Viaje a Brasil: Back to the chain again

Despues de seis vuelos, un montón de horas en automóvil y comer mucho más de lo recomendable, estoy de vuelta en casa, agotado. Saltar de reunión en reunión es algo que de verdad superó mis expectativas con respecto a cuanta pega significa. Siempre había creído que los viajes de trabajo eran más bien una especie de mini vacaciones pagadas, pero estaba bastante equivocado. Puede que haya algunos así, pero al menos este no lo fue. Pero estoy bastante contento de haber tenido la oportunidad de viajar, aprender cosas nuevas y tomar más responsabilidades. Sobre Brasil, estas son mis conclusiones:

  • Las mujeres son, en promedio, 125% más ricas que en Chile; 50% más simpáticas; 25% más alegres y al menos 50% menos preocupadas porque las miren.  Volver a la realidad chilena es, a lo menos, digno de  un momento depresivo.
  • Corolario de lo anterior: Electrosul es una empresa de generación y distribución eléctrica. Créanme que no existe nada ni remotamente parecido al síndrome de Bucheauff incluso en una empresa de ingeniería como esa. Simplemente cantidades industriales de mujeres hermosas. Buen culo, buenas gomas, delgadas, simpáticas, risueñas, conversadoras. En Aracruz había menos minas, pero igualmente atractivas. En las tiendas, las vendedoras y meseras, las secretarias y recepcionistas, todas ellas demencialmente guapas.
  • De acuerdo a mis investigaciones, los hombres en Brasil son bastante parecidos a los chilenos, salvo que se mantienen en forma y relajados (y esa sería su ventaja comparativa). Un punto negativo (para las mujeres interesadas), es que son mucho más cabeza de pelota que cualquier barrabrava chileno.
  • La humedad es soportable. Aunque moleste un poco, es bastante aceptable.
  • Todos los taxistas tratan de llevarte a las mismas casas de remolienda, que probablemente son las que les dan mejor comisión.
  • Aunque el portugués no es demasiado difícil de entender, prefiero por el momento el inglés. Descubrí que en realidad no lo hablo tan mal, y entiendo bastante. Creo que voy a hacer algún cursillo para nivelarme.
  • Al parecer todos los holandeses son algo afeminados.
  • Según mi concienzudo análisis, los brasileños comen mucho más -en cantidad- que los chilenos. Sin embargo, prefieren la carne con mucha ensalada en lugar de las masas,  lo que debe ayudar a mantenerse en forma mucho más que comida basada en fideos, arroz y pan.
  • Lo único que aprendí a decir es “oi” y “muito obrigado”.
  • Parece que el negocio sí va a resultar y voy a tener pega por lo próximos cinco años.
  • Me pagué apenas dos almuerzos en todo el viaje. La hospitalidad brasileña es mayor a la chilena sin duda alguna.
  • A pesar de las innumerables ventajas de los hoteles, es mucho más agradable tener alguien con quien compartir la habitación.
  • No extrañé absolutamente nada de Chile. Sólo a un par de personas. Supongo que no tengo verdaderas raíces.

4 thoughts on “Viaje a Brasil: Back to the chain again

  1. jajajajja Puta k somos feas las chilenas…Razon tenia Bonvallet (ni recuerdo como se escribe) pero las hay peores como las peruanas,bolivianas y paraguayas.
    Cuando llegue a vivir a España me di cuenta que estamos a años luz en cuanto a belleza
    Las españolas son extremadamante bonitas, la mayoria son esculturales.
    Entonces pork los hombres españoles prefieren a las latinas? :lol:
    Los holandeses tienen muy desarrollada su parte femenina y eso lo hace atractivos para mujeres como yo a quienes las pichangas de barrio, el olor a sobaco y el vino en jarra son una vulgaridad.

  2. No puedes decir que no tienes verdaderas raices…estar lejos de tu hogar por una semana en un viaje lleno de aventuras, estres y cosas nuevas te aseguro que no hay tiempo para extrañar a nadie.
    La nostalgia empieza a meterse lentamente en el cuerpo a medida que la vida comienza a hacerse rutinaria.
    Los fines de semana en completa soledad se hacen eternos.
    Bien decias que la habitacion del hotel era mejor compartida por muy comodo y lujoso que este fuera.
    La nostalgia aparece en cada esquina de la casa al final de la jornada cuando el regreso es a un piso vacio… ya no esperas a nadie y nadie te espera a ti.
    La nostalgia duele cuando los brazos se alargan y no encuentras a quien abrazar
    La nostalgia es evidente al levantarte a medianoche con pesadillas y no poder meterte en la cama de nadie y nadie vendra a que consueles sus malos sueños.
    Como dice Silvio: ” y la nostalgia de cosas pequeñas y tontas como en el tumulto pisarte los pies”
    No se extrañan las grandes cosas sino esos pequeños detalles que llenan tu vida.

    La nostalgia se esconde como un insecto en sueños
    no te das cuenta que te pica
    en ninguna parte seré feliz
    el dedo resbala hacia …
    pero se hunde en el océano
    la nostalgia es tan dolorosa
    Rammsteim

¡Comenta!