse a alguien a propósito? ¿Por que puedes? No es suficiente argumento para mí.
    Saludos

  4. Si ese es un momento de estupidez, yo he tenido un montón :mrgreen:

    Soy de las que suelen devolver la plata cuando me dan mal el vuelto (aunque creo que una vez no lo conté bien y me dieron de más, pero ya estaba en otro lado cuando me di cuenta). También aviso cuando a alguien se le cae algo (dinero incluido, obvio) y dejo propina a los empaquetadores.

    Me siento casi una buena persona :twisted:

¡Comenta!